Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

57. NIVELES DE MIEDO (J.A. IGLESIAS)

Caí, volando de bruces, sobre el cráter producido por un obús.

Mi compañero salto tras de mí. Vimos reflejado el miedo en nuestros ojos. Él me rodeó con su brazo, en un acto protector.

Otro cañonazo <<demasiado cerca>>. Ahora no podía oír estruendos, ni disparos, ni alaridos de dolor. El silencio, en medio de aquel tumulto desgarrador, tornó la visión mas insoportable, hasta el punto de paralizarme de terror.

La adrenalina me hizo reaccionar, teníamos que seguir a la orden de ¡avanzar, avanzar, avanzar!.

Sentí el brazo de mi compañero aún sobre mí. Cogí su mano para animarlo a seguir, al tiempo que me giré hacia él.

Creía que el miedo no podía ser más intenso, me equivoqué, vi que su brazo era lo único que quedaba de su cuerpo.

Intente levantarme, ¿por qué no podía?. Miré hacía atrás.

Pensé que el miedo alcanzo su máxima expresión, volvía a equivocarme, mis piernas ya no estaban.

Una mano estrechó la mía, elevándome al borde de aquella fosa sepulcral. Era mi compañero.

Observé en el interior del cráter, mi propio tronco junto a aquel brazo y otros cuerpos mutilados.

La ansiedad se había evaporado, ya no sentía ningún sentimiento de miedo.

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    No sabemos qué habrá después de la existencia que conocemos, de ahí la angustia y el miedo si vemos amenazado lo único de lo que tenemos certeza. Cuando lo que más temíamos sucede, de forma trágica, además, quizá nos dsmos cuenta de que no era tan traunático, que todo se reduce a algo tan sencillo como dejarse llevar.
    Llegado el caso, un brazo menos o medio cuerpo seccionado carecen de importancia.
    Un relato sobre el mayor miedo que existe, el de perder la vida, wue hace bueno el dicho cuando alguien fallece: «Al menos, descansó’.
    Un abrazo y suerte, Juan Antonio

  2. María Jesús Briones

    Subrayo el comentario anterior. Todo el terror a la muerte lo has condensado en esta terrible provocación de una guerra que valora a sus soldados como un blanco objetivo de feria.
    Suerte y saludos.

Dejar una respuesta