Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

21. SINTONIZA (DOS) M. BELÉN

Se vistió con aquel vestido rojo abrigado de sombra, encogiendo sus pechos y muslos. Se desbordaba la piel ceñida a una prenda demasiado escasa como sus años. Se perfiló el borde de los labios y los rellenó de un hiriente color carmesí

Todo tenía un precio, todo era valorar lo que aquel cuerpo inmaculado ofrecía.

La puja estaba caliente, los centímetros crecían, la humedad se hacía patente, la saliva recorría la comisura de las braguetas y los suspiros humedecían la tarjeta de crédito con ese fluido precoz de quien apuesta por obtener un beneficio final.

 

Clara estaba al otro lado de la puerta, tumbada en ese eterno lecho condenada a la herida y al dolor. Sus padres aferrados a una libreta que no rendía las cuentas deseadas. Sus abuelos buscaban entre las páginas amarillas alguna solución. Su vecino, con los prismáticos en la mano izquierda, observaba el premio mientras con la otra tecleaba de manera compulsiva, dejando un depósito inicial con el que profanar la bancarrota de esa familia y llevarse el bingo, el pleno.

 

Elisa cerró los ojos, deslizó su última prenda avergonzada y miró con dureza hacia la cámara que enfocaba la única salvación para su hermana.

 

()

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una muchacha ha de ofrecerse para que su familia arruinada, en la necesidad más absoluta, pueda sobrevivir. Por desgracia, hay sujetos siempre dispuestos a pagar, carentes de todo escrúpulo,sin que les preocupe lo mas mínimo mancillar inocencias y resquebrajar para siempre la dignidad de una muchacha puesta en sacrificio, también la de sus allegados. Las modernas tecnologías no maquillan una actividad tan antigua como el mundo, respetable pese a todo, siempre que se realice de forma voluntaria, nunca por engaño, coacción o la ya citada y tristísima necesidad.
    Un relato narrado con la intensidad que requiere y acorde con la realidad terrible que refleja.
    Un abrazo, Belén. Suerte

  2. La hermana mayor se prostituye voluntariamente, sacrificando su propia pureza, para salvaguardar la pureza de su hermana menor…
    Un lenguaje bello que relata una realidad terrible y, por eso mismo, la ilumina de pleno y la agiganta (como si ya por sí sola no fuera una terrible realidad para las protagonistas…).

    Un micro intenso como el rojo del brevísimo vestido, que no deja indiferente al lector.

    Te felicito, Ma.BELÉN.

    Mariángeles

  3. María José Escudero

    ¡Qué bien sabes contar esta historia terrible! El lenguaje es precioso, poético, como solo tú sabes. Un beso, María Belén y mucha suerte.

Dejar una respuesta