Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

84. Ojos verdes (Asunción Buendía)

Fijamente, sin poder apartar la vista, lo miraba. Verde, no muy intenso, como el de algunas manzanas  de las que llaman doncella, ¿sería por ella?.

Verde un poco más opaco que sus ojos, esos ojos que nunca le habían mirado. Debería desterrarlos, cual rey inquisidor ejerciendo su poder. Los relegó a un tímido segundo plano, ocultos y a la vez presentes, como las canicas que de niño llevaba siempre en los bolsillos acariciándolas con un impulso irresistible.

El verde había variado, era un poco más intenso.

Se apresuró a leer el manual que tenía entre manos, nunca fue rápido leyendo y no siempre comprendía el sentido de lo leído.

Mejor mantener la calma.

Verde, ahora sí como la mirada idolatrada. Igual hasta en su parpadeo, cadenciosamente  sensual, hipnótico.

Se obligó a leer.

Qué aburridas instrucciones, saltó páginas en busca de alguna referencia cromática.

Nada.

Última página. ¡Dios! Si, Dios, porque como si de los mandamientos se tratara, aquellas instrucciones se resumían en una sola:

“En caso de que el cuadro de mandos adopte una tonalidad verde, esta sea progresivamente más intensa y de paso a un parpadeo, solo quedará una cosa por hacer: ABANDONAR INMEDIATAMENTE LA CENTRAL NUCLEAR”

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    La célebre canción dice aquello de “ojos verdes son traidores”. En el caso de tu protagonista, ese color es un aviso de cataclismo, aunque para darse cuenta tendría que leer el manual con interés al detectar la mínima anomalía, en lugar de dedicarse a evocar esos ojos que ama y admira. Ya tendrá tiempo de escapar, o no, lo que nadie puede negarle es que es fiel a sí mismo y a unos sentimientos que tiene a flor de piel.
    (Si puedes, cambia esa pequeña errata en la quinta palabra: “vista”)
    Un abrazo, Asunción

    1. Asunción Buendía Hervás

      Gracias Ángel, ni repasando ahora era capaz de ver la errata. Está claro que como mi protagonista yo tampoco leo con atención.
      Un placer recibir tus contactos, eres un solete. Mil besos

  2. Jorge Zas

    Hola, otra vez, Asunción. Me encanta cómo juegas con las tonalidades… y con los tiempos y cómo nos paseas por el prado para llevarnos al huerto de ese final que, ni remotamente, vemos venir.
    Muy bueno.
    Saludos.

    1. Asunción Buendía Hervás

      Gracias Jorge, me alegro de que te gusten los finales sorprendentes. Yo he intentado mantener esa pequeña intriga.
      Un abrazo

Dejar una respuesta