Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

32. CONGAS

Para mi esa verbena no era más que la posibilidad de bailar con ella sin que a nadie le pareciera extraño ni se percatara de lo nuestro.

Mientras disfrutaban de “La conga de Jalisco”, como si vivieran el gran momento de sus cotidianas vidas, nos escapamos a la era para tumbarnos bajo la atenta mirada de una luna disfrazada de enorme canica blanca.

Fue al paso de una estrella fugaz cuando Lucia propuso que pensáramos un deseo en silencio entrelazando nuestras manos, y según ella si coincidíamos se cumpliría al instante.

La verdad es que el instante duró cuatro verbenas, pero a los quince años, en la misma era, bajo el mismo cielo, pero con luna nueva, no hubiéramos visto pasar a un metro de nuestros descubiertos cuerpos al mismísimo diablo en un carro de fuego.

19 Respuestas

  1. Ana Fúster

    A los quince años no distingue uno las puertas del mismísimo infierno en las narices cuando está en el séptimo cielo con otra personilla (ni a los veinte, ni a los treinta…). Qué recuerdos de verbenas playeras, bailes en pareja, cuerpos pegoteados de sudor y arena, miradas, rubores y demás. Muy nostálgico. Saludos y suerte.

    1. Javier Palanca

      Gracias, Ana. Me alegra te haga revivir recuerdos agradables. Yo a los quince no viví algo así de contundente, por eso seguramente lo hago mientras escribo, es una manera de crearme vidas paralelas.

      Un beso

    1. Javier Palanca

      Gracias, M Belén. Es una época seguramente irrepetible, pero casi que mejor que así sea porque cuando se da mal ¡vaya tela!

      Besos

  2. Modes Lobato Marcos

    Joee… Quien hubiera podido sentir en esa era que el mundo empezaba y acababa en ella…

    No sé si a esa edad se siente el amor más puro y sincero.
    Pero el más inocente, sin duda.
    Tú y yo, juntos para siempre.

    Para mi desgracia, con quince años, mi amor (Clara, que habrá sido de ti?), pasaba de mí a unos niveles estratosfericos.

    Le molaba el macarra malote de la Puch Cóndor…
    En fin.

    Muy bueno, Javier.

  3. Javier Palanca

    Modes, yo a esa edad estaba más bien en la parra todavía, pero acabó por llegar ese momento de subidones y bajones.

    Un saludo

  4. J u a n P é r e z

    Me he visto en tiempos pasados, y en muchos aspectos sigo igual. Me encanta TU PSICO ESCRITURA. LA HAS COMPUESTO PARA SENTIRSE PARTICIPATIVO

    Un Abrazo Inmenso. J u a n .

    1. Javier Palanca

      Juan, me gusta lo que me dices de sentirse participativo, creo que es algo que en general nos apetece que pase en relatos como este.

      Gracias y un abrazote

    1. Javier Palanca

      Gracias, Juan Antonio. Me gusta abrir armarios. Que te guste el final es estupendo porque quería que reflejara la explosión del momento.

      Un fuerte abrazo.

  5. Es un relato que engancha en la primera frase “Para mi esa verbena…” Y por lo que he visto en los comentarios creo que no he sido la única que ha viajado en el tiempo con tu micro, y es que tiene esa magia de las historias comunes, que se sienten en la piel.
    Muy bueno. Suerte y abrazos

Dejar una respuesta