Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO05. ARDOR ESTIVAL, de Alejandro Pozo (Epífisis)

El mosquito hembra tiene el orificio genital lubricado con las feromonas de sus ovarios y observa en el árbol un enjambre de machos, con sus dos conductos deferentes inhiestos, con un zumbido excitante y tarareando el vuelo del moscardón de Korsakov. A través de sus ojos compuestos y como un mosaico de imágenes eróticas, se lanza en picado, copula salvajemente con tres machos de buen ver, en una orgía de miles.
Se deja caer en un charquito en el césped y chapotea.
Debe chupar un poco de sangre, para su metamorfosis.
Por la noche, desde la pared intuye a sus huéspedes, porque no se les ve, pero sabe que están haciendo lo que ella hace unas horas, pues a sus órganos sensoriales le llega el anhídrido carbónico exhalado, la humedad, el calor y el sudor corporal.
Se acerca y vuela en zigzag alrededor de los humanos pero el aleteo de unas manos le hacen huir volando. De repente una oleada de calor y los cuerpos se aquietan y aprovecha para hundir los estiletes de su mandíbula en el glúteo y a la vez, una mano tatúa su silueta en la piel, mientras una gota de sangre se dirige al canalillo.

http://escafoides.blogspot.com

92 Respuestas

  1. Yo creo que copuló solo con uno, pero con los ojos compuestos se creció e imaginó que eran tres. Y luego, con la resaca de la orgía, se confió y plaf, adiós. Epi, reza tres avemarías y perdonao.
    Un abrazo.

    1. Ella es posible Susana porque solo tiene un orificio genital, pero esos machos con dos conductos uhhhooo…
      Los humanos lo tendríamos peor, si ya nos cuesta con una, no me puedo imaginar más allá.
      Un beso

    2. Los tiburones, Alejandro, acosan a la hembra y eso que son más pequeños, y he visto en un documental que se la meten dos a la vez mientras la inmovilizan mordiendo sus aletas. Pero lo mejor viene ahora: las crías, cuando eclosionan dentro de la tiburona, se alimentan de los huevos de al lado. Supervivencia y aprendizaje.

    3. Qué fuerte Susana, he tenido que ir al baño un rato de lo pornográfico de tu comentario, me he quedado sin respuesta. Encima las crías se comen los huevos de los machos, no puedo, esta noche no me duermo.
      Voy a comprarme lo que usan los jugadores de hockey sobre patines, por si acaso.
      Un beso pacífico

    4. Lo bonito de este blog de lectura es que te encuentras con gente muy maja que le gusta escribir y lo hace muy bien, como por ejemplo Epífsis, que le añade un toque de tabasco picante que te hace hasta llorar del picante y la emoción.
      Yo estoy pensando para septiembre un micro duro, pero no en esa dirección, Epi, sino en otra mucho más cabrona y menos explícita.
      Un abrazo.

  2. Esta noche me encontré con tu mosquito y tuve que dejar de hacer lo que ….. haciendo por culpa suya, me levanté y lo aplasté contra la frente de mi compañero de fatigas (nunca mejor dicho porque estabamos fatigados jejej), y claro despues no hubo forma de reiniciar el asunto. odióoooooooooo al mosquito intruso y cojonero que molesta cuando una está en lo mejor jjej.
    saludos mosquiteros y besos atlanticos.
    Puri

    1. Puri en los puntos suspensivos pon estaba, he dado vueltas al asunto por si podía poner una guarrerida española pero no hay manera.
      En cuanto a tu compañero, aprieta en reset, unos lo tenemos a la vista y otros en la parte de atrás, búscalo y si no lo encuentras, búscate otro más moderno.
      Un beso pacífico

  3. Buen relato Epífisis, para nada me ha defraudado ese aletear de los sentidos que reflejas.
    Eso sí, calor me ha dado y casi que lo he sentido por el manotazo que tatuó en la piel al bichito, pobre, ya no hay metamorfosis.

    Saludos y suerte.

    1. Con el miedo que me han dado siempre los vampiros y la rabia que les tengo a los mosquitos…
      has conseguido
      que lo pase por alto
      con tu original relato.
      ¿¿Por qué sera??

      Epi, un abrazo dirigido a tu… A ti.

Dejar una respuesta