Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

89. INSACIABLE (Pilar Alejos)

Mientras con su presencia alteraban nuestro paisaje, el barrio se iba empobreciendo. Sus luces de neón fueron el señuelo. Unos se acercaron por probar fortuna, otros para paliar las carencias económicas que sufrían por la falta de trabajo.

Para mí, todo empezó como un juego. No me di cuenta de que me encaminaba al borde del abismo.

En lugar de aquella adrenalina primera que cosquilleaba excitante en mi estómago, me habita un poderoso dragón verde, que ruge cuando se despierta, que me devora por dentro si no lo alimento.

Observo el reloj con impaciencia. Las manecillas se niegan a avanzar, aunque las empuje con la mirada. Imposible concentrarme. Me sudan las manos. El corazón galopa enloquecido. Compruebo que sigue ahí el contenido de mis bolsillos.

Un timbrazo anuncia la hora. Salgo a la calle disparado como una flecha. Presiento que, con un trébol de cuatro hojas en la cartera, hoy cambiará mi suerte. Tras arriesgarlo todo entre la ruleta electrónica y las máquinas tragaperras, mi saldo se tiñe de rojo. Demasiado tiempo sin anotar nada en mi libreta verde, la de las ganancias.

Regreso con las manos vacías de éxito, pero cargadas de desesperación. Ha terminado el recreo.

18 Respuestas

  1. Pilar, nos muestras con tu excelente relato una realidad que nos acecha, esa proliferación de casas de juego, que por su estrategia seducen a mucha gente. Nos haces sentir la ansiedad del protagonista por jugar, lo que empieza siendo un inocente cosquilleo, se transforma en ese dragón interior, que, como de forma genial titulas tu relato, es insaciable. Solo quiere jugar y jugar más. Nos haces ver ese sudor y esa impaciencia, ese querer que el reloj corra. Y por ultimo tu párrafo final es excelente “las manos vacías pero llenas de desesperación, así contemplamos como se siente tu protagonista. Pero el efecto que redondea tu relato es el final, cuando descubrimos que el protagonista del mismo es un adolescente, que aprovecha los recreos para jugar en esas “salas inocentes de juego”,
    Un relato muy bueno, me ha encantado. Te deseo muchísima suerte.
    Muchos besos.

    1. Las casas de apuestas están proliferando por pueblos y ciudades, instalándose junto a colegios e institutos. Aunque está prohibida la entrada a menores, la realidad es otra. Muchos adolescentes aprovechan la hora del recreo para ello. Es un peligro que nos rodea y del que parece que no somos muy conscientes. Por su inmadurez, los jóvenes son presas fáciles de las adicciones, sobre todo cuando el premio es económico e inmediato, al igual que las pérdidas y no encuentran ningún obstáculo para caer en ellas.
      Te agradezco mucho, Javier, tu precioso comentario para mi relato.
      Besos muy muy apretados.

  2. Ángel Saiz Mora

    Esas casas de juego que proliferan cada vez más en las ciudades, por no hablar de lo fácil que debe de resultar apostar por Internet, conocen bien los puntos débiles de la psicología humana, saben apelar a las emociones con esperanzas que terminan por ser vanas, si no, no sería un negocio para quien lo promueve. Lo que comienza siendo un pequeño juego, una simple experiencia, puede engordar como un monstruo hasta convertirse en adicción. Los más jóvenes, con la personalidad aún sin formar, son los más vulnerables. Tu personaje refleja bien ese proceso maldito, una rueda de la que algunos no saben salir. El título muestra a las claras la inexistencia de marcha atrás o buen juicio para quienes se infectan de ese mal.
    Un relato intenso sobre un drama, que se recrudece y de qué forma con la última frase.
    Un abrazo y suerte, Pilar

  3. Qué bien lo has narrado Pilar. Me da pánico esta nueva manera de atrapar a los más inocentes y a la vez, criaturas inmaduras que se creen que se pueden comer el mundo. ¡Qué tarea más dura para padres y tutores. Me ha gustado mucho. Felicidades y suerte.
    Besicos muchos.

    1. En tiempos de crisis florecen este tipo de negocios. El juego arruina muchas vidas, pero lo que está ocurriendo ahora es mucho más grave, ya que afecta a los adolescentes. No tienen escrúpulos y se instalan junto a los institutos. Saben que atrae a los jóvenes y les garantiza un negocio seguro. No les importa que la adicción marque sus vidas para siempre. ¡Terrible!
      ¡Mil gracias, Nani, por tus palabras!
      Besos apretados.

  4. Ese dragón verde que lo devora por dentro si no lo alimenta se llama Racha, y es tan bueno y tan malo como el azar lo permita; de ahí que ignore el trébol de cuatro hojas y tiña el saldo de rojo.

    Me encantó la historia de este ludópata vacío de éxito y cargado de desesperación.

    Te felicito, PILAR.

    Cariños,
    Mariángeles

    1. En el juego siempre gana la banca. Y el dragón cada vez es más poderoso y ruge más fuerte.
      Cómo me alegra que te haya gustado la historia. En este caso, el verde no es el color de la esperanza sino del dinero.
      ¡Muchísimas gracias, Mariángeles por tu hermoso comentario!
      Besos apretados.

  5. La proliferación de las casas de juego constituye un verdadero problema de salud pública. En tu relato nos adentramos en la mente de un ludópata. Al final advertimos que es un simple adolescente atrapado por las apuestas en la hora del recreo del instituto.
    Muy bueno, Pilar.
    Te deseo suerte, pero no la del azar.
    Besos.

    1. La última estrategia de las casas de apuestas es instalarse junto a los institutos y colegios. Para ellos no son adolescentes ni niños. Ellos ven clientes potenciales que, por su inmadurez, son presas fáciles. Cada vez son más jóvenes los adictos al juego. ¡Terrible!
      ¡Mil gracias, Carmen, por tu acertado comentario y por tus buenos deseos!
      Besos muy apretados.

  6. María Jesús Briones

    Pilar. Describes con mucho realismo la lacra del juego. que comienza en el instituto.
    Me ha impresionado la forma que has dado el relato.
    Mucha suerte y mi acostumbrado besito virtual –

    1. ¡Qué alegría me da leerte, María Jesús! Nuestros adolescentes están cayendo en las garras de la adicción del juego. Aprovechan la hora del recreo para ir a jugar, ya que las casas de apuestas las tienen muy a mano.
      Te agradezco mucho tus palabras para mi micro. ¡Qué bien que te ha gustado!
      Besos muy apretados y un fuerte abrazo virtual.

  7. Nuria Rozas

    Nos traes un relato fácil de leer y que engancha (nunca mejor dicho). No tenía ni idea de por dónde ibas a salir porque, de primeras, se ve venir pero llegas al final, contundente, que cae como una losa. No me lo esperaba. Duro y real como la vida misma. Enhorabuena y suerte.
    Saludos.

    1. Lo novedoso del problema es descubrir que la adicción no tiene edad y que cada vez afecta a más adolescentes. He intentado contar esta terrible realidad.
      Muchas gracias por pasar y dejarme tu comentario.
      Besos apretados.

    1. La adicción al juego se extiende entre nuestros jóvenes de manera silenciosa. Hay que cazar a ese dragón verde antes de que sea demasiado tarde y los dejen sin futuro.
      ¡Muchísimas gracias por tu comentario, Manoli!
      Besos apretados.

  8. Héctor

    Es un relato crudo que se universaliza en cada ciudad, claro que tiene la maestría de una excelente narradora, convierte la denuncia en un artificio imaginativo y fantástico.

Dejar una respuesta