Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

12. BUCLE DE PAPEL Y TINTA (Salvador Esteve)

El hombre miraba el papel, tierra árida, y empezó a regar con tinta la historia de un anciano que apenas percibía sombras desde su ventana.  Su vida, mil veces recordada, se diluía en el tiempo.  La lejía abrasaría su condena, la muerte visitaría su soledad.  Con manos temblorosas cogió el papel, piedra donde esculpir la historia de un joven que, con ojos hundidos, se contemplaba ante el espejo.  La maldita enfermedad despedazaba su alma y devoraba su futuro.  Esperanza y fe habían muerto.  Observó el papel, helado cual glaciar, como el frío revolver que a su lado esperaba, y escribió sobre una niña con miedo.  Miedo acosador.  Vejaciones y golpes habían cumplido su objetivo, temía al mundo, odiaba la vida; su tristeza pronto saltaría del acantilado.  Sobre la arena garabateó la historia de una mujer, antaño inteligente y valiente, que veía cómo sus recuerdos huían sin remedio.  En la mesilla, un frasco vacío y un diario, fiel confidente de sus emociones.  Abriéndolo, comenzó a narrar la historia de un hombre cuyo amor naufragó en aguas de la traición.  Este, acercando la pluma a su muñeca, tintero de sangre, miraba el papel, una tierra árida que empezó a regar con tinta.

36 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Salvador.
    Fiel a tu vena, arteria más bien, poética, perfilas estos renglones sobre un escritor y sus historias. Acaso su propia vida. Quizá todas las vidas propias y ajenas. Un abrazote, poeta, papel sobre tierra fértil.

    1. Salvador Esteve

      Mi intención era que cada personaje relatara otra historia tan desgarradora como la propia en un acto de transmisión de su pesar, en una matrioska de desesperanza. La última historia enlaza con la primera en un trágico bucle donde escritor y personaje se diluyen. La poesía, Martín, en cuerpo presente o en alma, nunca puede faltar. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Salvador, qué maravilla nos regalas, aunque su lectura nos cause desazón, en su aparente desesperanza. Un texto cargado de poesía donde haces asomar una serie de historias,no sabemos si entrelazadas de algun modo, aparte de en la cabeza del autor. Me ha gustado mucho, Salvador. Suerte y un saludo.

    1. Salvador Esteve

      La desesperanza, como perfectamente apuntas, es el hilo conductor del relato. Cada personaje deja el testigo a otro, que relata otra historia igual o tan dramática como la suya en un circulo de despedida de la vida. Muchas gracias por tus palabras, Jesús. Abrazos.

  3. Ángel Saiz Mora

    Un hombre imagina diferentes historias, todas marcadas por la desesperanza, una sensación que también parece invadirle a él sin remedio. Con la escritura como desahogo del alma, el escritor plasma en los personajes su propio estado, anhelos, miedos y sensaciones, de alguna forma se desangra y desarma para encontrar un sentido a una existencia llena de negatividad y malas experiencias. Una historia circular, como el bucle al que se alude en el título, que comienza y termina con un papel que, como la escritura misma, una práctica dominada por una inquietud continua, en realidad no termina nunca.
    Ya me dirás si he tenido algo de acierto en mi interpretación.
    Un abrazo y suerte, Salvador

    1. Salvador Esteve

      Una interpretación perfecta en lo emocional. Como tú bien dices, “desahogo del alma” refleja lo que he intentado transmitir. Mi intención en la forma era que el escritor se diluyera en el bucle. Cada personaje es escritor, la última historia enlaza con la primera en un circulo trágico de desolación, sin principio ni fin. Tal vez no he sabido plasmarlo con claridad. Muchas gracias por tus palabras, Ángel. Abrazos.

  4. J u a n P é r e z

    ¡¡¡Inmejorable rizo coclear narrativo al estilo de Lord Dunsany!!!Posee el malditismo legendario que rodea todo el ceremonial del “Hecho Real de Escribir” y esa pátina negativa, ese penar, ha hecho mis delicias. Claro que viniendo de ti, no me chirría tan alta claridad en tu estilo.
    ¡¡¡¡Un fortísimo y emocionado saludo!!!!

    1. Salvador Esteve

      Personajes que dan carpetazo a sus vidas sin resquicio a la esperanza, pero antes plasman con otra historia su pena. Tristes existencias que no hacen más que apuntalar la belleza de la vida. Muchas gracias, Juan, por tus palabras. Un fuerte abrazo de vuelta también para ti.

    1. Salvador Esteve

      Ciertamente, Manoli, ese es el espíritu del relato, tinta y sangre en un cóctel de amargura y tristeza. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

  5. El encadenamiento de las historias sume a los personajes en un continuum circular que pasa de unos a otros a través del papel como un “dejá vu”. En las desesperanzadas historias, el papel es el último consuelo y el último testimonio. Anhelamos dejar nuestra huella en el mundo, que la historia de nuestra vida, deje constancia.
    Sólido relato el tuyo, Salvador, que puede presumir de estructura textual elaborada y consistente.
    Saludos.

    1. Salvador Esteve

      Lo has expresado perfectamente, Manuel, esa era mi intención. Historias en un círculo donde el principio y el fin se difuminan ante la tragedia de una vida sin esperanza. Personajes que escriben como último acto de despedida, y el papel como nexo de unión. Muchas gracias por tus palabras y por tu visita. Abrazos.

  6. Barceló Martínez

    Hola Salvador, yo veo en tu relato la escultura de una historia autobiográfica, en la que aparecen personajes que han marcado la vida del autor. No sé si mi interpretación será correcta, lo que si sé es que lo cuentas con un lenguaje esmerado y poético que me gusta mucho. Un saludo.

    1. Salvador Esteve

      La historia tiene la pretensión de reflejar unos personajes que presentan a otros personajes, con el punto común de la desolación. Si te ha gustado es para mí ya un regalo. Muchas gracias, Barceló, por tu comentario. Abrazos.

  7. Inés Z. López

    Hola, no estoy muy lectora este mes, tengo que descansar, pero estoy a vuestros comentarios, a contestaros y por supuesto a saludaros. Faltaría más!
    Un abrazo ? enorme

  8. MªBelén

    Un bello y poético texto circular.
    Cada personaje es protagonista de una historia y esta sirve para crear una nueva.
    Tinta que se diluye en el tiempo, espejo que refleja un alma hundida, golpes de miedo que desean precipitarse por un abismo, naufrago en un tintero de tierra y sangre.
    Me encanta cada imagen que has creado, nos haces querer formar parte de cada una de ella.
    Un abrazo Salvador. Suerte.

  9. El escritor crea a sus personajes y, a su vez, es creado por ellos, a fuerza de papel, tinta, y como bien aseveras aquí, su sangre misma.

    Un bucle que se devela signo infinito en el crear y ser creado. Felicitaciones, SALVADOR, me gustó.

    Cariños,
    Mariángeles

    1. Salvador Esteve

      Escritor y personajes se interrelacionan sin principio ni fin con la fuerza de la palabra escrita. Muchas gracias por tus palabras, Mariángeles. Abrazos.

  10. Un bucle lleno de deseperanza en el que distintos personajes son dibujados. Gracias a las historias que van a protagonizar podrán seguir en la memoria de los lectores. Historias tristes todas ellas, pero si se escriben con el estilo este texto, las van a agradecer quienes las lean.
    Un abrazo.

    1. Salvador Esteve

      Desesperanzas de vida que dan paso a tristes historias que solo con la huida hacia adelante pueden escribir su fin. Muchas gracias, Carme, por tu comentario. Abrazos.

  11. Margarita del Brezo

    Como una carrera de relevos a la que le han robado la línea de meta.
    Y la poesía que no falte en tus historias.
    Un saludo, Salvador

    1. Salvador Esteve

      Cierto, historias que dejan un relevo de tinta. Muchas gracias por tus palabras, Margarita, y por ver en mis escritos atisbos de poesía. Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      Un relato coral en los personajes con la desolación y la escritura como hilo conductor. Muchas gracias por tus palabras, Towanda. Abrazos.

  12. Isabel

    Según leía tu relato pensaba que su protagonista sólo tenía dramas para compartir. Cuando he llegado al final lo he entendido.
    Pero aún así, me gustaría que no fuera así, ¿tu crees que un amor traicionado puede hacer eso a una persona? ¿Destruirla? Algo deberíamos poder encontrar en nosotros mismos en las peores situaciones que nos pudieran rescatar, como un flotador en un naufragio.
    No pierdo la esperanza.

Dejar una respuesta