Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

10. Carretera sin tráfico (Salvador Esteve)

El paisaje era desolador. El hotel parecía un espejismo al lado de la solitaria carretera. Un único surtidor de gasolina anunciaba su entrada. A unos doscientos metros, un gran hangar y una pista de aterrizaje hacían anacrónico el conjunto. El hotel estaba regentado por el matrimonio Smith, de cutis cortado pero manos cuidadas. Poca gente paraba, pero al joven matrimonio y a su hija de seis años les había sorprendido la noche, y el cansancio hacía mella en la pequeña. Los Smith acomodaron con una amabilidad exquisita a la familia. Como era su costumbre les ofrecieron limonada bien fría, agradecidos ante el sofocante calor de agosto la tomaron. A los pocos minutos una apacible somnolencia cerraba sus párpados.  Los Smith trasladaron al matrimonio y la niña a la habitación blanca y se pusieron sus guantes de látex.

Hombres y mujeres, que no se resignaban a perder ante la muerte, esperaban.  El avión, un jet último modelo, siempre estaba preparado.  En el hangar, coches, Harleys y demás vehículos seguían amontonándose.

54 Respuestas

  1. J u a n P é r e z

    Desde aquella aventura tuya del clérigo en el avión (¿que no estará el curato en el jet de este micro?) tus registros para el suspense son la faceta que más me complace de tu literatura. Este es absolutamente impecable de Robert Bloch. He disfrutado como cuando niño en los fuegos de campamento. ¡Adelante con Tu Estilo, no desfallezcas! ” J “

    1. Salvador Esteve

      Juan, te tengo que confesar que mi lectura preferida es la de suspense, por lo que tu comentario me ha encantado. Muchas gracias por tus palabras y honrar mi humilde morada. Abrazos.

  2. Eduardo Iáñez

    Intrigante e inquietante relato del que puede decirse que, ladinamente, nos lleva por los tópicos del suspense para zamparnos un final inesperado y actual. Un jet que espera los órganos de quienes “no se resignaban a perder ante la muerte” y un hangar que, al abrírsenos, vemos repletos de los vehículos que han llevado hasta allí a los “donantes”.
    ¡Joder con el matrimonio Smith!
    Enhorabuena, Salva.
    Saludos.

    1. Salvador Esteve

      Eduardo, que te haya parecido intrigante e inquietante me hace feliz, ya que, junto con la reflexión de una cruel realidad, era mi objetivo. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

  3. Blanca Oteiza

    Menudo relato, espero no toparme nunca con un motel de estos… madre mía con los pelos en punta me has dejado.
    Muy bueno.
    Un abrazo

    1. Salvador Esteve

      Blanca, tranquila, no creo que haya hoteles como el del relato, pero sí es cierto que hay países en los que algunas desapariciones podrían tener este fin. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

  4. Virtudes Torres

    Impactante. Al estilo de Stephen King.
    Me gusta la literatura de terror, y este relato estará entre mis preferidos.
    Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      Virtudes, Stephen King es uno de mis autores preferidos, a mí también me gusta mucho el terror y el suspense, y si el relato acaba entre tus preferidos será una gran satisfacción para mí. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

  5. María Ordóñez

    Ay, Dios! Qué espanto. Lo has contado tan bien, que todavía estoy temblando. Muchas felicidades! Me ha gustado mucho Salvador.

    1. Salvador Esteve

      María, la verdad es que pensar que semejante atrocidad en ocasiones puede ser real, da escalofríos. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

  6. Qué miedo, Salvador… Aunque parezca una situación increíble, me consta que cosas similares han ocurrido y (por desgracia) siguen ocurriendo.
    El relato tiene un ritmo perfecto, está muy bien llevado hasta su final y la factura es impecable. Felicidades.

    1. Salvador Esteve

      Fernando, no lo dudes, tal vez el escenario no sea un hotel de carretera, pero hay crímenes y secuestros que tienen como fin esta abominación. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

  7. Amigo Salvador, me pusiste el pelo de punta. Muy bien contado espero que no me topara con el matrimonio Smith por si acaso no paro más en hoteles apartados. Muy bueno, amigo, te felicito un trabajo magnifico. Un fuerte abrazo, Sotirios.

    1. Salvador Esteve

      Sotirios, una persona que mata vampiros a diestro y siniestro como tú, no tendría que tener miedo de un matrimonio por muy Smith que se llame, jajaja. Muchas gracias, amigo, por tu visita, me alegro de que te haya gustado. Abrazos.

  8. Mª Belén Mateos

    Estupendo relato digno del cine de terror. Pobre gente, caer en manos de ese matrimonio, ha “destripado” a toda familia.
    Un abrazo Salvador.

    1. Salvador Esteve

      Mª Belén, estos crímenes por motivos económicos son más terroríficos si cabe. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      Luis, ¡ya me has subido la autoestima para un par de meses!, jajaja. Gracias a vosotros estoy aprendiendo un poquito cada día. Muchas gracias, por tus palabras. Abrazos.

  9. Ángel Saiz Mora

    No sólo hacen negocios con los cuerpos tomados sin permiso de los pocos clientes que tienen, además, raro que no se les haya ocurrido, pueden revender el parque automovilístico que se les va acumulando.
    Un final terrorífico de verdad, Salvador.
    Suerte y un saludo

    1. Salvador Esteve

      Ángel, ¡no des ideas!, aunque éstos son tan listos que sopesarán los posibles inconvenientes de ser descubiertos. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

  10. Que buen relato, ya desde el principio te esperas algo nada bueno, hotel solitario, gasolinera, hangar extraño.
    Nos pones en situación, los pelos de punta, pero el final es buenísimo, supera lo esperado. Me da mucha pena el niño, solo 6 años, ayssss

    Muy bueno, felicidades.

    1. Salvador Esteve

      Asún, opté por el recurso fácil de introducir el personaje de la niña para hacer más macabra la historia. Muchas gracias por tus palabras. Me alegro de que te haya gustado. Abrazos.

  11. Inquietante. Te mueves muy bien en el suspense. He pasado de pensar en un lugar excéntrico de caprichos y aeropuertos a sumergirme en la desazón que me provoca tu historia. Mucha suerte 🙂

  12. Salvador Esteve

    Juan Antonio, la introducción pretendía ser insinuante de la situación para, como tú dices, acabar con la desazón de unas vidas segadas, me alegro mucho si lo he conseguido. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

  13. Hola, Salvador, uf casi me ahogo cuando he llegado a “se pusieron sus guantes de látex”. Casi dejo de leer por las horas que son cuando lo he leído, pero me he armado de valor y me ha encantado, cómo cobra todo sentido de un plumazo. Muy bueno.

    1. Salvador Esteve

      Lorenzo, personalmente este tema me produce escalofríos, y más cuando estos hechos pueden ser reales. Muchas gracias por tus palabras, y te reitero desde aquí mi entusiasmo por tu relato. Abrazos.

  14. Hola,Salvador, acaba de recibir un email donde me informaron que mi relato “ Valentina” ha sido publicado en un libro que se llama “Antología I concurso relato corto de terror” lo he colgado en mi blog para que puedas leerlo. Un fuerte abrazo, amigo, Sotirios.

    1. Salvador Esteve

      María, me alegra que te haya gustado, y que además resaltes esta frase, ya que mi intención era insinuar veladamente su profesión. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

  15. Rafa Heredero

    Es de los cuentos que dan verdadero miedo. Es lo que pasa cuando nos encontramos con gente sin escrúpulos. Y tú lo haces aún más lúgubre, al incluir entre las víctimas un a niña pequeña (los niños siempre ayudan a que el drama nos resulte más terrorífico) . Nos sorprendes con la descripción del escenario hasta que desvelas la sorpresa final. Y me gusta ese título tan irónico.
    Suerte y saludos.

    1. Salvador Esteve

      Rafa, a mí el tema me produce verdadero pavor, y tienes razón la niña es un plus de escalofrío emocional. También me satisface enormemente que te hayas fijado en la ironía del título. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

  16. Izaskun

    Guau, Salva! Menudo micro el de este mes. Me seduce el ambiente, los personajes, la intriga y el suspense. Todo. ¿Se nota que el “negro” me encanta? 😉 Muy buen microrrelato en el que nos introduces de lleno en un escenario terrorifico. Mucha suerte.

    1. Salvador Esteve

      Izaskun, muchas gracias por tus palabras, me alegra mucho que te haya gustado, y he de decirte que coincidimos en el gusto por el género negro. Abrazos y suerte también para ti.

  17. Es el segundo relato que leo este mes que juega con el doble sentido del término tráfico en su título. El otro hacía referencia al trafico de personas, el tuyo al tráfico de “trozos de personas”. Es una curiosidad.
    Te quiero decir que me ha gustado mucho Salvador, tiene todos los ingredientes del género de terror: la localización apartada, los inocentes incautos,… Nos vas llevando de la mano por un paisaje conocido, sabemos que al final habrá sorpresa, pero, al menos yo, no me había fijado en esa pista de aterrizaje hasta que… Genial.
    Suerte y saludos

    1. Salvador Esteve

      Anna, intuía que en los hoteles de carretera de los compañer@s iba a haber mucho amor, así que opté por algo más dramático. Muchas gracias por tus generosas palabras. Abrazos.

  18. Uaah, vaya tráfico se traen en esa carretera sin él. Me ha gustado la fluidez con la que nos has llevado hasta la disección, describiéndonos con lujo de detalles hasta el depósito de vehículos. Suerte, salvador. Un abrazo.

  19. Antonia

    Truculenta historia muy bien ambientada y con los detalles de manos cuidadas que se explican al final. Fuerte el tema y muy bien mostrado.Da miedo y rabia que en el fondo no sea nada irreal. Suerte y abrazo.

Dejar una respuesta