Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

102. ALMA MÍA (MARÍA ORDÓÑEZ)

Por fin, desde una nueva terraza, pude advertir tu belleza absoluta, el esplendor de tus aguas, ese azul profundo del que habla el poeta. Creí perder el aliento ante semejante inasible y gloriosa inmensidad. Y a pesar de haberte conocido casi desde siempre, fue sólo en ese instante, que te empecé a amar.

Para mí eras angustia, terror. Tus aguas persistían obscuras, lóbregas, merodeadas por pavorosos peces que hacían remecer la frágil madera bajo mis pequeños pies. Y no me abandonaba tu rugir constante, temible amenaza en mis noches de esa casa verde, prendida a delgados pilares hundidos en lo profundo de tus arenas. Casa que arrastró un tsunami que no vi, pero que intuía te alcanzaría en cualquier momento.

Hogar de pescadores, al final de un larguísimo muelle que invadía tu reino sin recelo alguno. Morada que acogió a mi madre con su pequeña hija, que huía tal vez, de su propio desamor…

Ahora, finalmente redimida, pude observar gozosa tu otro rostro, Pacífico mío. La tenebrosa compuerta de piso de aquella cocina, ya casi nunca se abre.

Y en ti, ancestral y mágico océano, reconozco mi alma: a veces resplandeciente, mansa y feliz, a veces oscura, amenazante y feroz.

13 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un Océano cargado de belleza, con un poder que sobrecoge, al que hay que guardar respeto, fuente de vida y a veces amenaza, perfectamente comparable con un alma, con sus altibajos y claroscuros. Al final, todas las naturalezas, de una forma o de otra, están relacionadas.
    Un saludo, María. Suerte

    1. María

      Muchas gracias por tu lectura tan certera y clara, como siempre Ángel. Como alguna vez comenté, la suerte ya la tengo, de haberlos conocido a través de estas maravillosas páginas. Un abrazo!

    1. María

      Entonces, ahí voy… si uno logra transmitir algo con lo que escribe, Calamanda querida, se puede sentir agraciado ya! Gracias por tu lindo comentario. Saludos para ti también!

  2. ¿Ves, María, como es posible evadirse un momento de las tristezas circundantes para escribir cosas bellas? Te ha salido un relato muy intimista en el que el narrador funde su alma con el océano. Belleza en estado puro.
    Gracias por el regalo.
    Besotes y mucha suerte.

  3. María

    Muchas gracias, Rafa querido. Pues sí, tienes razón. El tema, felizmente, alejó mi pensamiento de esto tan tremendo que México está viviendo, y pude regresar a mi… El regalo me lo haces tú siempre, invitándome a no dejar de escribir… y si, debo seguir haciéndolo para seguir aprendiendo. Hoy leeré todo lo que me he perdido de ustedes, mis maestros, mis autores favoritos de ENTC. Un beso grande!

  4. María Jesús Briones

    María. Has hecho una conjunción perfecta entre el alma y el océano, a través de un lenguaje muy poético y lleno de imágenes muy acordes con el mundo interior y marino.
    Desde España, mi enhorabuena.

  5. Salvador Esteve

    Cuando se mira al océano de la vida sin miedo, desafiante a los infortunios que nos zarandean, se puede comprender su belleza, y, ya sin temor en el alma, navegar sobre sus olas. Me ha encantado, María. Abrazos.

Dejar una respuesta