Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

38. Amores kafkianos

Se estremeció de gozo al ser acariciado por una minúscula insecta.

Cuatro horas más tarde, un zumbido enloquecedor le charlaba amores en el oído interno.

Catorce días después, lo despidieron del mundo de los mortales. Su fantástica monstruita ya volaba lejos.

 

20 Respuestas

  1. Ton Pedraz

    En ocasiones nos confundimos, al pensar que lo monstruoso habrá de ser grande, evidente, poderoso. En mi tierra se dice: “home pequeño, fol de veneno”.
    Mucha suerte.

  2. Towanda

    Ostras, María, qué repelús me da sentir ese zumbido.
    Vaya amores nos traes, pero, si ellos consienten, nosotras no les vamos a decir nada en contra.
    Un abrazo muy grande.

  3. Beto Monte Ros

    A esos monstruitos que se nos introducen en el oído, tenemos que sacarlos pronto. Con sus molestas palabrerías nos convencen de que los dejemos completar su transformación, a costa de provocarnos la muerte. Ha puesto mucha imaginación en este microrrelato, suerte.
    Saludos.

  4. Ángel Saiz Mora

    Una relación reducida en tamaño pero grande en peligro. Ya dicen que no existe el enemigo pequeño, además del consabido “hay amores que matan”.
    Una acción secuencial que transcurre en tres tiempos, coincidentes plenamente con la fórmula de “planteamiento, nudo y desenlace”, con unas pocas palabras a las que has sabido sacarle mucho partido.
    Suerte y un saludo, María

  5. Mª Belén Mateos

    En pocas palabras tu protagonista goza,enloquece, muere y vuela alto. Toda un experiencia concentrada, toda una vida resumida en el zumbido de un insecto.
    Suerte, un beso.

  6. J u a n P é r e z

    Has logrado que sueñe con insectos; la brevedad del cuento es muy apropiada para el significado, pero desde luego existe una cosa cierta, jamás olvidaré a unos concretos. De hecho, mira cómo me despido :

    Tuyo, J u a n E l C o c u y o .
    ¡¡¡¡¡¡¡Besos O h M a r í a !!!!!!!

  7. Una apuesta interesante, amores de un instante que te llevan a la desesperación, también, claro está, la infección kafkiana, pero me quedo con la versión primera. Me ha gustado lo que no cuenta. Suerte.

Dejar una respuesta