Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

109. En el nombre de Dios Nuestro Señor. (Montesinadas)

Caminé desde los infiernos sobre tus pisadas hasta llegar a tu lado. Sobre el campo de batalla, miles de  cadáveres, hombres ahorcados, lanzas tronchadas, puntas de flecha semienterradas y dedos cortados aún con movimiento. Las almas de los moribundos desguarnecidas, aleteando sin rumbo  preciso, cabezas cercenadas rodando por la ladera de la colina de hierba derrotada y el espíritu de la rendición oculto tras cada piedra.

No habrá piedad con los cautivos que serán obligados a desmembrar y comer a los muertos de su bando y luego, entre ellos mismos, para evitar la herejía de un entierro y su llegada al paraíso como mártires. Al atardecer, en tu nombre, se largarán a los perros bendecidos sobre los trozos de carne que aun floten en el fango.

En la próxima batalla, permitirás la violación de vírgenes sin importar su edad temprana, propagarás la doctrina escrita en los cascos de los caballos y por la fe verdadera, proclamada a sablazos, se levantarán más templos sobre los esqueletos de los infieles. Y si fuera necesario, se abrirán los cielos para sitiar, bajo la fuerza del sol o de las tinieblas, al nuevo enemigo, porque tú siempre estarás sediento de sangre.

 

29 Respuestas

  1. Esther Cuesta

    Impresionante, duro de leer y más de masticar. Muy bien escrito y descrito. Todas las guerras son horribles, pero cuando se hacen en nombre del dios que sea, todavía son más dolorosas. Me ha gustado mucho.

  2. Isabel

    Si al mio le llamas trepidante…
    Tu relato parece los 10 mandamientos pero contados desde las tinieblas.
    Permitirás…
    Propagarás…
    Es salvaje (con la s inicial bien marcada)

  3. Cari

    Preciosa apología de la paz, desde el momento en que te hace consciente, más si cabe, de los horrores de la guerra.
    Dureza y belleza a partes iguales para describirla, ¡enhorabuena Manuel!, me ha encantado. La hierba derrotada es una bonita metáfora.

  4. Ángel Saiz Mora

    Una descripción extraordinariamente rica en matices del paisaje al final de una batalla, identificado como el infierno absoluto, un lugar donde nadie puede haber ganado nada y todo es desolación.
    Maldita “fe verdadera”, invenciones humanas creídas a pies juntillas, que en lugar de unir a la Humanidad generan odios ancestrales, enemistades irreconciliables, cuántas atrocidades se han cometido en su nombre y cuántas nos quedarán por ver.
    Fantástico, Manuel.
    Un abrazo

  5. Nos has noqueado a todos. Esto es escribir sobre la guerra, con la crudeza necesaria para estremecer a las almas cándidas que miramos, pontificamos y seguimos con lo nuestro. Porque, ¿qué se puede hacer? Escribir así.
    Mi humilde felicitación, don Manuel.

  6. Amparo Martínez (Petra Acero)

    Un contenido duro. Un relato atroz de bestias contra quienes sean. No quiero pensar en seres humanos. El odio, el poder, la supremacía, la religión… nunca pueden justificar la barbarie, la guerra.
    Un relato violento, muyyyy bien escrito, Manuel.
    Me dejas tocada, con pena, casi con miedo… Ironía de un dios duro, sanguinario.
    Has conseguido crear un gran relato, señor Montesinos.
    Un abrazoooo

  7. dannielirazu@gmail.com

    Leído con énfasis y convencimiento por un sacerdote con capucha, creyente en cualquiera de los dioses de sangre que ha convenido inventar, desde el altillo de un templo de interior tenebroso, tu texto sonaría a rezo. Impactante tu relato, con uso muy certero de un contexto bélico. Saludos.

  8. María Cotero

    Como Rousseau, pienso que el hombre es bueno por naturaleza, pero la sociedad lo corrompe.También es libre para tomar sus decisiones.Un acto criminal individual puede estar influenciado por la psicología del individuo, pero en las barbaries colectivas (como las que tan bien describes) juegan un papel fundamental los principios o creencias de la época en que ocurren; bien sean: políticas, económicas, religiosas….
    Excelente relato. Un saludo.

  9. calamanda

    Manuel, mantienes esa fuerza de ritmo desde el principio hasta el fin del relato. El tema es lo suficientemente duro para refortalecer tu precisa prosa. Suerte y saludos

  10. Mª Belén Mateos

    Crudo relato, duro de leer por la crueldad de las palabras que tan magistralmente has ido dejando caer, lo mismo que los cuerpos y los miembros de los combatientes.
    un abrazo Manuel.

  11. Eduardo Iáñez

    Terrible Dios, sea cual sea. Terrible guerra en su nombre. Terrible el hombre que la hace. Terrible historia, nuestra historia. Un relato tterrible, maestro Montesinos, encanta terrible.

  12. Salvador Esteve

    Manuel, desgarrador relato, cada frase más dura, nos dejas sin aliento, y solo al final, tras un suspiro, puedes reaccionar. Me ha encantado. Abrazos.

  13. Mel

    Uf has conseguido ponerme los pelos de punta, y lo peor es que no es solo un relato sino una crónica histórica, de cualquier época, raza y credo. Las mayores salvajadas siempre en nombre de Dios. Impactante sin duda.
    Me gusta el inicio, saliendo del Infierno, qué chocante y qué cierto.
    Abrazos Manuel,

  14. Llego tarde este mes pero llego. Soberbio relato con tintes armaggedónicos de batalla bíblica. El diablo anda suelto en todas y cada una de las batallas. Y tú con tus buenas letras lo has fotografiado. Mucha suerte 🙂

Dejar una respuesta