Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

47. TRAMPA

Adela tiene ganas. Entra a un bar, se sienta en la barra, pide una cerveza y espera. Extrae de la cartera un espejito y simula que se retoca el pintalabios; pero solo es un pretexto para observar a los tipos que ese día beben y matan el tiempo, para evitar llegar temprano a sus casas y satisfacer a sus parejas: “para algunos, después de cierto tiempo de casados, cogerse a sus esposas resulta ser un trabajo”. Cuando el alcohol le gana la carrera a la sangre uno de ellos se anima y la invita a un trago y como no se anda con remilgos acepta la galantería. Intuye que esa será otra noche en la que ella sugerirá el hotel: le gusta el que tiene habitaciones en diferentes colores. Ya ha estado en la roja y la verde, hoy le apetece el cuarto de paredes amarillas. Se revolcaran entre sábanas blancas y, como acostumbra, mientras él duerme ella se irá. Al despertar, probablemente, no la recordará; pasa siempre. Ningún borracho se acuerda, cuando se tira a una mujer fea.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Triste existencia la de esos hombres que demoran el momento de regresar a unos hogares en los que se sienten extraños, sin más inquietudes tras el trabajo que ahogarse en alcohol y dejar que éste les gobierne. No menos triste es mendigar caricias efímeras y sin memoria, vacías de todo sentimiento, bajo la condena de una apariencia poco agraciada que todo lo condiciona de forma injusta.
    Un relato de personajes que se mueven en la trastienda de una sociedad en la que no encuentran un buen encaje, dominados por la obsesión de evadirse de algo de lo que no tienen escapatoria.
    Un abrazo, Beto. Suerte

    1. Muy acertado tu comentario. He intentado mostrar la decadencia de estos personajes que, como comentas, tratan de encajar en la sociedad. Gracias Ángel, por leerme y dejar tu comentario. Un abrazo.
      Saludos.

    1. Si, Carmen, es un relato triste. Los varones en esta historia quieren evadirse de su realidad y responsabilidad, pero terminan cayendo en una trampa. Muchas gracias por dedicarme un poco de su tiempo y dejar su comentario.
      Saludos.

  2. Duro y triste, Beto, se masca el olor a alcohol de los personajes entre esas cuatro paredes amarillas. Me gusta el guiño que haces a los colores con los que hemos trabajado, o igual es ¿casualidad?
    Un abrazo grande, amigo.
    ¡Suerte!

    1. El amarillo me ha provocado escribir sobre estos tristes personajes, en donde el alcohol distorsiona la realidad. Rosy,la mención de los colores usados hasta ahora es intencional. En todos los relatos que he enviado introduzco los colores que ya hemos trabajado. Si sigo participando, en las convocatorias que restan, intento seguir con este juego de mencionar los colores propuestos. Gracias por llegar hasta mi relato y dejar su comentario.
      Saludos.

Dejar una respuesta