Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

DIC114. RO RO MI NIÑITO, de María Rojas

Con alegría esperamos, tras la recogida de la cosecha, las fiestas de las adoraciones al Niño Dios.
A las jóvenes nos visten de inmaculado blanco y nos engalanan con alas y coronas de cartón dorado. Parecemos ángeles chamuscados, danzando entre el humo de la pólvora y los olores anisados del aguardiente.
Las mujeres en edad de merecer se hermosean y mecen, entre rítmicas recitaciones, a los bebés recién nacidos. Estas celebraciones son un reencuentro con nuestro lejano pasado. En ellas bailamos, cantamos y bebemos, al ritmo de los tambores africanos.
Mi mamá mientras acaricia mi ensortijado pelo le canta al que dicen que es mi papá.
“Un pájaro me ofreció
las plumas de su copete,
no hay pájaro en esta vida
que cumpla lo que promete”.

18 Respuestas

  1. Hola, María.

    Deben de pasárselo la mar de bien con esas celebraciones…
    Me ha parecido muy divertida la coplilla del final como colofón a tu micro, aunque también me ha dado penita esa niña o niño que no debe saber bien quién es su papá.

    Besos.

    1. Muy común entre las comunidades negras del Pacífico colombiano el no saber nada sobre el padre. Triste realidad.
      “Mamita, mamita, ¿quién es mi papá?”. “Salí a la calle que Alguno será”.

      Muchas felicidades, tocaya.

  2. María, triste historia de un pasado que seguimos llevando en la mochila. Cantos africanos en Colombia (Cauca) que recuerdan que fueron llevados por españoles y portugueses a la fuerza en aquellos barcos negreros. Mejor no conocer el horror que tuvieron que pasar.
    Ahora cruzan el mar empujados por la pobreza. Cuándo podrán vivir en paz.
    Un beso y felicidad sobre todo para ellos.

    1. Efectivamente Epífisis. Lo más curioso es que todavía se celebran estas adoraciones, en el mes de febrero, pues en diciembre tenían que atender a los amos. Durísima la vida de estos hombres, que aunque libertos, siguen pasando penurias.

      Felicidades para ellos y para nosotros.

    1. Belén, resume alegría, pero también denuncia la situación nada favorecida de los negros que tenían que celebrar la Navidad, después de la cosecha, en febrero. Diciembre era la Navidad de los amos y los negros tenían que trabajar para ellos.

      Un abrazo y felicidades.

Dejar una respuesta