Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

62. Aun así, no pude parar

A la misma hora, el mismo lugar: El momento de la radionovela mirando tras mi ventana hacia la suya.

Yo la adoraba como la arena de la playa venera el final de la olas que la acarician o como el horizonte espera el crepúsculo para recuperar al sol, pero lo único que tenía era observar sus manos, que se me antojaban como pájaros revoloteando, radiando para su madre.

La imitaba mientras oía en mi transistor lo mismo que ella, y así aprendí el lenguaje que nos entrelazaba.

Al tiempo, supe que abandonaba el pueblo y que le dolería, entre otras cosas, dejar a la señora Julia sin sus momentos. Así que me ofrecí para ocupar su lugar como quién aparece desde una sombra iluminada. Su sonrisa y el roce en mi mejilla fueron un regalo al que el tiempo acabaría por dar su valor.

Ella marchó y yo comencé mi tarea hasta que esos cansados guionistas me parecieron insufribles y opté por sustituirlos inventándome día a día la historia que hubiera querido tener con su hija, sin enchufar ni siquiera la radio.

Siempre temí que le comentara algo, pero nunca lo supe. Y luego nació aquel asqueroso día.

 

17 Respuestas

  1. Javier Palanca

    Ana, me encanta que el final haya conseguido el propósito de hacer pensar un poco. No desvelaré mi idea, pero entre el final, el título y una frase del relato creo que dan lo que yo tenía en la cabeza.
    Mil abrazos por entrar en mis cosas.

  2. albertomorenosanchezizquierdo@gmail.com

    La idea de enamorarse de alguien viendo como se expresa en lenguaje de signos me parece tan… maravillosa. Enhorabuena!!

  3. Ángel Saiz Mora

    El amor es un gran motivador. Por él se acometen arduos prodigios, hasta aprender el lenguaje de signos con la ayuda de la radio, que hace las veces de traductor. No sé si soy capaz de interpretar bien el final. Me parece ver que Doña Julia muere, pero él no puede dejar de seguir inventando esas historias que hubiese querido vivir con su hija.
    Suerte y un saludo

    1. javier Palanca

      Bueno, Angel, a lo mejor necesitamos a doña Julia para seguir contándole la historia.

      Gracias por la visita y entrar en el juego.

      Abrazos.

  4. Ton Pedraz

    Nos presentas un personaje que subsiste gracias a la invención de sus propias historias, de otorgar contenido a su existencia gracias a su imaginación. Y no es capaz de parar.
    Muy bueno. Mucha suerte JAVIER.
    Ton.

  5. Mª Belén Mateos

    Un amor platónico nacido de mirarla en un lenguaje de signos, que él termina haciendo suyos. Desea recrear para su madre todas aquellas historias que su hija le contaba antes de partir.
    Nos haces imaginar mil historias, mil finales como tú protagonista, sin necesidad de escuchar la radio…Luego ese día que amanece negro.
    Original propuesta Javier.
    Un abrazo y suerte.

    1. Javier Palanca

      Gracias, Juan Antonio, por tu comentario.Me gusta que lo veas original y que el final no te deje indiferente, como era la idea.

      Abrazos

  6. María Rojas

    Caramba, un relato diferente, me gusta. El final me intriga y creo se deja abierto a cada cual o no lo capte.

    Felicidades y buen tiempo.

    1. Javier Palanca

      Gracias, María, me gusta que cierta originalidad ya le veas. Sí, el final está así para que cada cual piense, pero yo tengo una tragedia concreta en la cabeza.

      Besos

Dejar una respuesta