Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

61. AMOR DE MAR (Pilar Alejos Martínez)

Nació un atardecer a la orilla del mar. Los brazos de su padre, tatuados por el sol y el salitre, fueron su primera cuna, donde la mecía con la cadencia de las mareas. Se acostumbró a dormir al arrullo de las olas, bajo la luz de la luna.

Jamás echó de menos a su madre, porque nunca supo quién era. Le bastaron las caricias de su padre que le dejaban en su piel olor y sabor a mar. Aprendió a cantar con el sonido escondido en las caracolas. Pensaba que se las regalaba su padre, envueltas en encajes de espuma, cuando salía a navegar. Así le dolía menos su ausencia.

Con el tiempo, le creció el cabello y su piel se cubrió de escamas. Se sentía más cómoda dentro del agua que fuera de ella y permanecía largo tiempo sumergida sin necesidad de respirar.

Un día amaneció con las piernas pegadas y los pies con forma de aleta. No pudo entender qué le había ocurrido hasta que escuchó cantar a esa dulce voz de coral, que la atrajo hasta la playa.

Imposible resistirse a aquella sirena. Nadó hasta alcanzarla. En el calor del abrazo descubrió el amor de su madre.

 

24 Respuestas

  1. Pilar, un relato bellísimo, en el cual nos narras esta historia de reencuentro entre una hija y su madre. Nos llevas por tus letras por un mundo de fantasía, rodeados de ambiente de mar. Has sabido sacar una espléndida historia a esta fotografía, historia que permanece más allá de la imagen. Has plasmado con tu bella prosa poética algunas frases bellísimas como: “Se acostumbró a dormir al arrullo de las olas, bajo la luz de la luna”, “envueltas en encajes de espuma”, “escuchó cantar a esa dulce voz de coral” y la bella frase final “En el calor del abrazo descubrió el amor de su madre”
    Pilar,excelente relato, me ha encantado, te deseo la mejor de las suertes.
    Muchos besos.

    1. Javier, has sabido ver todas las imágenes dibujadas con mis letras. Cuanto me alegro que te haya gustado. Ya que las sirenas dicen que son seres fantásticos, he querido contar esta historia fruto de mi fantasía.
      Mil gracias por tus bellas palabras para mi relato.
      Besos muy apretados.

  2. Eduardo Martín Zurita

    Hola, Pilar, poeta, maestra, amiga.

    Un bellísimo texto desde el título hasta el punto final. Prosa poética de altos kilates. Y una sustancia de primera categoría: el amor, el reencuentro entre una madre y su hija, ese ser híbrido de mujer (sustentada por los cuidados paternos) y de sirena que se metamorfosea en sirena solamente. La acústica del relato es pura melodía. Me adhiero a las frases que destaca Javier Puchades por encontrarlas, como él, brillantísimas. Un relato excelente en suma.
    Un beso poético y admirado. Y feliz todo para ti siempre.

    1. Eduardo, no sabes lo mucho que me motiva leer comentarios como el de Carmen, el de Javier y el tuyo. Cuando uno escribe, nunca tiene la certeza de saber expresar con palabras todo lo que siente en su corazón. Si he conseguido que os llegue el cariño con el que he escrito esta historia, ya me siento muy feliz.
      Muy agradecida por tus cariñosos comentarios para mis relatos. Mil gracias.
      Besos apretados, llenos de poesía, amigo.

  3. Ángel Saiz Mora

    Cuando un personaje aúna en sí dos naturalezas dispares, a menudo en conflicto, es inevitable que acabe tomando partido por una de ellas. Es lógico también que sea la de la madre la predominante, por lo que tiene de mágica. Tu protagonista vive un conflicto creciente bien llevado, que no se resuelve, ni siquiera se intuye, hasta el final. Es de suponer que el medio marino termine por ser aquel por el que se decante el resto de su existencia, aunque la impronta humana del padre siempre forme parte de su naturaleza. Quien está preparado para ello, debe sentirse como pez en el agua cuando se encuentra en el entorno adecuado.
    Hermoso relato y bien narrado, Pilar
    Un abrazo y suerte

    1. Ángel, en este caso era inevitable que, tarde o temprano, recibiera la llamada de mar. Es imposible resistirse cuando quien te llama es tu madre. La naturaleza, el instinto y la magia hizo el resto.
      Muchísimas gracias por tu cariñoso comentario, tan acertado como siempre.
      Besos muy apretados, amigo.

  4. Jesús Garabato Rodríguez

    Hola, Pilar. Me parece muy bella tu historia. Yo la veo como si fuera una de esas leyendas que pasan de generación en generación, pero que lo hace sin obviar la belleza sugerente de las palabras, y más si estas están envueltas en el vaivén poético de las olas, del amor y del recuerdo. Me ha gustado. Enhorabuena. Suerte y un abrazo.

    1. Jesús, cuanto me alegro que te haya gustado. Las sirenas son seres mágicos, por lo que todo lo que me inspiran es pura fantasía. He intentado que se reflejara en mi historia a través de una prosa poética.
      Muchísimas gracias por tus hermosas palabras.
      Besos apretados.

  5. María José Sánchez

    Hola, Pilar, preciosa. Siempre que leo algo tuyo me doy cuenta del don natural que tienes. La prosa poética es para ti como la voz para una soprano. Te fluye cual manantial que fluye de un nacimiento. Tu relato es, sin duda, una nueva belleza gestada desde ese lindo corazón que tienes. Una historia muy tierna. El cuerpo de la pequeña cambia a lo largo de una serie de etapas, en las cuales se van añadiendo mutaciones. Todas las que, al final, la conducen irremediablemente hasta el ser que le dio la vida. De fondo, la figura materna, “pilar” de la familia. Bellísimo.
    Nube de besitos.

    1. M. José, qué cosas más bonitas me dices. Siempre me emocionas con tus bellas palabras para mis relatos y para mi persona. He intentado que la historia fuera tan mágica como las sirenas.
      Solo puedo decirte, gracias, mil gracias.
      Besos muy apretados, amiga.

  6. Towanda

    Hola, Pilar.
    Es un cuento delicioso, con la magia de los cuentos que nos contaban nuestras madres o nuestras abuelas: un cuento de verdad.
    Hay frases muy líricas, muy bonitas, por ejemplo “donde la mecía con la cadencia de las mareas” o esta otra, que me encanta, “Aprendió a cantar con el sonido escondido en las caracolas”.
    Redondo, redondo. Enhorabuena y suerte.
    Un besazo grandísimo.

    1. Towanda, cuanto me alegro que te haya gustado. He intentado al escribirlo que quién lo lea pueda oler, sentir y escuchar el mar, como si estuviera allí, viviendo de cerca la historia.
      Mil gracias por tu hermoso comentario para mi relato.
      Besos apretados.

  7. Salvador Esteve

    Su cuerpo y su mente se van transformando al amparo de las mareas, mientras la llamada del mar y del amor van fraguando su destino. Precioso relato, Pilar. Abrazos y suerte.

Dejar una respuesta