Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

126. Desengaños

Tantas veces le habían roto el corazón −me dijo−, que decidió darlo por muerto. Como un conjuro, para que no volviera a despertar, había tatuado un RIP sobre su pecho izquierdo. Le quité la blusa despacito y, mientras repasaba aquellas tres mayúsculas con la yema del índice, juré que mis caricias borrarían el epitafio. Nunca volvió a darme la oportunidad.

5 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un corazón realmente muerto, que no quiere revivir porque no soportaría sufrir de nuevo, de ahí el mensaje que certifica su defunción que, como buen epitafio, es definitivo y no tiene vuelta atrás.
    Breve e intenso.
    Un saludo y suerte, Elisa

  2. Mª Belén Mateos

    Un dolor grabado a fuego en su pecho. Un dejar de latir por no querer volver a sufrir. Una caricia llegada a destiempo.
    Fantástico relato Elisa.
    Un beso preciosa.

  3. ¡Qué tristeza, una “muerte” en vida! Seguro que nunca le da otra oportunidad?? Si sigue con sus caricias desbordantes de sentimientos…
    Bien contado, dando una nueva interpretación al “epitafio” del mes
    Saludos,
    Carme.

Dejar una respuesta