Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

138. Eclesiastés 3 (miguel Jiménez)

Vagamos por estanterías repletas de almas vírgenes, de vidas por conquistar; la elección siempre es un misterio. El inicio es un lamento sobre la hoja en blanco, el prólogo de un nosotros. Ávidos, como un vaso vacío.

Los primeros capítulos marcan la trama y la urdimbre. Aquí y allá nos siembran de los detalles, pero somos jóvenes y los detalles no son nuestro camino. Somos fuertes, todo es posible; somos la idea clara de lo que debería ser. Cada vuelta de página es un estímulo, cada descubrimiento un hechizo.

Hacia la mitad, o un poco antes, tenemos ya una cierta idea de lo que no será, pero aún nos quedan bastantes probables. Un poco más adelante empezamos a notar el cambio. Al principio no más que una leve pendiente, agradable, casi bienvenida.

Fluimos. Contemplamos el paisaje, disfrutamos de sensaciones. Reconocemos los detalles que dejamos pasar en el segundo párrafo y nos lamentamos, o no.

Aceleramos. Apuramos apuestas. Ya la mano izquierda pesa claramente más que la derecha. Quedan pocos capítulos y ya sabemos que nos quedará tanto por leer, tanto por decir.

La ladera se vuelve barranco.  Aferrados a la última, colgando, nos queda decidir si valió la pena.

¿Fin?

12 Respuestas

  1. Antonia

    Profundo andamos hoy. Buenas metáforas sobre la vida, ese caminar pasando páginas, donde somos personajes a merced de autores y de antagonistas, pero donde también podemos torcer el rumbo, escoger línea y llegar a uno o a otro final. Me gusta como escribes, describes y analizas. Espero que tengas suerte, hasta pronto y abrazo.

    p.s. Fin, no, mejor continuará…

  2. Juan Antonio

    Miguel… bonita cronología vivenciada llena de ideas que forman imágenes. Me resulta muy original y creo que vale lo que pesa. Y espero que pese mucho y llegue lejos. Mucha suerte 🙂

  3. Buen colofón has puesto al mes de abril con todo un homenaje al estímulo del mes. Me ha gustado mucho cómo has narrado lo que se experimenta cuando se lee un libro. Que tengas mucha suerte con tu apuesta.

  4. Generalmente, a mi me gusta más cuando la mano izquierda aún no soporta peso , lo contrario suele darme pena. Y cuando ninguna de las dos soporta el peso y me cae el libro en la cara (suelo leer en la cama) mal asunto. Suerte don Miguel.

    PS: ¡¡Gracias JAMS!! ¡¡ahora si que veo lo que escribo otra vez!! (y es un alivio…)

    1. Cuando el libro es bueno, a mi también me da pena cuando de repente descubro que ya la mano izquierda me pesa mucho. Lo de la cama ni lo intento, que me duermo antes de llegar, je je, lo mío son los transportes públicos.

      Besos Salamandra, suerte para ti también.

Dejar una respuesta