Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

69. AVALANCHA (Amparo Martínez)

Las musas recelan de la felicidad, por eso me habían abandonado. Me esquivaban jugando al escondite entre mis sueños y mi suerte. Se burlaban de mis dedos, de mis ganas; mientras mi inspiración, cabizbaja, dormitaba a lo largo de un pentagrama vacío… ¡Hasta ayer!

Ayer, tras colgar el teléfono, las notas negras y blancas proliferaron en avalancha, enlutando mi cuaderno.

Ayer, mi mano bailó un ritmo primario, de letanía. Acarició las curvas de la guitarra, arrastró mi corazón…, manteniendo a flote el meñique.

Ayer, mis dedos se aferraron a seis cuerdas afónicas, punteando quejidos: nota a nota, nota a nota…, repicando, como la tormenta tras los cristales.

Ayer, plañidera asmática, mi guitarra lloró mares de sirenas muertas.

¡Pero eso fue ayer!

 

“Como informamos ayer, la abundante lluvia caída durante las últimas jornadas causó un trágico desprendimiento de terreno en la nacional 634. De los vehículos que resultaron atrapados en la avalancha y arrastrados al mar, se ha conseguido recuperar con vida el cuerpo de una mujer. Las tareas de rescate están resultando lentas y laboriosas por el fuerte temporal que continúa azotando el norte del país…”

19 Respuestas

  1. Jo Amparo, como soy muy malo, creo que ese músico recupera la inspiración con la trágica e infeliz noticia de que su mujer resulta ser la única superviviente, con la de planes que hubiera podido tener de haber muerto.
    Me voy a confesar.
    Un beso

  2. Pues yo pienso lo mismo que tú, Epi. Que la felicidad no le inspira, que es un sufridor fecundo, que el dolor o la tragedia le inspira.
    A lo peor tengo que ir a confesarme contigo!!!

    Una pregunta, esta foto de chico-bueno es para confundirnos más, no?

  3. ¡Qué bueno es tu micro, Amparo! Me gusta cómo juegas con el lector, siempre lo haces, le vapuleas, haciéndole creer una cosa y ¡zas! ese final tan inesperado y asombroso.
    Un placer leerte.
    Un abrazo

  4. Blanca Oteiza

    Me ha gustado mucho tu relato Amparo, qué juego tan bueno!
    Me encanta cómo describes la historia y cómo se inspira con la pena y tristeza tu protagonista.
    Un abrazo

  5. Ana, llevas toda la razón, y eso es lo que me ha motivado a crear este micro: lo fecundo que puede llegar a ser el dolor, artísticamente hablando. Personalmente, creo que mucho más que la felicidad y la euforia.

    Leí tu nota, como siempre tan cariñosa y de buena persona. Me hace mucha ilusión compartir libro contigo, Ana.
    Un besoooo

  6. Tus musas me fueron llevando, donde revivió esa guitarra afónica, pero me sorprendió ese final que no entendía, luego comprendí el todo y fue fantástico.
    Siempre me sorprendes amiga. Gracias.
    Un abrazo y mucha suerte.

  7. Amparo, como te decía, me ha gustado mucho esta unión de noticiario, recuperación de musas, etc. Es deliciosa la primera parte, para terminar con el desastre. Qué bien complementado todo, felicidades. Suerte guapa.
    Besicos muchos.

  8. Juan Antonio

    Dicen siempre que para crear nada mejor que un alma atormentada. Por desgracia el mundo suena en clave de tragedia. Has mezclado en tu historia muchas cosas que me gustan. Música, guitarra, arte… Mucha suerte 🙂

  9. calamanda

    Amparo, a ese juego de situaciones que nos lanzas, para desviarnos hacia ese final tan bueno, no es facil conducir. Suerte y saludos

  10. Hummm, relato en dos planos. Ya sabes que soy duro de entendederas. Veo diversas situaciones. Una que el narrador falto de inspiración, tras la llamada telefónica le surgen la inspiración, pero tiene un tono amargo, es como si la mala noticia le inspira. Dos, también puede que se animara y tomara el coche y tuviera el accidente. La noticia tiene algo descolocado, por un lado recuperan el cuerpo con vida y por otro las tareas de rescate están resultando lentas.
    En fin, no me gustan los relatos que dejan tantas cosas sin aclarar, aunque parece que son los que se estilan últimamente. Por lo demás, me gusta los ayer que has puesto.

  11. A mi este artista (músico) me parece un sádico, siente satisfacción con las tragedias, las que le sirven de inspiración. Probablemente ha compuesto una pieza macabra. Muy bien logrado el perfil del personaje, buen relato.

    Saludos.

  12. Aurora Royo

    Amparo, no termino de entender el relato, aunque algunos comentarios me lo van aclarando. Es que es muy confuso que han encontrado “el cuerpo con vida de una mujer”; si es el cuerpo será si vida, digo yo.

    De lo contraría sería “han encontrado con vida a una mujer…”

    Entonces, ahora es infeliz, o más feliz que una perdiz? Sigue inspirado o… no sé, no entiendo. Todo esto si es que la accidentada (viva o muerta, aún no sabemos) es su mujer, claro, si no… menuda mala leche tiene el tío!

    Creo que has intentado decir algo muy hermoso, sobre la inspiración que proporciona la tristeza a los músicos, muy poético, pero te ha salido muy confuso.

    Abrazo.

  13. Por fortuna no creo que sea siempre así, que la inspiración desaparezca con la felicidad.
    Al contrario creo que hasta para escribir cosas tristes hay que ser feliz y estar en paz.
    Pero tu relato me ha gustado mucho, el protagonista se aferra a su guitarra y a su febril componer.
    Muy bonito.
    Besos grandes

Dejar una respuesta