Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

78. Ni ya le importa

Zapatos, calcetines, pantalón, chaqueta, camisa, corbata. Todo amarillo.

Cuando se bajó en una parada del metro, olvidé a cual iba yo y comencé a seguirlo.

No sé ni por donde fuimos, yo solo le miraba a él, que acabó en la orilla en la playa.

Se quitó todo y comprobé que también sus calzoncillos eran del mismo color. Comenzó a nadar mar adentro.

Esperé horas, pero no regresó, y ya a la noche cogí sus ropas y volví a casa.

La talla me iba, así que hoy me la he puesto y me he subido a un vagón cualquiera a cualquier parte.

Tampoco sé donde me he bajado, pero iba mirando siempre hacia atrás para ver quien me seguía. Nadie.

No sé que me ha dado, yo pensaba que esto era una rueda de esas que están predestinadas sin remisión, así que en un parque me he desnudado y me he sentado en un banco a pensar.

Mientras lo he hecho, ya estaban los móviles haciéndome videos, y no sabría decir cuantas fotos.

Ahora escucho una sirena y sé que mañana estaré por todos lados con algún primer plano de mi deprimida polla. De él no se sabrá nada.

 

 

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una historia de lo más peculiar, en la que un hombre sigue a otro con una vestimenta llamativa, como si fuese un maestro a quien aferrarse desde su existencia que intuimos carente del necesario sentido o pulso para continuar. El individuo al que sigue desaparece. Luego toma sus ropas de las que, emulando al primero, acaba desprendiéndose. Todo ello se produce en medio de una ciudad en la que nadie ni nada parece importarle a nadie, salvo la desnudez total, eso si que llama la atención, que podría identificarse con la sinceridad plena, con el vacío y, sobre todo, con algo que late desde el principio de este relato: con una muy amarga soledad. Tu protagonista puede buscar dos cosas: desaparecer para siempre en medio de la indiferencia o, tal vez, todo lo contrario, ser el foco de atención, algo que logra al convertirse en un personaje público, motivo de escándalo tras romper todas las normas.
    Un relato enigmático, cargado de existencialismo y una cierta melancolía, que hace pensar.
    Un abrazo de verano, Javier. Suerte

    1. javier Palanca

      Sí, Ángel, das en dos de los sitios por donde yo quería, el existencilismo y esta sociedad que mira donde no debe.
      Gracias.Soy jurado y fuera de concurso.

  2. Beto Monte Ros

    Mientras leía pensé “este es otro relato circular” pero no, este es un relato que sorprende: de los buenos, buenísimo, excelente. ¡Suerte!
    Saludos.

    1. javier Palanca

      Gracias, Beto, siempre gusta que algueien sintonice con lo que quieres expresar.
      Solo lo hago por participar, pues soy jurado y fuera de concurso. Un abrazote

Dejar una respuesta