Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

66. LA ESCALOFRIANTE HABITACIÓN

Llegué sin reserva porque para eso soy cliente habitual, pero no quisieron darme la única habitación que les quedaba. A regañadientes me entregaron la llave y se ofrecieron a buscarme una suite en otro hotel de la cadena, pero yo estaba muy cansado aquel día y subí sin más.

La decoración no era la misma de las otras habitaciones: las paredes estaban llenas de cuadros de personas muertas y los espejos apenas reflejaban mis movimientos. Recién tumbado en la cama reparé en la pintura del techo: un Cristo viejo y enfermo que me miraba fijamente. Me dormí con la inexplicable sensación de sentirme vigilado.

Una oleada de frío me despertó, y junto a la cama, una mujer de niebla me dijo con tristeza infinita:

<<¿por qué has sido tan imprudente? Ahora quedas tú>>.

Desde entonces sigo esperando que venga otro, para despertarlo con mis dedos de hielo y poder dormir de una vez.

2 Respuestas

  1. J u a n

    ¡Qué sórdido y luctuoso tu microcuento, en la mejor línea de casas malditas, hoteles de anatema [Stephen King tiene un relato breve maravilloso que se llama «1408» que te recomiendo -incluso tan excepcional fue que lo transformaron en película-]! Dada mi personalidad, la escena que describes del «Cristo Viejo y enfermo» me fascinó. Es muy buena tu actualización del «Barquero de Caronte», creo que me conjuró tu texto hasta el punto que si por mi fuese sería elegido.
    Y nada más, Feliz Noviembre , de J u a n S i e m p r e
    D e L u g a r e s C o n G r a n I n t e n s i d a d P s í q u i c a .

  2. Ángel Saiz Mora

    Una carrera de relevos, pero sin prisa. La muerte no tiene necesidad de correr, porque gana todas las carreras y competiciones. Y siempre, en medio de todo, el frío que acompaña, suponemos, a los espectros, para ambientar de forma escalofriante la historia.
    Un saludo y suerte, María

Dejar una respuesta