Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

51. LA MECÁNICA CELESTE

Mi tío Plácido leía el parte meteorológico con afán. Su interés por el tiempo que haría y no por el tiempo que pasaba indicaba que ya era viejo, por eso no quería sobresaltos. Si daban nublado, con el paraguas se acercaba al  cementerio; si no, boina en mano se sentaba horas en el mismo banco mirando al horizonte con la foto de una novia que tuvo en América. Ya lo llamaban abuelo, y él ya sabía que pronto lo llamarían difunto, por eso apreciaba la monotonía y el silencio. Una vez decidí seguirlo.

—¿A quién espías tú?

—He venido a verte, cascarrabias.

—Antes de palmar, ¿verdad? Pues me moriré cuando dejen de asombrarme las cosas. ¿Crees que a mi edad ya no me asombra nada? Pues sí, a mi edad me siguen asombrando la salida del sol y esta muchacha. Cuando ya nada me maraville, entonces me moriré, antes no. El sol, aunque monótono, es algo prodigioso.

Para sorpresa general, Plácido siguió muchos años más embobándose frente al mismo sol y al mismo retrato, hasta que un día, notando que ya no se sorprendía, se cortó las uñas, desempolvó un traje negro y se echó a dormir.

10 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    La capacidad de asombro y la curiosidad son las baterías que nos mantienen vivos y activos, porque la esencia de la vida se alimenta de ambas. Perdidas las dos, solo queda la inercia, el piloto automático, sentarse en un banco a la espera de que algún mecanismo vital falle, porque ya no se espera nada.
    Un relato en apariencia sencillo, pero de una profundidad enorme, con mensajes vitales que explican la vida y los mecanismos que la alimentan, con un título lleno de belleza.
    Un abrazo y suerte, JM

  2. Me gusta mucho el relato porque siempre me ha parecido que habría que morirse cuando se dejan de tener ganas de vivir. Me encanta que el tío Plácido lo consiga. Estupenda la elección del nombre. Un abrazo JM y suerte.

Dejar una respuesta