Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

12. El infarto

 

Miriñaques y polisones fueron convenientemente acomodados en el asiento del taxi. A la vez atusó su peluca de tirabuzones.

Media hora después subía las imponentes escaleras del Casino mientras se ajustaba la máscara.

En el salón de baile, varias parejas danzaban con Strauss de fondo. Esperaba que su amigo Paolo no tardara en llegar. Buscó su móvil, pero se lo había dejado en casa.

Sintió una mano en su hombro y al volverse un elegante caballero le hizo una reverencia. Paolo le pareció irresistiblemente seductor bajo su antifaz. Delicadamente la condujo a la pista central.

Bailaron. Girando y girando, de repente un beso robado, al que siguieron otros consentidos. Por fin se habían decidido.

De madrugada él la acompañó. Se despidieron en el portal, entre besos y jadeos. Al entrar en casa se quitó la máscara y vio el móvil. En un impulso lo cogió para invitarle a subir y poner así la guinda a una noche perfecta.

Había un mensaje de Paolo. Segura de que él quería lo mismo, lo leyó temblando de deseo:

“Niña, lo siento. No puedo ir al baile, mi padre ha tenido un infarto y está jodido en el hospital. Ve tú y diviértete. Hablamos.”

*Asunción Buendía.

57 Respuestas

  1. Virtudes Torres

    Esto nos enseñará que antes de dar la mano a alguien hay que quitarle la máscara.
    Claro que a lo mejor nos encontramos que debajo de la primera hay otra.
    También puede que no queramos saber quién hay detrás de la mascara.
    Y lo mejor “que nos quiten lo bailao”
    Abrazos.

  2. Gracias Juana, las máscaras propician las confusioes, por ello la idea es muy evidente, mas de uno la usaremos en este mes.
    Pero lo divertido será ver cómo lo hacemos cada uno.
    Besos

  3. Ana se confundió porque aún no se había besado con Paolo, se gustaban y realmente dieron el paso en la fiesta. Pero resultó que se había equivocado y era otro. Todo un enredo, es que las máscaras tienen un peligro…
    Besos.

  4. Hola, Asun.

    Me queda la intriga por saber quién sería el bailarín que le robó besos y le pellizcó un poquito el corazón… Bueno, qué más da, la vida son dos días y hay que aprovecharlos.
    Besos, guapa, y felicitaciones. A mí me ha encantado.

  5. Salvador Esteve

    Asun, muy divertido y creo que los besos con el desconocido hacen que Paolo no sea su único objetivo y abra su abanico de posibilidades, jaja. Abrazos.

  6. Ángel Saiz Mora

    Quién sabe si el desconocido no podría pasar a ser íntimo, desplazando a Paolo, y si no que no hubiese escrito su mensaje: “Ve tú y diviértete”. A tu protagonista siempre le quedará la duda de quién había tras de esa máscara. Un relato con sorpresa final, capaz de abrir un abanico de posibilidades. Suerte.

    1. El bueno de Paolo le dijo vé y diviértete, pero seguro que no imaginaba hasta qué punto ella lo hizo.
      Pero fue un cúmulo de casualidades, como a veces ocurre en la vida.
      Un abrazo.

  7. Muy buen desenlace. Me ha conquistado el enmascarado pues ella tiene una confusión, ¿pero él? ¿Qué intenciones tenía? De hecho buenas pues no buscó más en la cita. Jo, casi da para otro micro. Saludos

    1. Pues no se que intenciones tedría, por lo pronto aprovechó la buena disposición de ella que le creía su amigo Paolo. Casi todos los micros dan para mucho más, pero eso ya que lo imagine cada uno.
      Abrazos

  8. Ana Fúster

    Como tú dices, puede que fuese el destino, así que mejor olvidarse de Paolo y lanzarse a la aventura de localizar de nuevo al enmascarado con el que ha disfrutado de una noche mágica. Y si no lo encuentra, siempre le quedará un recuerdo que los años magnificarán hasta hacerlo aún mejor de lo que fue. Me ha gustado. Suerte.

  9. María Elena Sánchez Álvarez

    Asun, un relato muy ingenioso y bien contado. Vaya sorpresa que se ha llevado tu protagonista. Ahora tendrá que elegir…
    Me ha gustado mucho.
    Suerte.

  10. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Cómo sigue? por favor.
    Muy bien contado, Asun. Se intuía el final, pero siempre queda una duda.
    ¡qué frío hace en Madrid!
    Un beso.

    1. Gracias Jesús, no sabes lo que me anima tu comentario. Y en Madrid efectivamente hace frío, pero mejor ahora y que luego la primavera nos sorprenda con su tibieza.
      Un abrazo grande.

  11. Mel

    Andá como para que le de un infarto de verdad. Fíate tú de los enmascarados, y eso que fue de lo más galante y le acompañó a casa y todo, Y el noviete que majo que le dice , hala yo al hospi y tú de juerga, que modernos ellos!!

  12. Rafa Heredero

    Quizá fue el destino caprichoso, el azar, o puede que el espíritu del propio Paolo para que ella se decidiese de una vez: solo necesitaba una noche mágica, unos besos y un empujoncito. Sorpresa de infarto la que te reservas para el final.
    Suerte y saludos.

  13. Ten cuidado Asun, que puedes encontrarte conmigo y voy con disfraz. Te diré que con máscaras se besa muy mal y además el papel maché se deshace. Habláis de que te quiten lo bailao y tenéis razón, muchas personas se desmelenan.
    Un beso

  14. Bueno yo tengo algunas máscaras venecianas que no tapan la boca, y son preciosas.
    Respecto a encontrarnos, quién sabe! yo tengo una fiesta de disfraces este mismo viernes, ya ves.
    En fin me alegro de que me hayas leído.
    Besitos.

  15. José Ángel

    Pasó lo que tenía que pasar. El destino había puesto a aquel enmascarado en su camino. La vida es así, su amigo Paolo se encuentra a la vuelta de la esquina con su padre enfermo y con esa amiga que por una casualidad ya no será nada más.
    Las coincidencias existen, y para mal.

    Enhorabuena por el relato Asun, me ha gustado mucho la historia que has inventando.

    Saludos

  16. Gracias Jose Ángel, estoy de acuerdo, siempre pasa lo que tiene que pasar. Y casi siempre las coincidencias, como bien dices son para mal.
    C´est la vie!!!
    Un abrazo.

  17. Bueno a mi me pareció un buen título, el infarto no sale a relucir hasta el final, luego así mantiene el interés.
    Quería plasmar el enredo que juega siempre en los carnavales, las máscaras lo propician.
    Besitos

  18. Modes Lobato Marcos

    Y, digo yo…
    Esta mozuela no notó diferencia entre los besos de Paolo y del pájaro aprovechao?
    Um… No se, no se, me parece a mi que se hizo la tonta y tiró palante, y que me quiten lo bailao, y voy a darle una alegría al cuerpo, y dame mambo Paolo (aunque de sobra sé que no lo eres, ladrón),y…
    Vamos, que me ha gustado tu Relato de confusiones. Realmente ese debería ser el motivo de llevarlas.
    Un beso gordote.

  19. Ay Modes lo mismo llevas toda la razón, que si sí, que si no y por lo pronto ella se dejó. No es que en realidad aún no habían llegado los besitos con Paolo y por eso no lo distinguió.
    Eso sí que lo pasara luego, eso ya es otra historia…
    Un beso grande para ti también.

Dejar una respuesta