Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

78. Pirotecnia

Lo último que escuché tras la inyección de la anestesia fue “Las manos están muy mal”.

Al despertar en la habitación, aunque dolían, las note al final de mis antebrazos y en un instante supe lo que querría acariciar cuando fuera posible.

Quise verlas, pero al levantar la sábana vi que no estaban y todo se desmoronó.

Mientras me caían las primeras lagrimas fue cuando la percibí a mi lado con esa sonrisa que tantas veces había aplacado mis rabias de la impotencia.

Me leía como un libro abierto, así que se levantó y se puso a horcajadas sobre mí y se levantó la falda. No llevaba nada debajo y mostró su castaña selva rizada. Anduvo de rodillas sobre mí hasta donde era imprescindible y bajó su ropa dejándome a oscuras.

Lo consiguió de nuevo. Esta vez con la humedad y los relieves que me transportaron fuera de los sinsabores del momento.

Mientras se iniciaban los fuegos artificiales, ella los acompañaba con sus jadeantes palabras: No te vas a librar, mi encantador colibrí.

 

2 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una cruda realidad se ve amortiguada por unos instantes que podríamos calificar de regalo inesperado, generoso y hasta compasivo. El protagonista es consciente de que, en el fondo, solo se trata de fuegos de artificio, un consuelo intenso, pero que no durará mucho, pronto volverá a imponerse un día a día duro, que no ha hecho más que empezar. Ese hombre agradecería que ese apoyo momentáneo y carnal se prolongase también en una ayuda moral y prolongada, la que va a necesitar después de sufrir un grave accidente.
    Un relato audaz, que describe una escena que en ningún momento es sórdida, porque está contada con estilo. Eso hay que saber hacerlo y tú lo has logrado.
    Un abrazo y suerte, Javier
    (Un pequeño apunte: Después de «en un instante supe lo… creo que falta un «qué»)