Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

45. ENCANTADO (Amparo Martínez Alonso)

Cuando le dije a Sofí Castelo que no quería ser su novio, me amenazó con un conjuro que hablaba de dientes de dragón. Luego, lanzó cuatro escupitajos al suelo —uno por cada punto cardinal—, girando la cabeza 360 grados. Yo me burlé de sus amenazas: “Sofíaaa, no te tengo miedo ni de noche ni de díaaa”. Aunque no era cierto. Estaba seguro de que Sofí tenía poderes, y uno de ellos era ese: ¡girar la cabeza como la niña de El Exorcista! Molaba cuando jugábamos al escondite inglés, al balón prisionero o al veo-veo, pero en ocasiones como aquella, ¡acojonaba!

Al día siguiente, la familia Castelo murió en un accidente de tráfico. Desde entonces, el recuerdo de Sofí me obsesiona. Su hechizo consiguió que ninguna de mis relaciones amorosas prosperaran… Pasados los años, todavía continúo buscando sus “señales” por la ciudad.

Hoy descubrí su imagen en un grafiti: una sombra gris custodiada por dragones multicolores. ¡Se me aceleró el corazón! Solo tenía que escupir cuatro veces y… ¡adiós maldición! Me acerqué al muro. Sofí giró la cabeza y me miró. ¡Juro que me miró! Acaricié su mejilla descarnada. “Te echo de menos”, susurré. Sofí sonrió. Yo tragué saliva, ¡toda!

16 Respuestas

  1. Pues tu cuento también da miedito -menos mal que yo no creo en hechizos ni encantamentos-. Y qué casualidad que hayamos coincidido con la misma niña y decidido comentar nuestros trabajos…. jajaja

    Amparo, me gusta la agilidad con la que nos cuentas esta genial historia.
    Un besazo.

    1. Jajaja. Creo que hemos coincidido todos con la misma niña 🙂
      La verdad es que la foto parece estar realizada «ad hoc» para crear una historia.

      Un abrazooo grande

  2. Mar Horno García

    Una historia preciosa a la vez que inquietante. Quien más quien menos tiene miedo a las maldiciones, pero esta Sofí es encantadora. Fantástica como siempre, un beso Amparo.

  3. Javier Puchades

    Amparo, yo no quiero encontrarme con esta Sofi, ya que realmente como dices en tu relato “acojona” y mucho. Este amor/miedo de tu protagonista es enfermizo ya que pienso que pese al pavor que le produce la tal Sofi, él no puede olvidarla ya que el amor puede más.
    Una historia perfectamente encajada con la fotografía, aunque sin ella tendría el mismo sentido.
    Me ha gustado mucho.
    Un abrazo enorme.

    1. Lo has clavado, Javier. Odio y miedo que se convierte en amor, en echar de menos a la persona que te tiene esclavizado.
      Una versión del síndrome de Estocolmo.
      Del amor al odio (o del odio al amor) hay un paso… eso dicen.

      Muchas gracias.
      Un abrazoooo

  4. Ángel Saiz Mora

    Tu protagonista está “encantado” con esa muchacha de una forma literal y con varias lecturas. La magia negra le produce temor y a la vez le fascina. El que no haya habido otra en su vida dice todo acerca de sus sentimientos. Juegas muy bien con estas dos sensaciones, pues si por un lado podría pensarse que esa atracción viene por un conjuro que le lanzó cuando eran niños, cuando tiene la oportunidad de romperlo no lo hace y confiesa cuánto la echa de menos, algo que no queda confirmado, como debe ser, hasta el final.
    Un relato en el que conviven lo paranormal y lo simpático, con victoria de lo último en el último (valga la redundancia) segundo.
    Un abrazo grande, Amparo. Suerte

    1. Jolines, don Ángel. Es usted un gran analista, ya lo creo!!!!
      Mira que ese “Encantado” del título jugaba un gran papel (con su doble acepción) en toda la historia. Y yo pensaba: “A ver si se entiende así”… Si después de leído el relato, el lector piensa en que no solo el protagonista está encantado por el hechizo, sino que está encantado, gozoso de haberla encontrado 🙂

      Yo estoy “encantada” de leer tus relatos y tus comentarios!!!
      Muchas gracias.
      Un abrazoooo grande para ti, Ángel.

  5. Pablo Núñez

    Qué relato, dentro del ambiente fantasmagórico que le das con mucha maestría, más tierno. Porque a mí me parece muy tierno ese roce de mejilla, ese “te hecho de menos”… Me encanta el nombre que le has puesto a la protagonista, que a todo hay que darle la importancia, y que hayas mezclado esa torsión de cuello con el recuerdo de la niña del exorcista. Genial idea la de los dragones que acompañan el hechizo y, como te he dicho antes, ese final tan tierno y que tanto me ha gustado.

    Enhorabuena por escribir tan bien y gracias por regalarnos esta historia.

    Un besote.
    Pablo

    1. Pablo, me gusta tu comentario porque me encanta cómo has asimilado el relato.
      Es alucinante (y muy muy constructivo) leer los comentarios de los compañeros.
      El adjetivo “tierno” lo define muy bien, yo también lo veo así.

      Muchas gracias, Pablo.
      Un abrazooooo

  6. ¡Qué bonito Amparo! Qué bien has conseguido ir combinando todos los ingredientes de este relato encantador. Tu protagonista, el encantado, tiene mucho mérito, esa niña que lo hechizó y de la que sigue enamorado nunca le dejará en paz, pero él, como bien reza el título vivirá encantado.

    Me gustó mucho, qué grande es leerte, que tengas mucha suerte y un abrazo.

  7. Me fascinan estos cuentos de miedo con toques de humor, pues sirven para aligerar tensión y jugar un poco al despiste. Y tú lo haces de maravilla, jugando con el lenguaje.
    Que tengas suerte. Un abrazo,

  8. Salvador Esteve

    Un amor que no fraguó en vida, pero la muerte ha hecho brotar sentimientos escondidos en el fondo de su temeroso corazón. Muy original e inquietante, Amparo. Abrazos y suerte.

Dejar una respuesta