Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

08. VERDE GRISÁCEO (Mercedes Marín del Valle)

Podría ser verde esperanza, pero la tarde pintaba amarillo como mi rostro, después de caer en un vacío inesperado, que no desconocido. Si pudiera mezclarlo con el azul del cielo, un verde aguamarina se abriría ante tus ojos, porque los míos, añejos y cansados, no distinguen los matices desde el día en que caí en el fango del pantano, camuflado bajo grandes hojas cuajadas de moho.
Inmóvil y en silencio, recelo del futuro.
Si las bolas de cristal fueran verdes,estaríamos tumbados sobre la hierba del prado, sin embargo, aquí seguimos, suspendidos de la nada, y me aflige tanto esta visión, que acierto a abrir la puerta, quiero huir de estos espectros, parásitos de mi mente.
Mis pies hacen crujir los guijarros escondidos bajo el follaje que la clorofila abandonó hace meses, o tal vez es mi alma la que chirría.
Me zarandeas con firmeza y con dulzura me calmas. Otra pesadilla, me dices besando mi pelo enmarañado.
Mis ojos llenos de lágrimas apenas pueden distinguir el verde oliva de los tuyos.
Tú también has envejecido, te digo entre hipidos y risa.
El olor a menta procedente de tu pecho nos envuelve en un sopor que hace retornar el sueño.

14 Respuestas

  1. Es un verde grisáceo muy tierno el de esta pareja anciana que se acompaña en lo bueno y en lo malo, en los sueños y en esas pesadillas que de tan vívidas parecen reales, mirándose a los ojos verdes, reconfortados por el aroma a menta del pecho de ella…

    Matices de gris que le dan al verde del micro un tono muy hermoso, que invita a la lectura.

    Un beso, MERCEDES.

    Mariángeles

  2. Barceló Martínez

    Hola, Mercedes. He estado por aquí varias veces intentando dejarte unas palabras, pero no había manera. Al fin se ha abierto la cancela, ja,ja,ja…
    De tu relato destacaría el buen gusto con el que está escrito. De la historia decir que comienza con una pesadilla y termina con algo con lo que toda persona sueña: un amor de los de verdad, de los que te acompañan, te ayudan y te consuelan hasta el final.
    Un título apropiado el de verde grisáceo.
    Un cálido saludo y mucha suerte.

    1. Hola Mari Ángeles, hoy ha sido un día precioso, de verdes intensos y azules divinos. El sol, de tan amarillo, se ha convertido en una naranja ardiente, cuando he venido a la página y he leído tu comentario, me he sentido muy bien. Gracias por leerme y por comentar. Es agradable saber que te ha gustado. Un abrazo de casi marzo.

  3. Gracias, Barceló, me ha gustado mucho que vengas y que hayas insistido. Así he podido saber tu opinión que es muy importante para mí. Imagino que a todos nos gusta saber qué piensan nuestros compañeros de página de lo que escribimos, eso anima mucho a seguir en esta faena en la que a veces las musas te dejan ahí medio tirada y no sabes por donde como vas a escapar.
    Un abrazo de jueves festivo, al menos por aquí. Que estés feliz.

  4. Ángel Saiz Mora

    No es extraño soñar en colores. Puede parecer un rasgo cultural asociar a cada tono una sensación, pero debe ser algo más que eso cuando la mayoría de esas percepciones se repiten en cualquier rincón del globo. El verde es vida y esperanza, qué más se puede pedir para dar sentido a una existencia, anhelos necesarios para poder continuar. En su pesadilla, tu protagonista habla de fango, nada mas bajo, que oscila entre el gris, negro y rojo; también de amarillo, identificándolo con lo negativo, mientras que el azul solo tendría sentido si se mezcla para llegar al necesario verde. No por casualidad son unos ojos de ese color los que vienen al rescate y terminan con ese desasosiego del subconsciente, en una pesadilla que bien podría venir motivada por el humano recelo ante la muerte, como factor paralizante por excelencia. Al despertar comprueba que se le ha concedido otra prórroga y en la mejor compañía, que piensa aprovechar.
    Un relato con trabajadas descripciones y un final si no feliz, bastante cercano a ello, además de entrañable.
    Un abrazo, Mercedes. Suerte

  5. Ay Ángel, qué haríamos aquí sin tus comentarios y percepciones sobre lo que escribimos.
    Muchas gracias porque siempre es muy interesante leerte.
    Te deseo un feliz fin de semana y si además estás apuntado a ese encuentro, seguro que todo va a ser muy, muy bonito.
    Gracias de nuevo y mis deseos de una feliz vida para ti.

  6. ton pedraz

    Hola, Mercedes.
    Precioso relato sobre la vida, sobre la compañía y los altos y bajos con distintas tonalidades por los que nos conduces.
    Me gustó mucho tu propuesta. Suerte, Mercedes.

  7. Las diferentes tonalidades del verde destacan sobre el gris y sobre el fango de las pesadillas. No es tan difícil obtnener este color relajante. Bastan unos ojos con mirada verde oliva y una ternura que procede del amor que se profesan desde jóvenes.
    Suerte y un beso, Mercedes.

  8. La verdad es que a la mañana siguiente, después de haber vuelto a conciliar el sueño, esta mujer se levantará feliz y solo verá el verde bonito… la próxima pesadilla, ojalá no se de, también estará arropada por el olor a menta y las caricias.
    Gracias Carmen, es muy bonito tu comentario. Abrazos y feliz noche.

  9. Salvador Esteve

    El tiempo puede apagar los colores, los ojos cansados por los años pueden hacer confundir sus tonalidades, las pesadillas aturden nuestra mente. Pero el amor, la amistad y la complicidad refuerzan siempre sus tonalidades. Excelente relato sobre las inseguridades y el refugio del abrazo, Mercedes. Un abrazo y suerte.

  10. Alvaro Abad

    Un relato el tuyo, Mercedes, de los de leer y releer, más bien exprimir, hasta extraer el jugo que nos depara el final. Un jugo turbio de fruta amarga en las primeras y segundas líneas que se torna cristalino y dulce, dejándo paso a un bienestar contagiado por esa larga relación amorosa de los protagonistas, que encaran su inevitable final juntos, agarrados de las manos.
    Enhorabuena Mercedes, suerte y abrazo.

Dejar una respuesta