Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

92. SALVADO DE LAS AGUAS (Isidro Moreno)

Me reanimaron a bofetadas, vomitaba agua salada junto a mi caballo muerto. Estaba rodeado por muchos de mis soldados, empapados y maltrechos.

Huíamos a todo galope sobre el lecho marino entre dos murallas de olas. Percibíamos la persecución, cada vez más cercana, del ejército enemigo. Antes de alcanzar la orilla con mis compañeros de la retaguardia, vi que nuestro jefe, Moisés, ordenaba que las aguas se juntasen.

Allí, bajo el Mar Rojo quedaron miles de enemigos egipcios con sus carros y caballos, pero afirmo que, el imbécil de Moisés vio perfectamente que su retaguardia israelita aún no habíamos cruzado.

Desde entonces, ambos nos profesamos una notoria ojeriza.

IsidroMoreno   

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Tu protagonista y otros tantos fueron víctimas de eso que ahora llaman “fuego amigo”. Ni siquiera Moisés, con ayuda divina, fue capaz de tener esa precisión de la que dicen están dotados ahora los misiles “inteligentes”, que por lo visto solo matan “a los malos”, pero luego caen en un colegio. Tu protagonista, al menos, ha tenido la suerte (puede que divina) de contarlo y tú le has puesto voz, para demostrar que nunca es oro todo lo que reluce, con el Mar Rojo como escenario adecuado con el tema propuesto.
    Otro relato de un especialista en reescribir episodios pasados y conocidos con giros de lo más imaginativos.
    Un abrazo fuerte, Isidro. Suerte

  2. En las épicas historias, acontecimientos relevantes, los momentos históricos, etc. siempre me ha picado la curiosidad de saber si realmente es como se cuenta o el narrador ha tirado de dulces adornos y mampostería imaginativa para que pasase a la posteridad con mayor énfasis. Sinceramente creo que tras cada momento de esos, había unas pequeñas historias, unos personajes de carne y hueso que no lo aparentan, pero estar, estaban.

    Mil gracias por tu generoso comentario, amigo Angel. Eres de lo que, desgraciadamente, ya no queda.
    Dos fuertes abrazacos.

  3. Una vez leí que no vemos las cosas como son, sino como somos. Y es más que entendible la ojeriza de ese israelita salvado de las aguas, que no es precisamente Moisés. Y qué bueno que la pueda contar.

    Me gustó, ISIDRO, esta vuelta de tuerca bíblica a la mismísima Biblia (al fin de cuentas, como dice el refrán, “nada está escrito en piedra”, jaja).

    Un beso,
    Mariángeles

    1. Ya se sabe que en las historias bíblicas y populares no es oro todo lo que reluce, pues no se cuenta todo y este jefe de la retaguardia estuvo a punto de no contarlo.
      Ahora, si me guiase por las costumbres publicitarias a la manera televisiva de los 60 diría aquello de: “No se pierdan el próximo episodio de la Serie “Moises y el éxodo” titulado: ‘La verdadera historia de las Tablas de la Ley’
      Jejeje

      Un millón de gracias por tu simpático comentario.
      Un beso.

Dejar una respuesta