Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

116. En la isla de las mujeres (Montesinadas)

Kuba va despertando, es la hora de levantarse, hay que salir pronto para recolectar el Taku del que sacará la semilla que mezclada con la fruta machacada y fermentada dará el vino. Después decidirá los grupos de siembra y organizará el trabajo de su marido Elbo que hoy debe poner trampas alrededor del huerto para atrapar serpientes.

A kuba le gusta Elbo, su fuerza física, su piel, su sexo. A Elbo le gusta Kuba su inteligencia, su valentía,  sus pezones. Es un hombre satisfecho que trabaja siempre para ayudarla. Kuba sabe que debe protegerlo como a sus hijos, es lo natural en estas islas.

La marea está alta y Elbo juega en la playa a peleas adolescentes, a la caída de la tarde, cuando cesa   la lluvia de estrellas, va a pescar. Tomarán vino y pescado en la cena y harán el amor una vez más.

Elbo es un hombre feliz en esta isla, con su choza de barro rojo. Mañana es un día importante, al despertar,  acompañará a su hijo mayor a buscar paja para hacer la  cama donde desvirgará a la mujer para la que trabajará el resto de su vida.

37 Respuestas

    1. En efecto, es exactamente eso, ni más ni menos. Un documento, una crónica de un día cualquiera en una isla de ellas, donde todo lo dirigen ellas y donde todo es armonía, tranquilidad y momento feliz. Suena cursi, pero existen lugares con un matriarcado ancestral que funciona.
      Gracias Amparo.

  1. Veo, Manuel, que los hombres de esta isla eran muy básicos y a la vez muy felices gobernados por las mujeres. Creo que sólo les faltaba el fútbol (o algo parecido) para que fuera un auténtico paraíso. Buena idea y bien contada. Suerte y saludos.

    1. Jajajajaj Juana, puede ser, pero el hecho de que acepten el gobierno de la mujer no los hace básicos sino en mi opinión tremendamente inteligenntes. La simpleza de sus obligaciones se debe al entorno, aunque si al final los exclavizan entonces ya es otra cosa.
      En lo del fútbol estoy de acuerdo jajaja si se lo damos les cambiará el mundo. y de paso Aúpa Atleti!!!.
      Abrazos

  2. calamanda

    Manuel, has trasmitido, bien, cuando no se mueve lo cotidiano y nos lleva a esa rutina que mantiene nuestro equilibrio; y quizas la felicidad. Suerte y saludos

  3. Hola, Manuel, como siempre tu texto es uno de los esperados por muchos en este blog, eso lo sé. Una vez más tu prosa te envuelve de una manera mágica que te lleva hasta el final, en el que el golpeo esta vez no es un puñal, sino todo un caramelo para degustarlo una y otra vez. Además, lo has rematado con un comentario sobre los matriarcados ancestrales que ha sido la guinda. Sigue deleitándonos cada mes como tú sabes. Un abrazo.

  4. Pues yo era otro de los que le esperaba. Nos dejas un relato costumbrista en el que no falta de nada. Lo mejor es que cada acción lleva implícito un significado y un sentido. El cambio de roles no está ni forzado ni sobreactuado así que al final de la lectura simplemente (ojo que no es poco) todo encaja. Le deseo suerte y aquí me quedo esperando el siguiente. Abrazo 🙂

  5. Esto es el paraíso Manuel: aceptan su vida tal como ha sido siempre, disfrutan lo que tienen y no se plantean nada más. Así de simple y así de bien narrado, con ese final cerrando el círculo y perpetuando un modo de vida.
    Suerte y abrazos

    1. Ann gracias por el comentario, es así, de sencillo es lo que quería plasmar, como he dicho antes, una crónica sencilla y familiar, creíble y cercana. Y claro la posibilidad de que algo así pueda parecerse al paraíso ellos desde luego están felices así.Abrazoss

  6. Mar Horno

    Bella historia de una sociedad matriarcal. Me gusta la descripción sencilla, precisa y primitiva, de cómo se gustan Elbo y Kuba. Un abrazo.

  7. Ojalá que la mujer que será desvirgada haga tan feliz a ese muchacho como lo ha hecho Kuba con con Elbo. Montesinos, un relato muy bonito, con esas que llevan la batuta. Suerte este mes.
    Saludos.

  8. Ángel Saiz Mora

    Una vida placentera la del que sabe cuál es su papel y entretiene sus días en ejercerlo, está bien acompañado y es querido, además de tener descendencia que le sucederá, no le falta de de nada ni puede pedir más, ingredientes todos que en este mundo liderado por mujeres parecen garantía de éxito y felicidad.
    Un saludo y suerte.

  9. Me gusta este cambio de roles que describes con esa facilidad para que no se nos haga extraño. La calma ondea como bandera en esa isla, aunque a diferencia de los demás no sé si la felicidad.
    Buen relato.

  10. Rafa Heredero

    Está muy bien cómo describes esa sencilla vida de pareja, en un entorno paradisiaco, esas islas que tantas veces nos hemos imaginado o leído o visto en el cine, en donde todo parece respirar paz y tranquilidad. Como si se tratase de una película/relato documental vemos su vida cotidiana, sus costumbres y ese estado que parece acercarse a la felicidad. Dan ganas de darse una vuelta por allí, para probar cómo es eso.
    Suerte y saludos.

    1. Javier jaja, espero que no sean las estrellas de los militares y sean las de categoría hostelera. Eres muy amble un abrazo grande y te debo lecturas.

      Tu Isla Isabel es de quitarse el sombrero. Me encantó

      1. Es que me ha gustado, es otro punto de vista a la realidad heredada, el hombre nace de la costilla de la mujer (más próximo a la realidad) y ellas son las que organizan. Sin embargo siento una mayor placidez en ese mundo que has creado, por eso me da mucha rabia cuando una mujer llega al poder y actúa como un hombre.

  11. Una isla donde la inteligencia, la valentía y la sensualidad ….¡funciona!, claro, tenía que ser de mujeres, jajaja, ya sabía yo que eso existía en algún lugar, cuando puedas me pasas la dirección, vale?
    Un abrazo Manuel.

    1. Jajajaja, nos vamos juntos, tiene buena pinta la verdad, hay como tú dices una inteligencia especial para saber vivir de otro modo.
      Claramanete los de aquí estamos muy equivocados en muchas cosas.
      Abrazos

Dejar una respuesta