Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

03 La foto del abandono (Jesús Alfonso Redondo Lavín)

Junto al puente sobre el río Miera, que bifurca los caminos a la Cárcaba y a Linto, hay una casa y un molino. Hiedras y sabucos van cubriendo sus muros. Hace pocos años todavía colgaban algunas cortinas y quedaban pinzas en el tendal de la balconada.

Aun a pesar del asuelo de los quincalleros, quedaban señales de vida reciente. Era como si sus habitantes hubiesen huido deprisa, como atemorizados por una maldición o por una desgracia que los arrojara de aquel hogar. Una mecedora raída, una banqueta verde, periódicos viejos por doquier, sobres con señas en tinta azul que no me atreví a tocar. Lo que sí recogí del suelo fue una foto, una de esas en la que con gesto serio, junto a una media columna de atrezo, se hacían los soldados el día de la jura en el servicio militar. ¿Quién abandona una foto como esa?

No solo había desaparecido una familia, también se despreciaron sus recuerdos.

Cuando derribaron, por seguridad, la casa de Rubayo ya habíamos retirado con devoción todo lo que no estaba pegado a sus muros, Hoy, en las Callejas, aún enhiesta, se puede ver la torre-pozo del ariete donde están colgados mis recuerdos infantiles.

12 Respuestas

  1. Blanca Oteiza

    Como si de una crónica de la España vaciada se tratara tu relato nos lleva a todas esas casas abandonadas.
    Triste tener que dejar todo, incluidos recuerdos y triste también encontrarse en un rastro esos recuerdos familiares en manos de desconocidos.
    Un abrazo

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Gracias Blanca de la Gazteiz de la Virgen Blanca. Por vuestra zona no tengo la sensación de ver demasiado abandono. Los pueblos están más apiñados y se ha regado con dinero la reconstrucción y mantenimiento de las casas.

  2. Ángel Saiz Mora

    Tiene que haber poderosas razones para tomar la decisión de abandonar un hogar. No se desentiende nadie de una buena casa alegremente, menos aún sin un mínimo de orden y dejando un rastro de desorden y fotografías personales, pequeñas joyas para quien aparece en ellas. Los objetos que nos acompañan son parte de nosotros. Cuando hasta los más íntimos dejan de importar, es que ya nada importa. No sabemos los motivos de ese abandono que tan bien y con fino detalle describes, pero debieron de ser poderosos.
    Un episodio más de tu biografía, si me permites decirlo. Tus relatos en ENTC son fotografías convertidas en palabras. La literatura tiene la magia de que no se pierdan.
    Un abrazo, Jesús

  3. Asunción Buendía Hervás

    Qué pena de recuerdos perdidos, casas abandonadas, vidas olvidadas. Por eso es bueno recordar, aunque sea en pequeños relatos, que al final son tesoros.
    Un abrazo querido compañero

      1. María José Escudero

        No olvides incluir este relato en esa te recopilación que tienes que hacer. Magnifico. Y añado que me gusta muchísimo. Mucha suerte, Jesús, el relato la merece.

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Gracias Asun. Soy un fetichista, junto a fósiles, de esos que llaman calbarros en las Amescoas y que son reliquias de erizos de mar, que a montones encuentras en la sierra de Urbasa, guardo un trozo de laja de la escalera de piedra de la cabaña de verano que pisaron mis tatarabuelos. Es la cabaña del Marmujo, junto a los pozos de Noja del alto Miera. ¡Qué no haría yo con una foto de ellos! Un abrazo compañera.

  4. Un tal miguel

    Una foto no es un papel, no es un uniforme, no es una pose de alguien apoyado a una medio columna.

    Es un instante de una vida, un antes infantil, y un después quizás de una guerra indeseable. Un recuerdo que al desaparecer como imagen desaparezca también la historia de una persona. ¿Quién abandona una foto como esa?

  5. Paloma Hidalgo

    La cantidad de vivencias que se esconden en tus relatos, al leerte me convierto en espectadora y es un disfrute parpadear entre tus líneas.
    Mucha suerte, Jesús. Un abrazo.

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Hola Paloma. Ya ves, son los años. Los años colorean la memoria y lo que nos pasó o vimos como intrascendente, ahora parece que le encontramos un sentido y antes de que nos ataque el alemán ese, mejor dejarlo por escrito.
      Un abrazo, o codazo, al menos antes de que llegue la vacuna.

  6. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Mi fiel Miguel, te agradezco mucho tus comentarios máxime cuando en esate caso, tú, que llevas en tus archivos millones de fotos, sabes apreciar lo que sugiere una foto, sobre todo aquellas de la época en que eran escasas y que hoy tanto ayudan a la memoria de estos setentones en lo que nos hemos convertido.

  7. César

    Jesús, viene a mi mente una casa que dejé hace 38 años, siguiendo impulsos laborales y de vida, a la cual no regresaré.
    Las raíces son fuertes, nunca te abandonan.
    ¡Enhorabuena por tu iniciativa!
    Abrazo,
    César B. Arlegain

Dejar una respuesta