Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

45 MIRADAS SECRETAS

La tía Hermosinda pasea frente a los pastos que antaño habían sido de su familia, ahora cubiertos por las aguas del pantano.
Aunque a veces, cuando hay sequía, todavía puede verse la torre del campanario.
Y entonces, mientras camina y otea las montañas suaves y el valle anegado, añora las tardes de los domingos, de su ya lejana niñez.
Recuerda que en esos días los niños se quedaban jugando, despreocupados, en el atrio de la Iglesia después de la misa dominical.
Esperaban pacientemente a que se retirasen los mayores para comenzar a correr entre los bancos de piedra y para adentrarse en lo prohibido, jugar al escondite entre las tumbas del cementerio.
En medio del jolgorio de gritos y risas, cuando el resto de la chavalería de la aldea no les veían, Tomás, un zagal de apenas 12 años, que le gustaba a rabiar, aprovechaba para robarle un beso, lleno de inexperiencia, ternura y un montón de vergüenza.
Ella respondía con una sonrisa pícara, con ardor en las mejillas y una mirada cómplice.
Después, como si nada hubiera pasado, se dejaban descubrir por aquel que «apandaba» mientras se lanzaban miradas cómplices, que atesoraban dulces secretos, sólo conocidos por ellos.

14 Respuestas

  1. J u a n

    ¡Qué Lindo y evocador! Alguna historia propia remueves en mi acervo existencial.
    La delicadeza con la que has escrito es propia de declararlo Sobresaliente.
    ¡Mazapanes Estupendos para Ti!
    J.

  2. Ángel Saiz Mora

    Las aguas de un pantano tienen el poder de sepultar el lugar donde sucedieron las cosas por vez primera, pero ninguna cantidad de líquido, por imponente que sea, ni siquiera el tiempo, podrán borrar los recuerdos y las vivencias que forman parte de una persona. Suceda lo que suceda, esas sonrisas y miradas son eternas.
    Un relato lleno de dulce nostalgia y bien narrado.
    Un abrazo, Gloria. Suerte

  3. Gloria Arcos Lado

    Muchas gracias, Juan. No es una historia real,
    pero bien le habría podido ocurrir a mi tía Hermosinda o a mi padre y al resto de familia paterna, que vieron inundarse sus tierras y aldeas para crear el pantano en Brandoñas ( La Coruña). Y cuando hay sequía se ven vestigios de la historia del ayer. Y entonces es cuando emerge la nostalgia entre los más mayores. Creo que mucha gente puede sentirse reflejada por la pérdida de esos espacios que fueron escenarios de sus vidas y que ahora ya no están. Me alegro que te haya gustado. Un abrazo enorme y cuídate mucho.

    1. Gloria Arcos

      Muchas gracias, Ángel. Con tu sensibilidad, siempre ves el fondo de las cosas, aquello que el narrador quiere expresar. Muchas gracias, compañero de letras.

  4. Esperanza Temprano Posada

    ¡qué bonito Gloria! has relatado con maestría la nostalgia de un pueblo perdido bajo el agua. Menos mal que los recuerdos se mantienen a flote. Un abrazo, Gloria y suerte.

  5. Gloria Arcos Lado

    Sí, Esperanza, al menos mientras pervivan los que un día habitaron esos espacios, y además en la memiria colectiva que se va transmitiendo de padres a hijos.

  6. Gloria Arcos

    Me alegro que te haya gustado. Es lo que tienen las evocaciones del pasado. Como he dicho por ahí arriba, podría haber sucedido perfectamente. A mí no me ha ocurrido exactamente esto, pero en otro escenario,recuerdo aquellos veranos en los que cuando iba de vacaciones a la aldea, los niños jugábamos con toda libertad al escondite y al pilla pilla en el atrio de la Iglesia. ¡Qué recuerdos tan hermosos!

    1. El cementerio de la iglesia deviene en patio para jugar a la escondida y descubrir el amor… Me encanta cómo está contado el recuerdo de la vivencia infantil de la tía Hermosinda… ¡Y el nombre me encanta!

      Un micro muy tierno, GLORIA, me encantó.

      Cariños,
      Mariángeles

      1. Gloria Arcos Lado

        Muchas gracias, Mariángeles. Me alegro muchísimo que te haya gustado. El nombre se lo he pedido prestado a mi tía, en la que ne he inspirado para escribir este micro. Ella vivía durante su ñiñez en Brandoñas, una aldea de La Coruña, que vió como eran inundadas parte de sus casas, su iglesia y sus tierras para construir un pantano. Muchas gracias por leer y comentar. Un abrazo enorme y Feliz Navidad.

  7. Aurora Tárrega

    Gloria,
    Qué bonitas esas miradas secretas, me ha parecido un texto extraordinario y el «despreocupados» qué cierto, cómo ha cambiado todo ahora y lo difícil que es estar despreocupado!
    Mucha suerte y un abrazo

    1. Gloria Arcos Lado

      Muchas gracias, Aurora. Sí, tienes razón ahora es muy difícil que nuestros niños jueguen despreocupados. Los padres tememos lis pelugros que les acechan a la vuelta del camino. ¡ Qué felicidad cuando podíamos jugar sin ningún miedo¡ Un abrazo y muchas gracias por comentar. Felices Fiestas

Dejar una respuesta