Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

37. La paz de las trincheras

La trinchera impone su larga noche, haciéndome pisotear cuerpos, fusiles y cananas; una monstruosa alfombra de sarga verde.
Siguen explotando granadas sobre mis compañeros de pelotón, refugiados hace rato en la muerte, e imagino a sus padres aseverando que el ejército les haría hombres.

Bajo el torso del cabo Molina, a diez pasos de su abdomen, localizo la radio. Funciona, pero suena arenosa, sincopada. Reproduce el mismo mensaje en un bucle infinito que ordena la rendición. Indolente letanía con ínfulas de réquiem.
Comienzo a desnudarme rápido, como cuando hervía en deseo. Me arranco casaca y camisa. Fabrico una bandera amarrando la camiseta al fusil y lo alzo por la culata.

La prenda, sudada, pesa. Le cuesta ondear. Medio encaramado, agito el mensaje visual atravesando la densa humareda. Escucho un alto el fuego entre detonaciones lejanas, espaciadas.

Entonces percibo de golpe esa luz, la antesala de la paz.

Es un parpadeo eterno, un fogonazo inesperado, una pedrada sobre mi pecho desnudo, un soplo helado que quema con su pregunta sin respuesta.
La luz es blanca, cegadora. Como un mediodía salino, tumbado boca arriba.

El proyector de diapositivas deslumbrándome.

La pantalla del cine Apolo refulgiendo.

La noche deshojada bajo un lienzo blanco.

17 Respuestas

    1. El blanco es un color de inocencia, de pulcritud, de paz… pero hay muchos tipos de paz. La paz que se desea, la antítesis de la guerra, y la paz que no se desea… la paz de la que no se vuelve. El blanco más negro que existe.
      Gracias mil por pasarte, Pilar!! Besos

  1. Barceló Martínez

    Hola, Salvador. Has logrado introducirnos en la oscuridad de contienda, para acabar devolviéndonos la preciada paz. Espléndida narración.
    Un saludo.

    1. Muchas gracias, amigo! Quizá por quere hablar sin contarlo todo y por querer narrar evitando la línea recta, no queda del todo claro, que esa luz final, esa paz definitiva que llega a este soldado en la trinchera, no es otra que la muerte…
      Celebro de todas formas que te guste la narración!!
      Abrazo fuert!

  2. Ángel Saiz Mora

    La expresión “en paz descanse” es sabia y completa, acuñada por quien conoce que la zozobra solo terminará cuando todo acabe. Somos seres inquietos en busca de una serenidad inalcanzable, atrapados en una lucha constante hacia ninguna parte, inconsciente la mayor parte del tiempo, que dura tanto como la vida. No hay criatura más cruel que el hombre cuando se lo propone, ni una desesperada bandera blanca le mueve a la compasión. “¡Sin prisioneros!” debió de ser la última orden que alguien sin escrúpulos profirió y otros ejecutaron sin rechistar, sin pensar en las familias de esos pobres muchachos, convertidos en carne de cañón.
    Un relato muy intenso, que nos pone en la piel de un superviviente que agota la última posibilidad de aferrarse a la vida, en aras a una compasión que no llega. Una explosión apenas dura un segundo, pero es muy posible que genere muchas imágenes, como las que tan bien has dibujado.
    Un relato de esos que quisiera haber escrito.
    Un abrazo y suerte, Salva

    1. Muchísimas gracias, Ángel!
      Feliz de recibirte en mi trinchera, en la que sé que eres aliado. Tus lecturas y comentarios enriquecen tanto lo escrito que dan ganas de reescribirlos con una extensión más larga…
      Y siempre aciertas al knterpretar. Es un regalo tu aportación, amigo.
      Abrazo fuerte!

Dejar una respuesta