Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

17. Un hombre pacífico (Óscar Quijada Reyes)

Walter es un hombre tranquilo, es el mejor jefe que he tenido. Quiero ser como él, por eso observo atentamente sus actividades. Es acertado al tomar decisiones, nadie le supera en conocimientos de su profesión y todo el tiempo está a la vanguardia. No obstante, los que más impresiona es que no pierde la calma en los momentos más difíciles. Por lo general, dice algo que pacifica las situaciones complicadas, ya que no se queda callado. Al contrario, yo tengo tendencia al enfado, en ocasiones un poco más que eso.

Sentí la curiosidad de investigar sobre él. Esa noche permanecí en la empresa y fui a su despacho. La puerta estaba abierta, toda su información estaba accesible y el ordenador estaba encendido; no encontré nada significativo. A la mañana siguiente, solicité su permiso para salir un tiempito. Utilicé mis artimañas para entrar a su casa. Todo parecía estar en orden hasta que, de repente, una falla en el piso me llevó a tropezar con la realidad y el pánico me invadió. ¡Nadie sobrevivió para ser testigo de su ira!

7 Respuestas

  1. María Jesús Briones

    El relato va creciendo en intensidad, hasta la sorpresa final abierta a la mente del lector.
    Me alegra volver a disfrutar de sus escritos, Oscar y pensar que todo le ha salido fenomenal en su nueva vida.
    Un saludo muy afectuoso desde el otro lado del Atlántico.

  2. Aurora

    Óscar,
    Un hombre pacífico cuando quiere, ja ja ja
    Mantiene la calma en situaciones laborales tensas, cosa que es envidiable, pero luego cuando le invaden su espacio…
    Genial!
    Abrazos

  3. Ángel Saiz Mora

    Unos lo llaman adaptación al medio; otros dicen que, en realidad, todos tenemos muchas caras. También hay quien asegura que no se conoce a una persona hasta que no se explora la intimidad de su casa, prolongación del verdadero yo. Por eso, no es de extrañar la reacción de este hombre, tan cuidadoso y aplicado en cualquier espacio, cuando vio invadido su terreno, profanado su santuario; es comprensible que hasta el más pacífico saque la fiera que tiene dentro en un caso así En el fondo, no somos muy diferentes de los animales que marcan su territorio.
    Un relato interesante, lleno de contrastes y para la reflexión.
    Un abrazo, Óscar. Suerte

    1. Los que parecen buena gente son los peores. Muy buen relato, con una progresión que hace çresagiar el desastre. Me quedo con las ganas de saber qué secreto descubre el empleado fisgón, qué es lo que hace explotar la ira del hombre pacífico. Mi imaginación vuela.
      Buena apuesta.
      Suerte y abrazo.

  4. J u a n

    Existe una faz camuflada en todos los seres que deambulamos en pos de nuestras vicisitudes. Algún acicate la saca a flote de vez en cuando y entonces comprobamos que algunos acarrean monstruos. Me induce esta lectura a reflexiones alienistas que son mis predilectas y deseo creer, que aunque narra el protagonista que nadie sobrevivió, al menos él sí para poder alertar de la psicastenia del interfecto.
    ¡Un Saludo Finisemanal Ó s c a r!🥂

Dejar una respuesta