Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

39. IMPLOSIÓN (Pilar Alejos)

Durante la cena familiar, sin preaviso, se produjo la erupción de reproches. En cuanto nos sentamos a la mesa, una lluvia fina de cenizas se cernió sobre nosotros como preludio de la catástrofe. Con los primeros temblores, se tambalearon los cimientos que nos proporcionaban equilibrio. Al escuchar algunos crujidos a traición, se resquebrajó la fortaleza que nos mantenía unidos. Dolían demasiado esas grietas. Aun así, intenté evitar que por ellas escapara toda aquella ira corrosiva que habíamos ido acumulando durante años. Mis hermanas, al rojo vivo, comenzaron a lanzarse rocas de agravios, que reabrieron sus heridas incandescentes. Intenté tranquilizarlas, que recuperaran la cordura, pero su cólera fue en aumento e hicieron frente común contra mí. Me vi arrastrado por su rabia de lava y ya no pude salir indemne de su odio de fuego.

Tras la catarsis, todos emprendimos la huida con el aliento ácido aún en llamas. Sobre el mantel, quedaron sepultados por el dolor nuestros lazos de sangre.

 

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Lo mejor en cualquier relación, no solo de pareja, también familiar, es verbalizar con prontitud y respeto las posibles desavenencias. En la convivencia humana los roces son inevitables. El problema es cuando se acumulan, por pereza o cobardía, y un día, como un volcán en erupción, empiezan a manar sin freno, quemando todo a su paso.
    Una discusión dolorosa, una ira envenenada, y unas personas emparentadas que han añadido un deterioro importante a su relación, tal vez sin remedio, todo ello narrado con metáforas muy apropiadas.
    Un abrazo y suerte, Pilar

    1. Hay algunas relaciones familiares que son un auténtico polvorín, que la más mínima chispa las hace saltar por los aires, como ocurre con la erupción de un volcán. Y cuando eso sucede, arrasan con todo y los daños causados son tan terribles, que acaban por ser irreparables.
      Muchísimas gracias por pasar a leer mi relato y dejar tan acertado comentario, Ángel.
      Besos apretados.

  2. María Jesús Briones

    Una escena que suele darse en bastantes familias en mayor o menor medida, y de la que has sacado toda la ira y el rencor guardado durante años hasta ser sepultados todos los lazos de sangre (me quedo con esa frase).
    Te deseo suerte y te envío un besito virtual.

    1. Las peores explosiones de ira se producen en el seno familiar. Tal vez suceda por intentar evitar el conflicto entre ellos hasta que no pueden más y porque, cuando todo explota, se conocen demasiado y saben dar dónde más duele.

      Agradezco mucho tu visita y tu comentario.

      Besos apretados, María Jesús.

    1. Rafael, agradezco muchísimo tu hermoso comentario para mi relato.
      Con las metáforas, he intentado que la terrible escena de catástrofe familiar fuera más visual.
      A veces, las palabras son tan destructivas como la erupción de un volcán.
      Besos apretados.

Dejar una respuesta