Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

36. NOCHEBUENA

Luces verdes iluminan el follaje que enmarca el jardín, y doce farolitos chinos de tenue luz blanca aparecen aquí y allá entre los árboles cual docena de pálidas lunas, creando un clima irreal, extraña monotonía de verdes y lunas sólo quebrada por el árbol de Navidad que brilla en la terraza recordando que otros colores existen.

En la mesa  de  entremeses que reúne a la familia bajo los pinos, una luna riela en el champán de cada copa. Y de pronto se apaga. Entonces aparece Papá Noel con grandes bolsas de regalos, y cuando la luz regresa, todos volvemos a ser niños por un rato y chicos y grandes rasgamos frenéticamente envoltorios en un jubiloso alboroto.

Más tarde se sirve la cena en la terraza, y una serie de platillos apetitosos van dando formas, colores y sabores a los aromas que fluían provocativos desde la cocina. Y cuando dan las doce, nos deseamos Feliz Navidad, brindamos, nos besamos y abrazamos. Laura, mi mujer, me besa con efusión y yo le retribuyo con ternura, mientras  en mi mente se juntan la fantasia de que mi infidelidad no significó nada, con la ilusión de que, por ser Navidad, Laura me ha perdonado.

5 Respuestas

  1. Barceló Martínez

    Hola, Jorge.
    El clima del relato está muy bien conseguido. Ese ambiente navideño que genera sentimientos contrarios (alegría, ilusión, tristeza, nostalgia…) dependiendo de las personas. Me recuerda ese último día del año del que solemos pretender hacer un botón de reinicio que apague lo malo y encienda lo bueno, se lleve lo viejo y traiga lo nuevo. Pero eso es tan complicado y, como le pasa a tu protagonista, tiene que seguir adelante con lo positivo y lo negativo que ha hecho en su vida, con la ilusión de que le perdonen y, no menos importante, la firme convicción de enmendarse y ser mejor persona. Construir la propia felicidad, al contrario de lo que piensa mucha gente, depende en gran medida de ser capaces de ayudar a ser felices a los demás.
    Un cálido saludo y mucha suerte.

    1. Jorge Zas

      Gracias por tu comentario, Ángel. La descripción me resultó muy fácil, solo me limité a pintar un ambiente real. Lo trabajoso fue instalar la iluminación. Nunca he comulgado con eso de Año Nuevo, vida nueva, porque lo más común es que para Reyes los buenos propósitos estén olvidados.
      Sí, tenemos que hacernos cargo de las consecuencias de nuestros actos y seguir adelante, aunque cuando se pierde la confianza en alguien, es muy difícil volver a la relación anterior.
      Me quedo con esa gran verdad que dices: el único camino a la Felicidad está en ayudar a ser felices a los demás. Siempre deberíamos tenerlo presente.
      Un cálido saludo.

  2. Ángel Saiz Mora

    La Navidad pretende ser un tiempo mágico, propicio para reencuentros y alegrías. Sin embargo, por muy festivo que sea, este periodo fugaz no puede por sí solo borrar el pasado y sus deslices, como tampoco la falta de sinceridad, que gravita como un poso obstinado en la mente del protagonista. Sabe que puso en peligro esa armonía tan jovial de forma grave, aunque no haya trascendido, al menos de momento, pero su felicidad, probablemente, nunca llegará a ser completa.
    Un relato muy acorde con el tema propuesto y las fechas que se aproximan, con el temor y el remordimiento pugnando con el júbilo.
    Un saludo y suerte, Jorge

    1. Jorge Zas

      Gracias por tu comentario, Ángel. Como siempre has hecho un análisis impecable del texto, pero además el relato que tú lees es mejor que el que yo escribí. Mi personaje tiene la ilusión de ser perdonado pero el texto no dice si su mujer se ha enterado o no del engaño, yo daba por sentado de que sí, pero el texto permite tu interpretación, y si ella aún no se enteró pero puede enterarse en cualquier momento, el hecho le da a la historia una tensión que no tenía, y con la cual sin dudas jugaría si tuviese que volver a escribirlo.
      Un saludo y Gracias.

  3. La felicidad de la Navidad frente a la felicidad de la infidelidad. Somos así. En ocasiones la pasión puede fundir el mejor de los farolitos. De todas formas, entre tu y yo, la Navidad tampoco es para tanto. Está bien, pero es por las vacaciones, como en verano, en las Navidades de verano. Genial, Jorge. Suerte y abrazos.

Dejar una respuesta