Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

88. Positivo – Negativo

Recoge las cosas de forma ordenada. El llanto apagado hace eco en su estómago y, con una leve inspiración, seguida del enésimo suspiro, empuja la maleta de ruedas para, después, cerrar la puerta y seguir caminando. En un bolsillo guarda un pañuelo arrugado, en el otro suena el “beep” de los WhatsApps incesantes del teléfono móvil. Ya contestará más tarde, cuando llegue a casa. Ahora no hay empatía que acune todo el dolor ni consuelo que adormezca su pena.
Mañana será otro día y comenzará de nuevo la carrera para conseguir su objetivo. En el cubo aséptico quedan, aparte de muchos desvelos, jirones de su propia piel, desgarros del alma,  todas sus ilusiones y la vida hecha pedazos.

La extraña sensación al ver escenas como esta hace que la máquina de mis entrañas comience a funcionar de nuevo y se despierten, una vez más, todos mis sentidos. He observado este suceso decenas de veces, he adivinado esa expresión en la cara de muchas mujeres que solo cambia al descubrir, en un nuevo test, otro positivo.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Dicen que el ser humano se acostumbra a todo, pero hay situaciones que, por mucho que se repitan, no dejan de ser traumáticas. Pocas lo son tanto como la que describes. Cada caso es un mundo y hay muchas circunstancias, pero una vida truncada solo puede producir tristeza y desazón, en primer lugar para quien iba a engendrar a la criatura, pero también para quien es testigo de cómo otra persona pasa por ese tormento, contagiándose de esas emociones.
    Un relato con una empatía que golpea. gracias a unas descripciones precisas.
    Un abrazo grande, Malu. Suerte

    1. Mª Luisa Gómez Lozano

      Muchas gracias, Ángel por tu siempre certero resumen y análisis.
      La vida está llena de vidas truncadas, de sucesos dolorosos y de situaciones difíciles de digerir, pero siempre hay más oportunidades y situaciones para afrontarlo y superarlo.
      Agradecida siempre con tus comentarios.
      Besos.

  2. Enrique Mochón Romera

    Tu especial sensibilidad para “ver” y narrar lo que ocurre en el interior toma en este magnífico relato dos puntos de vista, o dos focos de sentimiento: el de la persona que sufre el trance y el de la que observa ese dolor, y que quizá lo conozca mejor que ella misma a fuerza de empatizar a diario con mujeres en la misma situación.
    Con todo, muestras de un modo rotundo lo duro que puede resultar para una mujer la pérdida de un bebé, independientemente de que esta sea de forma involuntaria o no, me atrevería a añadir.
    Enhorabuena, Malu, por esta excepcional propuesta. Mucha suerte con ella.
    Un fuerte abrazo.

  3. Mª Luisa Gómez Lozano

    Enrique, has dado en el clavo. Parece que me hayas leído el pensamiento y que supieras lo que estaba pensando cuando lo escribí.
    Muchísimas gracias. No tengo yo muy claro que sea excepcional, pero te agradezco enormemente tus palabras.
    Un beso.

Dejar una respuesta