Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

78. CUANDO SUFICIENTE ES MUCHO

Recogiendo colillas por calles y callejones se agudiza mucho la vista, y no pasa desapercibida una preñada cartera que acaba pariendo billetes jamás vistos ni sopesados.

Era como un regalo intentando compensar las Navidades pretéritas de una vida sin luces ni gracias que traer al recuerdo.

Me dirigí a la taberna del puerto mientras pensaba, con una sonrisa boba, que si me administraba podría fumar, beber e incluso comer durante una buena temporada.

En la barra había un trajeado rechoncho, pasado de copas, maldiciendo a una mujer con la que era evidente que todo se había ido al traste; y cuando Charles le convenció de que se fuera a casa, se puso a llorar como un niño porque comprobó que no llevaba la cartera.

El tabernero era buen tipo y le dijo que ya pagaría otro día, pero él insistió en entregarle, al que abonara su cuenta, un billete para el camarote 115 del Titanic que ya no le hacía mísera ilusión.

Me aproximé raudo para atraparlo, pero el bruto de Jones me metió un viaje endiablado.

Desde el suelo, le miré con rabia ante tal humillación, hasta que concluí que para mi la jornada ya había sido suficientemente afortunada.

 

23 Respuestas

  1. Modes Lobato Marcos

    A ver si lo he pillado (es que los nombres propios me han despistado un tanto).

    Un pobreton encuentra una cartera, va a un bareto y allí ve a un zampabollos (se supone que fue el que la perdió).
    El pájaro ofrece un pasaje en el Titanic al que le pague el copazo, el prota va a pagar y alguien le suelta un hostiazo, y sin saberlo le hace el favor del siglo.
    No pagas, no subes al barco, no palmas.

    Si. Fue su día de suerte.
    A veces el destino teje sus hilos de modo caprichoso…

    Original, muy original e ingenioso relato.

    Enhorabuena, Javier, me ha molado aunque no fueses mi mejor amigo, pero como lo eres pues…

    1. Javier Palanca

      Edita, esa era la intención, que se leyera fácil como una historia en la que uno se mete hasta el final sin cansarse hasta la conclusión. Por lo que me dices, algo he conseguido, y me alegra.

      Mis besos

  2. Mª Belén Mateos

    Suerte extrema la de tu protagonista, una forma diferente de abordar el tema de este mes. Espero que también a ti te de suerte este relato
    Un abrazo Javier.

  3. Reve Llyn

    Muy bien tejidos -y narrados- los hilos de la suerte, relatas de una forma muy completa un suceso ajeno al tema y luego lo encajas de perlas. Un enfoque diferente. Me gusta.

  4. Isabel

    Bueno, bueno, por un instante creí que el protagonista iba a cambiar su suerte por la del trajeado. Bien supo encajar su golpe y reaccionar a tiempo para que la avaricia no rompiera el saco. Suficiente es mucho, como muy bien dice tu título. En este caso, un poco más habría sido mucho peor que nada.
    Qué historia tan bien resuelta.

Dejar una respuesta