Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

11. SOBREVIVIENDO A LAS SOMBRAS

Siempre tuvo temor a la oscuridad y se escondió de las tinieblas, incluso en las primeras horas de su vida.
Quizás, por eso, su madre la llamó Luz, como la llama de una vela, como el calor que irradia una hoguera, como el faro que ilumina y guía a los marineros perdidos.
Por eso quiso ser guía, para irradiar de luz y conocimiento a los pobres turistas que buscan saber todos los secretos que encierran los paisajes, los monumentos que intentan descubrir.
Pero hace meses que la Covid-19 le impide mostrar donde se encuentran los mejores amaneceres o las más hermosas puestas de sol.
Y ahora que su vida se asemeja a la oscuridad de una cueva, oculta de los rayos del dios Sol, sigue ahí, esperanzada…
Aguarda con impaciencia a que ese monstruo, que aguarda agazapado para mostrarnos lo vulnerables que somos y que nos mantiene a todos aterrorizados, desaparezca, para volver a mostrar el poder infinito de la luz y toda la belleza que atesora.

2 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Puede que veamos las calles soleadas, pero un enemigo implacable, invisible y acechante impide que la vida sea como debería, todo lo ensombrece. Hemos de vivir en una «nueva normalidad» que, irónicamente, es lo contrario a lo normal y aceptable, limita nuestras acciones, hasta las más sencillas, como saludarse.
    Hoy deseamos más que nunca recuperar la luz perdida. Dejarse llevar por la oscuridad sería lo más fácil, pero no queda otra que sobrevivir «a las sombras» que nos acechan, no dejar que nos roben la claridad que necesitamos y merecemos.
    Un relato que expone un conflicto colectivo, , más aún, mundial, pero que deja también un espacio abierto a su resolución, al tiempo que enseña a valorar lo que teníamos y alguna vez recuperaremos.
    Un abrazo y suerte, Gloria

  2. Gloria Arcos Lado

    Muchas gracias, Ángel. Tienes razón, ojalá podamos recuperar esa luz perdida y que sea con el menor sufrimiento posible. Un abrazo y mucha suerte, Ángel.

Dejar una respuesta