Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

30. LUCES Y SOMBRAS

Crecer juntos en el mismo útero no te da derecho a la igualdad. Eso lo aprendí desde muy pequeña. Cuando éramos niños a él le leían cuentos de héroes que ganaban todas las batallas y a mí de princesas que solo anhelaban que un príncipe las rescatara del dragón. El día de Reyes, los robots que hablaban y se movían por toda la casa eran para él. Juntos a mis zapatos dejaban muñecas estáticas que no tenían nada que decir.

En la facultad de económicas mis notas eran mejores que las suyas, con diferencia. Pero tras licenciarnos, él ocupó el puesto de gerente en la empresa familiar y yo soy la secretaria de dirección. En su despacho disfruta de unas vistas espectaculares de la ciudad con la luz del sol entrando a raudales por el ventanal, mientras yo trabajo a su sombra, redactando los informes que él firma sin entender.

Papá me sienta a su lado en todas las reuniones del consejo de administración y dice que soy su mano derecha, pero nunca reconocerá que a mi hermano le ha regalado un futuro brillante y a mí solo un techo de cristal.

5 Respuestas

  1. Enrique Mochón Romera

    El machismo sigue arraigado con fuerza en la sociedad y la propia familia, reflejo una y otra de nuestro modo de pensar. En otras culturas es más detectable, haciendo que nos pongamos las manos en la cabeza, cuando en realidad aquí tenemos mucho todavía por hacer. Tu relato es una instantánea real de la situación, impecablemente tomada. Mucha suerte con esta gran propuesta, Asun. Un abrazo.

  2. Asun Paredes

    Esas injusticias que atentan contra la igualdad de las personas siguen existiendo, en unos lugares más que en otros, como bien dices. Hay que seguir avanzando en nuestro entorno más cercano, siempre que tengamos ocasión.
    Muchas gracias por tu comentario y un abrazo de corazón, Enrique.

  3. Ángel Saiz Mora

    Un techo de cristal debería dejar pasar la luz por definición, pero es una expresión utilizada para evidenciar todo lo contrario, la metáfora de una barrera invisible, pero infranqueable, para una parte concreta de la sociedad.
    Vivimos tiempos en los que los políticos se esfuerzan, a veces, por buscar eso que llaman paridad, en la creencia de que les proporcionará votos, tras una historia cuajada de injusticias para la mujer. En realidad, la igualdad verdadera sería tratar a cada cual según sus méritos, con independencia de cualquier otra condición, pero nos queda mucho por aprender. A menudo sigue sucediendo lo contrario desde la cuna, como bien pones de manifiesto a través de tu protagonista, o se produce un sensación falsa e impostada, por puro interés.
    Un relato que pone negro sobre blanco la existencia de unas sombras tristes e inmerecidas para quien las sufre; un fracaso de la sociedad, al tiempo que arroja luz sobre una lucha a la que le queda mucho camino.
    Echaba de menos tus letras.
    Un abrazo y suerte, Asun

Dejar una respuesta