Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

14. FÉRREOS DESEOS (Salvador Esteve)

“Esperas inerte en la tierra. A golpe de martillo forjan tu cuerpo, el fuego endurece tu alma. Proteges como escudo, matas como espada. Abanderaste una edad, una época. Ayudaste a levantar civilizaciones. Los cañones escupen tu justicia, escribiendo la historia y engrandeciendo biografías”.

Ocupado en estos pensamientos está Napoleón mientras sujeta entre sus manos una bala de cañón de hierro macizo; material que sueña con fundir y convertir en heroicas estatuas que perpetúen su grandeza.

 

Muy lejos de allí, Alison, mientras prepara la comida, mira con tristeza las ausencias en la mesa. Desea que la maldita guerra acabe y escuchar las voces de su marido y de sus hijos cruzando la puerta. Ensimismada, observa fijamente el caldero:

“Esperas inerte en la tierra. A golpe de martillo forjan tu cuerpo, el fuego endurece tu alma. Abanderaste una edad, una época. Ayudaste a aplastar pueblos. Como arado arañas la tierra que da alimento, pero anegas de lágrimas los campos de batalla. Los cañones escupen tu poder, seis libras de muerte. Cambias la historia engrandeciendo biografías con sangre”.

La rabia se apodera de Alison que, de un puntapié, derrama la comida, y con lágrimas sentencia:

—Quien a hierro mata, a hierro muere.

 

 

33 Respuestas

    1. Salvador Esteve

      Blanca, por desgracia, las historias que tienen como trasfondo la guerra siempre son tristes, siempre hay alguien que pierde. Muchas gracias, como siempre, por tus palabras. Abrazos.

  1. Ángel Saiz Mora

    Dos formas de ver una misma realidad; una basada en la gloria militar, que no hace cuentas de víctimas y sufrimientos; y otra apegada a la vida, donde se lamenta que la muerte sea un oficio, una estrategia, una política, una posibilidad. Un texto muy interesante y completo, con el contraste de dos realidades paralelas y divergentes, las caras de una misma moneda.
    Un abrazo y suerte, Salvador

    1. Salvador Esteve

      Ángel, en un principio, el relato pretendía ser una alegoría sobre el hierro, pero a medida que lo escribía lo fui humanizando en su vertiente de grandeza y miseria, como tú muy bien apuntas. Muchas gracias por tus palabras. Abrazos.

  2. bocejo@ono.com

    Para la mayoría de la Humanidad hubiera sido mejor que se hubiesen construido arados en lugar de cañones.Pero lo con la fabricación de armas algunas personas o países obtienen mayores beneficios económicos.Me agrada mucho el fondo de todos tus relatos.

    1. Salvador Esteve

      Muy cierto, creo que la fabricación de armas es la prueba inequívoca de que la humanidad necesita un reciclaje de valores morales. Muchas gracias por tu comentario. Abrazos.

  3. Dos perspectivas que has combinado a la perfección, Salvador. Ójala hubiera triunfado la segunda siempre, muy buen detalle esa maldición de tu personaje que por la historia sabemos que llegó a cumplirse. Gracias por tan buen relato.

    1. Salvador Esteve

      Belén, creo que en las guerras hay tantas perspectivas como personas implicadas. Qué bonito sería si con una simple maldición se pudiera acabar con ellas. Me alegra que te haya gustado, y gracias a ti por tus palabras. Abrazos.

  4. Towanda

    Hola, Ángel.
    La guerra de fondo y los dos protagonistas viviéndola de manera distinta. Yo estoy con Alison, con su forma de ver esa barbarie.
    Felicidades, me ha encantado la forma en que lo has contado.
    Un abrazo muy grande y enhorabuena porque es un relatazo.

      1. Salvador Esteve

        Towanda, encantado estoy yo de que te haya gustado. Muchas gracias por tus siempre amables y gratificantes palabras. En el relato anterior también me confundieron con Ángel, debe ser que a los guapos nos confunden, jajaja. Abrazos.

  5. Calamanda Nevado

    M. Salvador, cuentas distintas circunstancias, y la rabia de lo que no se puede aceptar con ritmo y fluidez. Suerte y saludos

  6. María Jesús Briones

    Los dos párrafos, de la visión de guerra de Napoleón y Alison, me parece un logro, para poner de manifiesto como se siente la guerra dependiendo del lugar que ocupes.
    Suerte.

  7. Hay dos historias en tu relato (que en realidad es una sola) las dos visiones contrapuestas de la guerra y la doble utilidad del hierro como instrumento de destrucción y/o facilitador de una mejor vida. Salvador, has escrito un super relato, de esos que digo, sin que se note la envidia, me hubiera gustado escribirlo yo. No creo que este mes necesites la suerte.
    Saludos.

    1. Salvador Esteve

      Beto, ¡qué bien lo has leído e interpretado! Ciertamente el hierro es el verdadero protagonista, y a través de él e intentado canalizar el relato. Muchas gracias, tus palabras son ya para mí el mayor de los premios. Abrazos.

  8. Virtudes

    Distintos modos de ver la guerra. Unos mandando gente al frente con la avaricia del poder y otros con los deseos de que acabe y tener cerca a sus seres queridos.
    Me gustó todo el relato. Un abrazo.

    1. Salvador Esteve

      Muchas gracias, Virtudes. La guerra nunca se puede justificar, y mucho menos para una madre que puede perder a las personas que más quiere. Abrazos.

  9. Hola, amigo Salva. Muy bien descrito tu micro los poderosos sólo desean gloria e inmortalidad en estatuas de hierro mientras la pobre gente soporta guerras atroces. Muy buen trabajo. Te deseo mucha suerte, Sotirios. (Acabo de colgar mi obra maestra en mi blog, Bill Kill III una obra maestra que seguro te va a gustar mucho)

    1. Salvador Esteve

      Sotirios, como siempre me alegro mucho de verte por aquí. Muchas gracias por tus palabras. Tu relato, como ya sabes, lo he leído, y verdaderamente te lo has currado. Sigue así. Abrazos.

    1. Salvador Esteve

      Lorenzo, muchas gracias a ti, como siempre, por tus palabras, y mucho me temo que las personas que apoyan y justifican las guerras no empatizarán con las personas que las sufren. Abrazos.

  10. Un relato que contrapone dos visiones de una misma realidad. Aunque yo creo que el acento lo pone sobre todo en el lado que más que utilizarla para delirar grandeza, la sufre. Me parece un relato trabajado y cargado de buen hacer literario, como es tu costumbre. La estructura que les has dado, la carga emocional que lleva entre líneas… en definitiva un relato en el que todo suma. Mucha suerte Salvador.

    1. salvador esteve

      Juan Antonio, te confieso que es uno de los relatos que más he modificado a lo largo de su elaboración, quería que hubiese un equilibrio entre los delirios y la miseria de la guerra a través de un hilo conductor, el hierro. Muchas gracias por tus palabras y por tu análisis. Abrazos.

  11. María Ordóñez

    Salvador, he quedado con ganas de matar a Napoleón y a todos los que sienten que sus guerritas merecen la gloria y mandan a esculpir estatuas, hasta de papel periódico, para perpetuar sus nombres. Maldigámoslos, creo que nos pides. Cometido logrado con tan buen relato!

    1. salvador esteve

      María, muchas gracias por tu ímpetu, pero tranquila, con tu maldición me conformo, jajaja. Me alegra mucho que te haya gustado. Abrazos.

  12. Antonia

    Historia profunda y bien hilada, todo depende siempre de la mirada. Lo que es positivo puede ser también nefasto. Muy buena prosa y un camino que se sigue fácil en la lectura, pero que tiene mucha sabiduría en el fondo y en la forma. Te deseo suerte. Un abrazo.

Dejar una respuesta