Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

10. DESPECHO

 

Un salón de grandes dimensiones me sorprendió al traspasar el umbral, donde se iba a celebrar aquel baile de disfraces, como indicaba la barroca invitación que encontré una  mañana en mi mesa de trabajo. Telas y complementos competían en ostentación con las más variadas máscaras, y grandes lámparas de abalorios, reflejaban suntuosos collares y botonaduras, dando a la pieza la apariencia propia del fasto de un  salón veneciano  abarrotado de personajes célebres. Mi timidez inicial se convertía en  desparpajo, a medida que pasaba la noche entre bailes y copas, siempre bajo el anonimato que nos proporcionaban las máscaras.

En un momento de la fiesta, me vi prácticamente arrastrada por un experto bailarín al centro de la pista,donde bailamos sin descanso buena parte de la noche, hasta que el sátiro creyendo haber ganado confianza y aprovechando un molinete, deslizaba una mano en mi escote mientras  me aferraba una nalga con la otra. La bofetada que le propiné produjo un silencio atronador a nuestro alrededor, que aproveché para abandonar la fiesta.

Al día siguiente ,mi jefe bastante irritado me llamó a su despacho, y sin darme ninguna explicación ,me comunicó que a partir del próximo mes prescindía de mis servicios.

17 Respuestas

  1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Lo jodido es que el cabronazo no le dio ninguna explicación por el despido. A nuestra protagonista no le quedó ni siquiera la opción de replicar con un ” no sabía que era usted, Don Antonio” o acusarle formalmente de acoso sexual y llevarse una pasta. Entretenido relato Nuria.
    Un beso.

  2. Hola, Nuria.
    Menudo capu***! Anda y que le den al tío asqueroso…
    Me ha parecido un micro que, con aires divertidos, muestra una realidad que no me gusta nada.
    Buena historia, Nuria.
    Unos besos, guapa.

  3. Salvador Esteve

    Nuria, la careta se la quitó en el despacho, donde se merecía que tu protagonista abrillantara un poco la punta de su zapato con una patada donde más duele. Me ha gustado. Abrazos.

  4. Ángel Saiz Mora

    Es bueno que caigan las máscaras y se vea la realidad. En el fondo es lo mejor que le pudo suceder, dejar de tener como jefe a ese sujeto que se oculta bajo un disfraz para dar rienda suelta a su lascivia. Un relato muy bien llevado. Saludos.

  5. José Ángel

    Nuria, el relato tambien podría llamarse perversión porque un
    Pervertido era el fefe.
    Enhorabuena por tu imaimaginación y que tengas suerte este mes

  6. Eva García

    Que jodío abusón. Ahora entiend lo de la invitación barroca en su mesa, anda que lo que montan algunos pa ligar…;). Yo además del bofetón le hubiera propinado una patadita en…ya sabes. Un beso, Nuria.

  7. bueno al menos le queda la satisfacción de haberse librado de un impresentable, y de haberle colocado una buena bofetada.
    Y eso sí que le pida la indemnización por despido improcedente…
    Saludos

Dejar una respuesta