Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

63. Periferia (Miguel Ibáñez)

Yo voy en un coche. Tú vas en otro coche. Miras por la ventanilla y las señales que ves son distintas a las que yo veo. El vestido negro te queda por encima de las rodillas.
[todo esto lo estoy imaginando]

Aparco en un claro alejado de la ciudad. Hay cosas que no deberían estar allí; un taxi y una cabina de teléfonos, como las de Londres. Meto dinero y te llamo. Recuerdo mejor tu número de móvil que el color de tus ojos, te redujiste a una cuestión gramatical; pretérito imperfecto o indefinido. Alguien debe tener anotado el instante preciso en el que nos convertimos en extraños. Pienso en el olvido como una barra de hielo derritiéndose. Me gustaría ver esa libreta.

Da tres tonos, lo coges y cuelgas. No tengo tiempo de oír casi nada. Preguntas y parece que algo distrae tu atención. Ese instante,nada para ti, rondará semanas mi cabeza. La máquina escupe, como metralla de las cosas que nunca nos dijimos, dos monedas de cinco céntimos, que manoseo hasta enrojecerme los dedos. Desesperado trato de ver si queda algo más, sudo. Una mujer que pasea con un gato me mira raro.

3 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Tu relato, Miguel, es un caleidoscopio maravilloso, con situaciones que rozan el surrealismo, lleno de detalles que pueden parecer inconexos pero confluyen en una misma visión. El desamor, la constancia del fracaso, las ganas no confesadas de volver a intentarlo, el miedo a hacerlo, el olvido que todo lo invade, conviven junto a un recuerdo que duele y que se obstina en permanecer. todo ello fluye como un carnaval de colores en forma de detalles que sorprenden de la forma más grata.
    Tengo ocasión de leerte menos de lo que quisiera, pero tus relatos hacen bueno aquello de no dar puntadas sin hilo. dejan la sensación de “esto es otra cosa”, “este chico juega en otra división superior”, “hay que perderle de vista”, “llegará lejos”, “aprendamos de él”
    Que todo te vaya muy bien, no solo con este relato.
    Un abrazo, Miguel

Dejar una respuesta