Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

24. INICIOS ABRUMADORES (A. BARCELÓ)

Llegó 2022 con una nueva variante de la jodida pandemia de Covid19 marcando récords históricos de contagios; la inflación por las nubes; el fantasma de un gran apagón de apocalípticas consecuencias congelando la atmósfera; la probabilidad de otra increíble borrasca que dejaría a Filomena en mantillas y, para colmo, una nueva guerra fría que no paraba de calentarse y que, aunque partía de un país que estaba a tomar por saco, daba la impresión de ir a explotar en la puerta de tu casa. ¿Y qué?, en mis pensamientos solo cabía Paz, la chica con la que había empezado a salir el día de Año Nuevo.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Somos series sociales y globales, todo nos afecta a todos, pero está claro que lo particular ocupa un lugar preeminente; si además está el amor de por medio, no hay nada que pueda competir con ello, ni tambores de guerra (esperemos que no se materialicen), ni catastróficas noticias económicas, ni virus persistentes, peligrosos y cansinos.
    Buen recorrido por la actualidad y muy buena reflexión. Hablas de algo que sabemos o intuimos: Lo que más nos afecta y preocupa es lo nos toca más directamente, quién se va a ocupar de lo nuestro si no somos nosotros, algo repetido desde los albores de la Humanidad, pero hay que saber contarlo, si es con brevedad y precisión, como es tu caso, aún tiene más mérito.
    Un abrazo y suerte, tocayo

  2. A pesar de todas las malas noticias y de las catástrofes mundiales, al protagonista solo le importa su recién estrenado amor. Lo individual prima sobre lo social.
    Muy bien sintetizado el momento en que vivimos, Ángel.
    Un abrazo y suerte.

  3. Este chico, definitivamente, se sacó la lotería: no sólo comenzó a salir el día de Año Nuevo, sino que empezó a hacerlo con una chica cuyo nombre -Paz- sintetiza lo que más de uno en estos momentos podría desear y lo hace ver el rosario de catástrofes de un 2022 recién estrenado con una nueva perspectiva… Nada hay más abrumador que el amor, pues lo ocupa todo, pensamientos incluidos…
    Lo que más me gusta, aparte del pacífico final, es cómo está escrito el micro, pues leemos el discurrir mental del enamorado…

    Muy bueno, querido A.Barceló. Besos😘😘😇😇

  4. Barceló Martínez

    Hola, Ángel-
    En un mundo globalizado como el que vivimos es muy difícil que determinadas cosas no repercutan en nuestras vidas. Los informativos no paran de bombardearnos con sucesos, desastres, predicciones, análisis de todos los colores… A veces, simplemente por salud mental, se hace necesario abstraerse de todo.
    No conozco nada capaz de acaparar tanto la mente un ser humano como un enamoramiento en ciernes.
    Un cálido saludo, estimado tocayo mío.

  5. Barceló Martínez

    Hola, Carmen.
    No sé muy bien qué pasa que la página no deja colocar las respuestas debajo del correspondiente comentario.
    Lo que acertadamente apuntas sobre lo individual y lo social es así. Lo que es necesario diferenciar es si esa individualidad es antisocial o insolidaria, creo que me explico. En este caso, mi protagonista no es ajeno a los problemas que existen, de hecho los conoce perfectamente, pero el amor lo tiene enajenado por completo y no es capaz de pensar en otra cosa.
    Ojalá hayas tenido un estupendo comienzo de año, estimada Carmen. Un cálido abrazo.

  6. Barceló Martínez

    Hola, Mariángeles.
    Como perspicaz lectora que eres te has dado cuenta de la intención que había detrás de ponerle ese nombre a la chica que enamora al protagonista.
    Coincido contigo en que no hay nada más abrumador que los principios del amor. En algún momento, creo haber leído o visto en un documental que se han estudiado las reacciones que biológicamente produce este estado en el cerebro, incluso han teorizado acerca de su duración que, si no recuerdo mal, cifraban en dos años aproximadamente.
    Como siempre, muy agradecido por tu comentario. Espero que 2022 te traiga mucha paz y prosperidad. Un cálido saludo.

Dejar una respuesta