Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

67. MAIDEN

Los lunes no son buenos para nadie, ni siquiera para los ángeles, por eso Maiden cambiaba el turno siempre que podía, para no tener que lidiar con su falta de energía y la de “los usuarios”, como insistían en llamar a sus protegidos desde arriba.

Adoptó ese nombre para honrar a “Los Maiden”. La idea surgió cuando le dieron a elegir entre “ángel o demonio”. Estuvo tentado en elegir “demonio” y ser un “ángel del infierno”, su segundo grupo favorito, pero pensó que la competencia demoniaca sería bestial y acertó.

Pocos ángeles quieren atender a los “usuarios” metaleros así que, cuando le ofrecieron el puesto acepto encantado. El colectivo estaba abandonado y los pobres, poco acostumbrados a contar con ángel de la guarda, son la mar de agradecidos.

Aquel lunes no pudo cambiar el turno. Empezó aguantando la resaca del gremio en bloque, después de conseguir que todos mas o menos se levantaran a una hora decente, se sentó exhausto a tomar el aperitivo, y entonces al repasar las tareas de la semana, lo vio: “Barón rojo” de gira y él era responsable de velar por ellos.

¡Debían de tener más de 70!, aquello fue el principio de una pesadilla.

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Ser el protector de unos roqueros septuagenarios no ha de ser tarea sencilla. A cierta edad los achaques arrecian, como también el estar un poco a vuelta de todo, al margen de las normas, más aún cuando se ha hecho de ello un estilo de vida desde la juventud. No le va a faltar trabajo a este ángel con tales protegidos, aunque bien mirado tampoco se va a aburrir, es lo que tiene lidiar con personas interesantes.
    Un relato-homenaje hacia los viejos roqueros, quizá más viejos que nunca, pero aún presentes y activos.
    Un saludo y suerte, Mila

  2. Qué curioso, Mila, yo también me he ido por los ángeles del infierno. Nos lo pedía el cuerpo. Pobre Maiden. Sufre algún tipo de sobrexplotación, porque velar por más de uno y con esas edades es ilegal según el último convenio celestial. Un relato agradable, simpático y bien construido. Lo he disfrutado. Suerte y abrazos.

Dejar una respuesta