Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

33. VIDA PANTONE 654 C (La Marca Amarilla)

Algunas veces vamos a la montaña y pasamos el día rodeados de naturaleza. Disfrutamos del aire puro, de una buena temperatura regulada y de la compañía de animales dóciles como elefantes, tigres o alacranes. Cuando cansados volvemos a la ciudad en la lanzadera magnética, toda la familia miramos nuestros selfis menos el tatarabuelo, que siempre regresa taciturno oteando el horizonte envuelto en sus recuerdos hasta que, al hacer el transbordo en el límite de la burbuja verde y ponernos las escafandras para poder respirar en la atmósfera metropolitana, de nuevo nos cuenta las batallitas de cuando recorría los bosques cercanos a su pueblo, cuidaba su huerto… ¡Ordeñaba vacas! Y hasta tenía un perro que a veces le mordía, algo impensable hoy día, debido a las transmutaciones. Entonces papá le vuelve a recordar que de eso hace ya mucho tiempo, pues el tatarabuelo pronto cumplirá 123 años y, aunque él está convencido de que no le queda mucha vida, ignora que sus sesiones de diálisis no son tales y que el zumo natural de manzanas verdes de cada mañana no es realmente para su hipertensión; el día que se entere le da un infarto.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Tendemos a imaginar el futuro como un escenario idílico o lo contrario: deteriorado y distópico. El que tú planteas es un término medio. Un entorno en el que la naturaleza se ha degradado, pero se compensa con una tecnología que parchea el entorno y hace posible la vida. Esas transmutaciones que vuelven dóciles a las fieras son la muestra de que todo puede manipularse, hasta la propia existencia humana, para hacerla eterna. El personaje del abuelo es un puente entre dos formas de vida distintas, una memoria vital que conviene preservar. Será cuestión de aficionarse al zumo de manzanas verdes si queremos ser longevos. Por fortuna, algunas cosas no cambian: las batallitas de los abuelos y el convencimiento de que cualquier tiempo pasado fue mejor.
    Tus historias siempre son ingeniosas y ésta no lo es menos. Tengo mucha curiosidad por ver qué buena trama se te ocurre cuando toque el amarillo, marca de la casa.
    Un abrazo y suerte ¡campeón!

    1. La Marca Amarilla

      Ángel!!!! Muchas gracias por tu comentario, siempre tan acertado… Espera al amarillo, porque va a ser especial!! O espacial!! jajaja

      Un saludo, campeón!!! 😉

  2. Alvaro Abad

    Realmente has trasladado al futuro la tradicional situación de abuelos narrando antiguas historias a sus nietos. Pero añades una artificial longevidad del anciano que ya lo ha convertido nada menos que en tatarabuelo: esto consigue que los tataranietos, y los «ta-ta-ta…» que les sucedan escucharán sus historias de primera mano. Si quieren escucharlas, claro… No sé si envidiar o repudiar ese zumo de manzanas, y esto también me gusta del relato: me hace dudar, y consecuentemente, pensar.
    Enhorabuena La Marca Amarilla, suerte y abrazo.

    1. La Marca Amarilla

      Muchas gracias, Álvaro!! Me gusta que hagan pensar mis relatos, es lo que persigo… vivir naturalmente?? vivir artificialmente??
      jejeje

      Un saludo!!! 😉

Dejar una respuesta