Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

9. PRIORIDADES Y ESTRATEGIAS (Ángel Saiz Mora)

El sorteo determinó que jugase con blancas. Se había preparado para la final de ese campeonato durante largos años.
Planteó una táctica con sacrificio de piezas, nadie mejor que él sabía lo que significaba perder algo para conseguir un fin. Familia y amistades, consideradas distracciones que podrían mermar su rendimiento, se malograron a causa de un tablero de cuadros claros y oscuros y la terquedad fanática de ser el mejor.
Planteó la apertura, el medio juego y el desenlace sin permitirse emociones, aislado en su mundo. El jaque mate fue imparable.
De regreso al solitario apartamento su mente repetía la imagen del rival, confortado en la derrota por su mujer y su hija. La arrolladora superioridad y las felicitaciones pronto quedaron solapadas bajo una inesperada sensación de vacío, la de un gran maestro que no sabía nada.
Al doblar una esquina fue testigo de un atraco a una joven a punta de navaja. El ajedrecista ofreció al delincuente su trofeo de plata con incrustaciones de oro a cambio de que se marchase. El individuo desapareció por una de las calles, sin mirar atrás.
Su jugada obtuvo una sonrisa de dientes blancos y un mundo de posibilidades.

40 Respuestas

    1. Ángel Saiz Mora

      La vida siempre ofrece oportunidades para salir de los bucles dañinos en los que nosotros mismos nos embarcamos. Este ajedrecista tuvo los reflejos y la habilidad de aprovechar la que se le puso delante para cambiar a mejor, para abrir la puerta a poner equilibrio en su vida.
      Gracias por leer y comentar, Rafa.
      Un abrazo

  1. Varios blancos se juegan en el relato: el del tablero del ajedrez, por el que apuesta (y gana) el jugador empedernido, el blanco vacío de su vida familiar (en ccontraste con el de su vencido rival) y la sonrisa blanca de la mujer a la que salva (y que, a su vez, lo salva a él de la soledad).
    Muy buena apuesta para este color, Ángel.
    Felicidades y un abrazo.

    1. Me ha encantado el tema, cómo has resuelto el color blanco, cómo me has hecho ver esa soledad del ganador, el final feliz lleno de esperanza, que no todo es blanco o negro, que hay posibilidades. Divino. Un abrazo.

      1. Ángel Saiz Mora

        La expresión «la soledad del ganador» es muy acertada. El ajedrez requiere tiempo, constancia y mucha disciplina, como tantas cosas, pero la vida está llena de posibilidades, como bien dices, ofuscarse en una sola cosa cierra el camino a las demás.
        Me alegra que te haya gustado, Elena.
        Muchas gracias y un abrazo

    2. Ángel Saiz Mora

      El blanco es color asociado al sosiego y a la paz, pero como parte del ajedrez, que da mucho juego y es mucho más que un juego, puede contribuir a todo lo contrario, a una gran tensión y antagonismo En el caso del personaje parece que se impuso la mejor versión de esta tonalidad.
      Mil gracias, Carmen
      Un abrazo

  2. Nunca es tarde para dar marcha atrás o para empezar de nuevo.
    Este hombre solitario que ha dedicado su vida entera al entreno de su mente, por fin se ha dado cuenta de que un trofeo es insatisfactorio cuando no se tiene a nadie con quien compartirlo.
    Esa sonrisa agradecida era lo que necesitaba en este día en que su apuesta por otra forma de vida se materializaba por momentos.
    Como siempre, muy buen relato y como siempre, Ángel, gracias por tus comentarios que nos animan, cada nuevo reto, a dejar nuestros micros sobre el tapete, sea cual sea el color de la propuesta.
    Feliz tarde y un abrazo Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      La vida es un juego de equilibrios. Alimentar mucho un aspecto deja al resto raquítico. Una existencia compensada y estable es una meta cambiante y difícil de conseguir. El ajedrecista, al menos, se dio cuenta de que algo le faltaba y parece que supo rectificar.
      Encantado de leer y comentar siempre que pueda, es un gran aprendizaje. Agradezco mucho tu lectura y tus palabras.
      Un abrazo, Mercedes

  3. Salvador Esteve

    Una mente analítica, anquilosada para la felicidad. Pero siempre hay segundas oportunidades, y nuestro protagonista hace un movimiento de vida, jaque mate a la soledad. Muy bueno, Ángel. Un abrazo y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Primero descubrió a tiempo otras expectativas diferentes al camino único y absorbente que había elegido, después tuvo la fortuna de que le salió bien la jugada, que terminó, como bien dices, en un «jaque mate a la soledad.».
      Muchas gracias, Salvador
      Un abrazo

  4. Cuando se sabe cambiar de prioridades y estrategias a tiempo, se abren todas las posibilidades del mundo, en el juego y también en el amor… por eso celebro que lo haya podido hacer este ajedrecista consumado, que tan frío y arrollador parecía al principio, al menos hasta que vio, de primera mano, que cuando «se gana», no siempre se gana, y que cuando «se pierde», no necesariamente se pierde…
    Me encantó este micro en el que el ajedrez, que siempre me fascinó por su conexión con los reyes y reinas y torres y caballos y que supe jugar en mi infancia, es apenas la excusa para contar una gran historia de superación.

    Otro micro de los tuyos que voy a atesorar, ÁNGEL querido.

    Un beso grande y Felices Pascuas,
    Mariángeles

    1. Ángel Saiz Mora

      El ajedrez es mucho más que un juego, es el arte de la estrategia, de las decisiones, nada menos. Tan fascinante es, tan absorbente y exigente en niveles altos, que puede llegar a la obsesión o a copar demasiado tiempo y energía en detrimento de una vida equilibrada y plena. Se aprende más de una derrota que de una victoria, ganar puede producir un inmenso vacío. Destacar mucho solo en un aspecto y dejar raquítico los demás nunca puede ser una buena política.
      Agradezco mucho tu lectura y tus amables palabras, Mariángeles. Así da gusto escribir.
      Otro beso grande para ti y Feliz Pascua

  5. Asun Paredes

    A veces ser el mejor en algo tiene un coste tan alto que se quedan las cosas más importantes de la vida por el camino. Tu protagonista parece que aún está a tiempo de rectificar.
    Muy bueno, Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      Al menos, la vida parece haberle dado la oportunidad de poner equilibrio en su vida antes de que se convierta en una máquina insensible y sin sentido. Él parece haberse dado cuenta también.
      Muchas gracias, Asun
      Un abrazo

  6. Barceló Martínez

    Hola, estimado tocayo. Buena jugada la de utilizar el ajedrez como blanco de tu relato.
    Un hombre enrocado en la perfección que, sin embargo, va perdiendo la partida de su propia felicidad. Una historia que puede tener la siguiente moraleja: el éxito o el fracaso no son tan importantes como poder contar con personas con quien poder celebrar lo primero o consolarse en lo segundo.
    Un cálido saludo.

    1. Ángel Saiz Mora

      La perfección es una quimera. Ni siquiera cuando alguien se acerca a ella puede decir que la haya alcanzado de forma plena, porque a menudo el precio a pagar es tan alto que lo que parecía insuperable se vuelve incompleto, al hacer que otros aspectos flaqueen por falta de una mínima atención. Tener a alguien a tu lado seguro que tampoco resulta siempre perfecto, pero no tiene precio.
      Muchas gracias y un abrazo, tocayo, cálido como el sol que nos acompañó durante una comida en Comillas.

  7. Iglesias Ocaña

    Después de todo lo leído solo me queda añadir….. Dos jugadas magistrales la de tu protagonista y la tuya, enhorabuena.
    un cordial saludo Juan Antonio

    1. Ángel Saiz Mora

      Él sí parece haber acertado, tiene todas las trazas. Yo no sabría decir si he conseguido contar bien esta historia, como nunca estoy seguro de haberlo hecho. Es posible que esa pequeña inseguridad sea la que me mueva a seguir escribiendo.
      Muchas gracias y un cordial saludo también para ti.

  8. Alvaro Abad

    Vivimos en una partida de ajedrez, o mejor, vivimos muchas partidas. Ganamos alguna y perdemos muchas, por movimientos erróneos, por despistes… Pero siempre llega el momento en el que ya no es posible empezar otra partida, y las fichas van a la caja, y allí se quedarán hasta que otros comiencen su partida.
    Enhorabuena Angel, suerte y abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Alguien dijo que somos las decisiones que tomamos. Continuamente y sin ser demasiado conscientes no dejamos de elegir entre varias opciones, cada una de ellas con un camino abierto y distinto. Qué hubiese sucedido si en lugar de una alternativa hubiésemos tomado otra nunca lo sabremos. Estamos obligados a movernos un poco a ciegas en un tablero lleno de alternativas, con aciertos y errores, como bien dices. Luego, aparte, está la suerte. Así, hasta que todo termina, o quizá, cuando las fichas, como nuestro cuerpo, queden encerradas en una caja, el juego continúe en un escenario diferente e inmaterial que solo podemos imaginar.
      Muchas gracias, Álvaro. Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Los seres humanos somos complejos. A veces nos empeñamos tanto en algo que descuidamos lo demás. Detrás de los grandes triunfos hay una trastienda de grandes sacrificios en la que no se suele reparar.
      Muchas gracias, Yolanda. Un abrazo

  9. Esta tuya es la historia de un aprendizaje. En su brevedad, tiene una estructura clásica perfectamente ejecutada, con un cambio final del protagonista: un cambio externo (renuncia a su trofeo) manifiesta un cambio interno (valora más a las personas que al éxito como ajedrecista).
    Y claro, ese final abierto… tan lleno de posibilidades.
    Felicidades por este gran relato! Y suerte!! A dar en el blanco…
    Abrazo fuerte!!

    1. Ángel Saiz Mora

      Rectificar es de sabios. Tener la oportunidad de hacerlo a tiempo es una suerte que no debe dejarse escapar. Cuando la vida envía señales es prudente intentar interpretarlas y dar los giros que hagan falta en cada momento. No es fácil, menos aún para quien se ha impuesto una rígida disciplina, pues ello supone lo contrario: flexibilidad.
      Mil gracias por pasarte, Salva.
      Otro abrazo fuerte para ti

  10. Nuria Rozas

    Ángel, ¡qué buen final! Muy bien hilado y además deja buen sabor de boca con dientes blancos y todo. Genial. ¡Suerte! 🙂
    Saludos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Una sonrisa siempre es una puerta abierta a la esperanza y a las ganas de vivir. Este sesudo ajedrecista de ceño fruncido necesitaba experimentar que hay gestos suave, sencillos y grandiosos, que merece la pena esbozar y provocar en otros.
      Me alegro de que te guste, Nuria.
      Muchas gracias y un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      El mérito del protagonista no es ser un gran campeón de ajedrez, ni su capacidad de sacrificio, sino saber dar un giro a su vida en el momento preciso, con valor y, como bien apuntas, buena vista. Los personajes y lo que hacen son lo importante. Nosotros solo hacemos de intermediarios entre ellos y quien quiera leer su historia.
      Muchas gracias, Luisa. Un abrazo

  11. Josep Maria Arnau

    Relato que muestra el conflicto del protagonista a través de la metáfora del ajedrez, juego en el que queda atrapado. A pesar de su gran triunfo, ha quedado aislado del mundo real y sin afecto. Le llega una oportunidad justo a tiempo para poder cambiar de prioridades.
    Microrrelato muy bien construido que rematas con la metáfora de la jugada final.
    Enhorabuena, Ángel.
    Un abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Detrás de un gran triunfo, a menudo, existe también un enorme sacrificio del que solo es consciente el propio protagonista, o a veces, ni siquiera él, hasta que algo sucede y le hace entrar en razón, o no. En este caso la existencia parece haber dado una oportunidad al ajedrecista para restablecer el equilibrio.
      Gracias por la lectura, el análisis y tus amables palabras, Josep Maria.
      Otro abrazo para ti

  12. María Jesús Briones Arreba

    Reflejas el sacrificio y preparación de meses que lleva detrás un ajedrecista antes de comenzar la partida. Toda una estrategia en juego en la que concentra el interés que debía dedicar a la familia, e incluso a la profesión habitual.
    Cuando consigue el éxito, no duda en «regalarlo», a una situación límite y salvar así el honor y la vida de una mujer.
    Bien por tu héroe y tu magnifica forma de contarlo para nosotros los lectores.
    Ángel, como siempre, mis saludos cordiales.

    1. Ángel Saiz Mora

      A veces cabría preguntarse si tanto sacrificio por conseguir un solo fin, por glorioso que pueda parecer, merece la pena. Si vivir ajeno a la realidad, una vida incompleta, es algo natural o, por el contrario no puede mantenerse demasiado tiempo. Ese giro final que equilibra su existencia es, sin duda, su mujer jugada vital.
      Muchas gracias, María Jesús
      Un abrazo

  13. Un relato «humano», y digo esto porque me parece que va creciendo, aprendiendo y evolucionando según avanza hacia el desenlace, como sucede en la vida.
    Lo que queremos, valoramos y buscamos (el éxito) es totalmente diferente de niños/jóvenes/adultos. Cómo le sucede al protagonista de tu relato. Cada vez, lo material va pasando a un segundo término, tras lo «humano», lo emocional; la amistad, el cariño de los que te rodean, la compañía… eso se convierte en necesidad.
    Y eso es lo que veo reflejado en tu relato, una enseñanza de vida.
    Un abrazooo grande, Ángel!!

    1. Ángel Saiz Mora

      El título habla de prioridades y estrategias. Cada uno tiene las suyas y, como bien dices, van cambiando a lo largo de la vida. Cuanto más avanzamos en la existencia nos damos cuenta de las cosas que verdaderamente merecen la pena, de lo que debe ser prioridad y del camino para alcanzarlo. También le llaman sabiduría de los años.
      Muchas gracias, Amparo.
      Otro abrazo grande para ti

  14. Pablo Cavero

    Excelente relato de esperanza a ganar la partida a la soledad. Está genial, con un tema poco tratado como el ajedrez. Me ha enganchado y el final impactante. Muy buen trabajo Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      El ajedrez es mucho más que un juego de mesa, por eso puede dar, valga la redundancia, mucho juego. Se trata también de actividad, exigente, tanto, que su práctica profesional puede conducir a convertir a las personas en seres solitarios. Al menos, el protagonista, una vez alcanzado su objetivo con gran sacrificio, tiene la agilidad mental y espiritual para darse cuenta de que debe de cambiar el rumbo de su vida.
      Te agradezco la lectura y el comentario, Pablo
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Y sobre todo, ser conscientes de que no todo es blanco o negro, que nunca está de más ser un poco flexible y decantarse a veces por algún tono de gris, no cerrar el paso a los posibles caminos que la vida brinda.
      Muchas gracias, Pilar. Un abraz

  15. Era tan pobre que solo tenía dinero; menos mal que finalmente despertó de su peor pesadilla, el mismo.
    Me ha gustado mucho tu micro especialmente el mensaje tan venido a menos en los tiempos que corren.
    Un abrazo, Ángel, te deseo mucha suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Lo has dicho muy bien: nuestra peor pesadilla solemos ser nosotros mismos, no hay que buscar enemigos fuera. Eso de «el dinero no da la felicidad, pero ayuda», tiene algo de fundamento, pero son otras cosas las esenciales.
      Mil gracias por tu lectura y tus palabras, Rosy
      Un abrazo

Dejar una respuesta