Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

18. Color sepia (Ginette Gilart)

El camión de la mudanza arrancó. De pie, en el porche, Clara esperó a que desapareciera del todo, tras la verja, para entrar de nuevo en casa. Había quedado con sus hermanos que ella se encargaría de seleccionar los libros de la biblioteca de sus padres.
El sol empezaba a declinar cuando acabó de llenar una gran caja con volúmenes sin gran interés para ella. Luego se acercó a su zona preferida; al querer coger un par de libros, algo cayó al suelo. Era una foto antigua, color sepia, con los bordes dentados. En ella dos jóvenes parejas miraban sonriendo a la cámara; detrás de ellas un carromato de madera pintada, de esos antiguos que poseían los romaníes. Reconoció a la pareja de la derecha, eran sus padres. La otra mujer llevaba un bebé en brazos; se quedó un rato observándola, luego levantó la mirada. El reflejo que le devolvió el espejo situado en la pared de enfrente le hizo recomponer su vida. Entendió entonces el poco parecido que tenía con sus padres y hermanos, entendió su pasión por la música y el baile, su particular atracción por los espacios abiertos, por las noches estrelladas y por las reuniones alrededor de una hoguera.

41 Respuestas

  1. Paloma Casado Marco

    Un bonito relato sobre descubrimientos. Cuanta gente habrá que no “cuadre” con su familia y nunca llegue a conocer la verdad.

  2. Juan Antonio

    Título, temática del mes, recuerdos, nostalgia…has puesto un poco de todo. Te ha quedado bonito y redondo. Muy evocador. Mucha suerte 🙂

    1. Amélie

      Puede que la protagonista sospechara ya algo y de allí que aparentemente se lo toma con serenidad.
      Gracias, Rosy, por pasarte y comentar.

  3. calamanda

    Ginette, alimentas la leyenda de algunos hijos con respecto a su verdadera procedencia; sobre todo en etapas como la adolescencecia se llega a desconfiar de los propios. Bien contado, suerte y saludos

  4. Me gusta ver en tu relato una forma más de insistir en cuantas cosas nos proporcionan los libros, en este caso la clave de nuestra vida. Es también bonito como no hay rabia ni desconsuelo en el final. Es bonito
    Reyes

    1. Amélie

      Como decían en un antiguo programa de tele, todo está en los libros.
      No hay rabia, ni desconsuelo porque tal vez la protagonista ya sospechara algo….señales.
      Me alegro que lo encuentres bonito.
      Un saludo.

  5. Salvador Esteve

    Ginette, original manera de averiguar su procedencia. A la protagonista se le abre un interrogante, el motivo de la adopción. Me ha gustado. Abrazos.

  6. Amélie

    Muchas gracias, Ana, por tu comentario. Has acertado plenamente al decir que ya no se sentía extraña, entendió el porqué de ciertas cosas.
    Un beso.

  7. Amélie, mala manera de enterarse de su procedencia, se sentirá engañada por todos. Antes era frecuente el ocultarlo, por eso tantas personas buscan sus orígenes por la tele, cuando se enteran de mayores. Mis dos hijas adoptadas me quieren por lo que soy, no por lo que creen que soy.
    Un beso

  8. Amélie

    Tienes razón, Epi, antiguamente se ocultaban las cosas, se decían muchas mentiras, sobre todo en este país. Menos mal todo ha cambiado….enhorabuena por tus dos niñas, eres una gran persona Epi.
    Besos para ti y tu familia.

  9. Ángel Saiz Mora

    Una imagen puede ser muy esclarecedora. No pienso que tu protagonista, al conocer su verdadero origen, se haya sentido defraudada, creo que tus padres son los que te crían y lo dan todo por ti, cuestión sanguínea aparte, pero sí que le ha servido para reafirmarse en su verdadera naturaleza y no sentirse un “bicho raro” por ser diferente.
    Suerte y un saludo.

  10. Evocador tu relato. Me gusta la manera como descubre todos los interrogantes que seguramente llevaba dentro. Esa foto dentro de esos libros lo han hecho posible.

    Mucha suerte

    Besitos

  11. Pues a mi me parece un giro interesante en su vida empezar a comprenderse por fin, cuando ya sus padres están a salvo de dar expliaciones. Una escena casi cinematográfica, Gina. Un beso.

Dejar una respuesta