Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

04. UNA COMIDA ESPECIAL

¡Un animal! ¡Un animal! Eso gritaba yo mientras echaba a correr como una loca cuando una hormiga enfilaba el mantel sobre la hierba, justo cuando mamá destapaba las fiambreras que iba sacando de la vieja bolsa-nevera azul.

Éramos pobres como ratas, pero ir a comer, los domingos de verano, a la Casa de Campo, el parque más grande de Madrid, era el premio especial de  una larga semana de privaciones.

Papá desplegaba el mantel entre los árboles, a la sombra y, después de la caminata desde el centro de la ciudad hasta allí, nos moríamos por empezar a devorar los manjares de mamá: Filetes rusos, tortilla de patatas, pimientos verdes fritos y alguna fruta. Con pan y agua fresquita del termo, esa comida era un auténtico festín para los cuatro.

Pero nada más coger mi hermano y yo nuestras raciones ¡Zas! Aparecía alguna maldita hormiga avanzando decidida hacia los platos.

Entonces, mientras yo huía a varios metros de distancia y mi madre desalojaba a aquellos “animales” fuera del mantel, el nano se iba comiendo su ración y parte de la mía !El muy…!

Pasó mucho tiempo hasta que los bichos y yo llegamos a entendernos.

2 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Los placeres sencillos son los mejores. No es necesaria ninguna sofisticación para que se forme un recuerdo imborrable, si no feliz, si muy próximo a la dicha. Lo importante es estar juntos y unidos. Es entendible que un momento idílico como ese se viese enturbiado por una inevitable invasión de hormigas, no hay picnic que se precie sin que hagan acto de presencia. Ellas, tan laboriosas y admirables por otra parte, no tienen la culpa, simplemente viven en una dimensión diferente a la nuestra, las pobres ni siquiera saben que existimos. Por otra parte, siempre hay quien sabe aprovecharse de cualquier situación, como hay quien hace negocio en las guerras.
    Un relato entre la nostalgia y lo entrañable. No sé si será autobiográfico, pero pocos pueden decir que en su biografía no se han dado escenas parecidas, que merecen ser recordadas y narradas.
    Un abrazo y suerte, Puri

  2. Puri Rodríguez

    Gracias, Ángel, porque de nuevo aciertas al entender a la perfección el sentido de mi relato. Es en gran parte autobiográfico, sí, pero sobre todo, es un pequeño homenaje a esos escasos momentos felices de infancia que conseguían sacarnos de la negrura. Un abrazo, querido amigo.

Dejar una respuesta