Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

87. Verde desconcierto (Juana Mª Igarreta)

En el autobús que une su barrio con el centro de la ciudad, Olga permanece de pie y absorta frente a la ventanilla. La hilera de árboles que separa la carretera del río se le antoja una interminable pincelada verde, surgiendo ante sus ojos al capricho de la velocidad.
De pronto, un brusco frenazo le hace perder el equilibrio precipitándose contra un hombre maduro que, recuperando la única mano libre del bolsillo de su raído abrigo austríaco, la sujeta firmemente un instante. La joven se disculpa y un cruce de sonrisas sella el momento de desconcierto.

Olga llega puntual a su cita con Lucas. Éste, observándola cariacontecido, se percata de que su novia ha perdido uno de los pendientes de esmeraldas que él le regaló para su pasado cumpleaños. Ella, llevándose las manos a las orejas, sorprendida y muy afligida, le cuenta el episodio del autobús.

Cuando Olga vuelve a casa, retira el correo y se llena de júbilo al encontrar el pendiente colgando del vértice de uno de los sobres. Alegría que se desvanece antes de cerrar el buzón.

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    En este relato tan bien armado nada es lo que parece en un principio. El verde no hace alusión solo a los árboles; como tampoco el desconcierto es el del choque involuntario tras el frenazo del autobús. La perturbación verdadera y el color asociado a lo rijoso viene después, cuando tu protagonista descubre que el pendiente perdido le ha sido devuelto por un personaje que parecía amable, pero es inquietante, que debió de seguirla sin ella darse cuenta para averiguar su domicilio. Todo encaja al final. La elipsis referida a una de las manos, la que no se nombra, está muy bien conseguida y acaba de definir al odioso personaje.
    Un abrazo, Juana. Suerte

  2. Es un relato que impacta e inquieta por igual. Como bien te ha dicho Ángel, muy bien armado. Desde la cotidianeidad vas introduciendo elementos que nos llevan al “desconcierto” final que anuncias desde el principio y que es también mucho más que un desconcierto.

    Saludos.

Dejar una respuesta