Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

38. EL ÚLTIMO ENSAYO (Petra Acero)

La viste de princesa, llena la bañera de agua y la ahoga. Después la mira ausente, imitando la mueca materna que a todos preocupa tanto… Entonces, Anabel sumerge de nuevo las manos en la bañera y gira a la muerta. “Así, boca abajo, como Borja en la piscina.”

Anabel tiene ocho años, los ojos azules y el pelo rubio: ¡parece un ángel! Un ángel que aplaza, día tras día, la promesa pactada con el mismísimo Borja.

Borja fue su novio el curso pasado. Ahora, no. Este año, Borja viaja en el “Barco del amor” para siempre. Anabel le prometió que irían juntos… Por eso hoy acaba de ahogar a su muñeca preferida: la rubia con cara de ángel.

—No es cosa mía, doctor, créame. Ha colgado un cartel en la puerta del cuarto de baño: “camarote 115″  y, aunque no son tres seises, me asusta…  Se encierra ahí, horas y horas, con el grifo abierto… Mi marido dice que la culpa la tiene ese guaperas del Titanic. Que ya se le pasarán las ganas de bucear en la bañera. Que soy yo la que veo historias raras…, ¡que Anabel no se parece a mi!

 

29 Respuestas

  1. Ummm menudo thriller psicológico nos presentas. Al principio nos dejas sin aliento pensando a quién ha ahogado Anabel, luego resulta ser una niña y su muñeca. Pero esto no soluciona la situación, seguimos en la intriga de qué ocurre en esa casa.
    Y por último nos abres la puerta a todo tipo de salidas con la última frase, Anabel no se parece a mi!!!
    Me dejas cavilando.
    Muy bien Petra / Amparo, un placer leerte.
    Besos

  2. Desde luego Amparo tu relato destila intriga por los cuatro costados. Esa niña que ahoga a su muñeca, su fijación por el baño y el guaperas…

    Y la frase final para darle la ultima vuelta de tuerca.

    Buen texto.

    Mucha suerte en el concurso.

    1. Pues sí, Alfonso. Una niña que trata de emular una peli sobre el amor, la entrega de una pareja. Una niña que necesita, tal vez, estabilidad emocional; que todavía no distingue entre la vida y la muerte… la que le llevará junto a su “novio” ahogado en la piscina.

      Muchas graciasss
      Un abrazo

  3. Hola, Amparo.

    Jó, esa Anabel no me parece un ángel, precisamente.
    Cuántas pistas has ido dejando para describir a una demonia… Así la veo yo.
    ¿No tendrá nada que ver con esa Anabel diabólica que está ahora en los cines?
    En fin, suerte guapa.
    Un abrazo.

    1. Las caras de ángel no son siempre lo que parecen.
      Más que demonia, Towanda, es una mente obsesionada, enferma. Una mente que se ha “disparado” tras contemplar una tragedia: el ahogamiento de ese niño que tanto quería. Una mente que le viene de familia…

      Un abrazoooo grande

  4. Después de correr Hice una paella al estilo Sotirios(Soy uno de los mejores comineros de toda la historia de la humanidad) y dije voy a leer el cuento de mi amiga. Vaya angustia con la primera frase menos mal que al final era una muñeca. Me ha dado mucha gracia de los tres seises, ja, ja ,ja , como mi relato. Me parece un micro muy entretenido y ameno de leer. Un fuerte abrazo y no puedo terminar sin decirle tres palabras. Guapa, guapa ,guapa, Sotirios.

  5. Virtudes Torres Losa

    He ido empapándome de tu relato. Me gustan las historias de intriga y has conseguido entusiasmarme.
    Esa niña aunque sea una diabla, está pensando en vestirse de princesa para el encuentro con su amado.
    Y ese nombre, tan en boga, le ayuda. Suerte y un beso.

  6. Amparo, pone los pelos de punta tu relato, Tan simple y cuidado, sin palabras demás, pero terrible y conciso. Si no se lleva el primer premio Ana con el comentario este es el ganador seguro.
    Un gran abrazo amiga y mucha suerte.

  7. Modes Lobato Marcos

    Bueno, bueno…
    Esto no lo arregla ni Super Nanny.
    A ver, que empiezo, cariño:
    Cecil B. De Mille decía que toda película tenia que comenzar con un terremoto y después ir hacia arriba.
    Tú, vas, y en la primera escena te cargas a una niña (vaaaaale,luego se descubre que es una Barbie, o Nancy, o Barriguitas de Famosa, o Muñeca Chochona, o…).
    Pero, en un primer momento nos dejas petrificados(has visto que sutil homenaje hago a Petra Acero?).
    Luego, lo de la mueca turbia de la mamma…
    El pobre Borjita que hizo o le hicieron glub, glub, glub, en la piscina…
    Y después lo del 666 pa completar el pack de buen rollo hereditario o no…
    Pues, mami pelin tarada, deja que te diga que Annabel si se parece a ti.

    O no…

    ESPECTACULAR, AMPARO.

    MUY, MUY BUENO.

    Venga, me piro que no llego a misa de 1, y además hoy me toca confesión con don Fabián.

    Un besazo de estos de no despegarnos, y no olvides que eres mi mejor amiga.

  8. Isabel

    Una promesa es una promesa, pero claro, ella no quiere morir. Lo hará su sustituta en miniatura. Lo que asusta es que parece que se está recreando. Y lo que mas asusta es la parte que imita de su madre.
    Sin duda una historia que da mucho que pensar. Inquieta.

  9. Jope, Petra, el primer párrafo ya es de por sí un micro. Una niña que ahoga a su muñeca y pone la mueca de amargura de la madre. ¿Se le ahogo el hermano? ¿Lo ahogo ella? Veré que dices en las siguientes líneas.
    Uff, esa referencia al “barco del amor” hace que me pierda. ¿La serie de televisión? Para mí que ahogo al compañero, ha visto la historia de amor del Titanic y no se ha enterado. Creo que te has inspirado en la ilustración del mes de Rosa Iglesias. Veré que dices en los comentarios. Bueno, casi casi. Suerte, Petra.

  10. Mª Belén Mateos

    Petra que interesante entrada en tu relato. Ese ahogamiento te deja con la boca abierta esperando la siguiente línea. Menos mal que era una muñeca.
    En la infancia es fácil que te impacten algunos hechos, como el de su amigo Borja, y luego dejan huella de por vida.
    un beso y suerte.

  11. Izaskun

    Uf. Cuantas pistas, Petra. Un ahogamiento, una promesa. La sospecha de una enfermedad mental heredada, un retazo del mal con su 666…Un micro lleno de intriga, que nos deja con el alma en vilo y montones de preguntas en el aire. Enhorabuena y suerte.
    Besicos

  12. Estos relatos me superan. Me dejan con tantas incógnitas, que me impiden seguir leyendo. Está muy bien contado y todo lo que queráis, pero hay tantas puertas abiertas por las que entrar… La madre, la promesa… en fin tantas cosas que nos dejas pidiéndote más y mas, Amparo. Felicidades.

  13. Madre mía, Petra/Amparo, menudo escenario nos presentas para este último ensayo. Pone los pelos de punta. Una historia muy bien tramada, que al principio parece un enredo difícil de entender, pero que enseguida que tiras un poquito del hilo ves todo lo que hay ahí debajo y te sorprende y te deja pensando en todas las posibilidades.
    Suerte y abrazos

Dejar una respuesta