Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

22. TIEMPO DE VERANO

Contemplo el espectáculo de los aspersores regando el jardín. Escucho su ritmo y sus variaciones. Sigo la trayectoria de uno de los chorros que pasa scherzando sobre el césped, luego golpetea sincopado la corteza de los pinos, se transforma en barrido de escobillas sobre la piscina y termina en un crescendo de timbales sobre las grandes hojas de bananos para después retomar d’accapo mientras los otros regadores le hacen contrapunto, cada cual con su propia partitura.

Es un atardecer veraniego, ese momento ideal para disfrutar de una paz sin atenuantes, siendo protagonista de un relato en el que no sucede nada.

Más tarde llegarán el champagne casi helado y una pizza sublime de bordes crocantes, mientras del equipo de audio emergerá eufórico Queen  invadiéndolo todo con su arrolladora potencia.

Sé que después, una vez más, quedaré en penumbras con los ojos cautivos de las oscilantes barras del ecualizador, navegando entre neblinas de alcohol, sin que nada ni nadie ose perturbarme.

Y me sentiré bien, sin trabajos que hacer ni obligaciones que cumplir, porque lo que había que hacer está hecho, porque mi mujer se encuentra, por fin, silenciosa y marmórea en el congelador.  Casi tan blanca como el aparato.

6 Respuestas

  1. Barceló Martínez

    Hola, Jorge. En cuanto a la historia, describes un sosegado paisaje de descanso veraniego y de golpe el mazazo final que te deja aterrado. Es escalofriante y da mucho miedo, la verdad. A mí se me ponen los pelos de punta con estos temas, este tipo de personajes solo deberían existir en los cuentos de miedo, pero desgraciadamente no es así. En cuanto a lo literario, me reafirmo en que me gusta el estilo con el que escribes.
    Un saludo y mucha suerte para el concurso.

    1. Jorge Zas

      Tienes muy buen gusto, Ángel, ya que admiras a Queen…y mis relatos. Jua, jua. Si además fueras fan de la pizza con cava, podría decirse, sin dudar, que eres una persona de gusto exquisito. Ja, ja.
      Hablando en serio: gracias, sigues siendo muy generoso con los comentarios que me dedicas.
      Sabes. Dudé antes de mandar este relato, por la violencia de género, incluso lo consulté con una amiga, quien me dijo con mucha seguridad que lo mandara. Lo hice con cierta reticencia pues se puede pensar que me tomo a la ligera algo tan grave. Tu comentario me muestra que yo tenía razón en mi aprensión, pero reconozco que me tentó el contraste entre lo apacible del micro y la brutalidad del final.
      Recién después de enviarlo, caí en la cuenta de que hubiese sido mejor haber cambiado los roles y que el del congelador fuese el marido. En otros tiempos ese cambio no hubiese tenido importancia, hoy la tiene.
      Bueno, tendré que esforzarme en próximos relatos para seguir recibiendo tus halagos, que merecidos o no, caen muy bien.
      Gracias también por desearme suerte para el concurso. Pero esa está muy verde.
      Un cálido saludo para ti, Ángel.

  2. Bea.V. Porro

    A mi me ha parecido como una especie de melodía hecha relato, intercalando párrafos de sonidos y de silencios en una buena combinación. Me ha gustado mucho la descripción de esos detalles que consiguen que haya podido escuchar y ver los diferentes sonidos del agua golpeando distintas superficies. También he podido ver y pensar en ese hombre, como ausente, sentado frente a las barras oscilantes. Me ha resultado llamativo la combinación del champagne con pizza (lo tendré que probar). Y el final ha sido inesperado y cortante. Un gusto leerlo. Enhorabuena,Jorge.

    1. Jorge Zas

      Hola, Bea. Gracias por tu comentario. Me alegra mucho que el micro te haya gustado. En cuanto al final, debí encararlo de otra forma, como le comento a Ángel Barceló.
      Es una satisfacción cuando lo que escribes puede tener una cierta influencia en quien lo lee. Por eso: prueba la pizza con un buen cava (brut, of course) y después me cuentas.
      De nada.
      Ha sido un placer recibir tu comentario.
      Un cálido saludo.

  3. Maite Moreno

    Es muy visual, comienzas muy líricamente el relato hipnotizándonos con los aspersores y nos llevas a la realidad, el hombre tranquilo no lo es tanto, y el punto final del congelador es muy real.
    He leído tu comentario sobre las dudas de tu final, ¿por qué?, un relato es un relato y la realidad está ahí, de verdad piensas que si fuese ella la protagonista cambiaría algo. Esa amiga a la que consultaste tiene razón, se escribe y que cada uno tome sus conclusiones y deje sus comentarios libremente, pero no vale de nada ocultar o colorear de rosa la realidad.
    Enhorabuena, has logrado un muy buen relato. Un bico, espero no haberte molestado

    1. Jorge Zas

      Gracias por tu comentario, y por supuesto que no me has molestado. Tendrías que esforzarte muy mucho para lograrlo.
      Tienes razón en cuanto a que si fuese ella la protagonista el crimen no sería menos grave. El problema es precisamente el que tú mencionas: la realidad, que está ahí y que, al momento de escribir, yo no tuve en cuenta. Tomé la escritura como un juego, el de presentar una situación apacible para luego romperla y sorprender al lector con un final tan brutal como inesperado.
      En cuanto a esta dura realidad, la violencia de género siempre ha existido y en algunas épocas incluso fue peor que la actual, pero ahora tenemos mucha más conciencia de ella y tratamos de erradicarla. Modificamos nuestras leyes y denunciamos cada caso del que nos enteramos. Estamos movilizados, y sin embargo no podemos lograr nada. Y en este contexto de sensibilidad a flor de piel, creo que mi relato puede resultar chocante. Es por eso que dudo de mi final. Por nada más, ni nada menos.
      Un gran bico para ti, Maite.

Dejar una respuesta