Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

101. Ingravidez (María Rojas)

Al levantarme trato de poner los pies en el suelo. He perdido la gravedad y me elevo. No puedo controlar mi cuerpo que, ingrávido, flota a su antojo. Volando recorro la casa, salgo por la ventana y, con dulce liviandad me pierdo en el espacio sideral. Libre. Sin pensar más en el control del televisor, ni del ordenador, ni de la difícil propuesta de vivir.

 

 

25 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    No sé si habrá alguien que, en algunas situaciones puntuales, no sienta deseos de evadirse como tu protagonista, con esa “dulce liviandad”. A veces es demasiado el peso que nos apega al suelo que pisamos.
    Un abrazo y suerte, María

    1. María Rojas

      Ángel, eres un comentarista muy detallista y acertado. Efectivamente una de las intenciones de este micro es la evasión ante tanta insensatez que a veces nos rodea.

      Felicidades y suerte.

  2. Towanda

    Hola, María.
    Venga, baja de la nube, que aún tienes mucho que hacer aquí.
    Entreveo una situación personal, de tu protagonista, de abandono, de pesimismo.
    Nos pasa a todos, la verdad.
    Suerte, guapa.
    Un abrazo.

    1. María Rojas

      Querida, tocaya.

      Es bueno andar de tarde en tarde por las nubes. Vuelves como nuevo.
      Un abrazo fuerte y a estar bien que es lo importante.

  3. María Jesús Briones

    María: Una Condensación de lo que representa la vida cotidiana actual, y todas sus cadenas.
    Imágenes muy precisas para narrarlo y que el lector se identifique, con su deseo de liberación.
    Muy conseguido.
    Suerte y abrazo.

  4. J u a n P é r e z

    La triangulación posible de interpretaciones me fascina:
    I.Que se trate de un viaje astral.
    II.Que sea otro enigma de escapismo a voluntad del protagonista; y ..
    III.Que sea lo que nos va a suceder a todos cuando vistamos “el traje de pino”, vamos a devenir en etéreos, y sí, ¡se terminó el rozamiento de Existir! Las tres, las has amalgamado con el hecho común de que son pasajes al Universo, y creo que es muy original para homenajear al Cosmos. ¿Qué cuál Amo? ¡¡¡ La tercera naturalmente !!!
    ¡Me encantas! Bye, Bye. J u a n P.

    1. María Rojas

      Querido Juan, pareces un gran mago que das con los secretos más recónditos de los enigmas triangulados.

      Una vez más un abrazo cósmico.

  5. Miguel Angel Paez

    No hay nada como liberarse de las garras de la gravedad y de su contumaz pesadez. Mejor buscar el vacío con una buena bocanada de helio
    Suerte y abrazos ingrávidos

  6. Marcos

    En doscientas a veces muy difícil, en tan pocas como en tu relato, dificilísimo. Un viaje espacial hacia los astros, un viaje astral. Muy buen. Me gusta.

  7. Esa dulce lilvianidad es muy tentadora, es parecido a lo que me ocurre a mí últimamente cada mañana o en medio de la noche, cuando pienso que ojalá fuera eterna y no amaneciera nunca.
    Sin embargo también puede ser una ensoñación pasajera, lo cierto es que tu relato contagia paz y a la vez desasosiego por ese abandono a la deriva.
    Bueno como ves no me ha dejado indiferente.
    Un abrazo.

  8. Ton Pedraz

    Coincido con tu protagonista. En ocasiones es necesario aislarnos de todo lo que nos rodea, de aquello que nos ata, y dejarnos llevar. Y qué mejor propuesta, para sentirnos libres, que levitar. Ojalá.
    Me gustó mucho María.
    Ton.

  9. EDUARDO MARTÍN ZURITA

    “Lo bue, si bre, dos veces bue”. Un micro el tuyo, para mí vital-filosófico. La vida versus la libertad. Podría afirmarse que allí donde hay vida no cabe la libertad misma. Pero tú lo contradices y, entiendo, que con poesía de la mano. Me recuerdas a Caroline de Gunderode, me parece que se escribe así y no sé si está bien traducida la estrofa: “Nostálgica, vagabundeo por el infinito”. Me encanta esa “dulce liviandad”. Un sencillo micro inmenso.
    Besos.

  10. Antonio Ortuño

    En la brevedad está el gusto, lo has conseguido. A ver cuándo nos evadimos de esta manera para salir de este atolladero en el que estamos metidos. Saludos.

  11. Esperanza Tirado Jiménez

    Los microbreves son complicados porque a veces tienen truco. Hay que leerlos despacito y varias veces.
    He entendido dos cosas. A la primera que se va de este mundo, que se muere, vaya. Y al releerlo la veo meditando, tan concentrada que se olvida de la tecnología y de lo que le rodea.
    Todo podría ser. ¿No?

    Mucha suerte.

  12. Cristina Requejo

    Lo más parecido a soltar lastre, interpreto yo. Me gusta la brevedad conseguida en este micro que dice tanto sin necesidad de más palabras.
    Suerte y un abrazo, María.

  13. María Rojas

    Miguel Ángel, Marcos, Calamanda, Asunción, Ton, Eduardo, Antonio, Esperanza y Cristina.
    A todos mil abrazos por detenerse en este micro. Levitar y olvidar aunque sea por breves momentos las ataduras de la gravedad.

    Felicidades

  14. M Belén Mateos Galán

    Un estado de ingravidez dichosa y deseada. Sobre volar la monotonía, los problemas, el vivir que intuyo que es un sinvivir.
    Genial esa levedad en tu relato.
    Un beso María.

  15. Salvador Esteve

    El peso de las responsabilidades y quehaceres cotidianos sobrecargan nuestro mundo, solo la imaginación nos permite volar. Muy bueno, María. Abrazos.

  16. Patricia Mejías

    María, hay distintas formas de que te pudiste haber evadido, desde un desdoblamiento, un coma, un fantasma, un viaje astral a traves de las resquicios del techo de la casa. Este mini relato tiene una cadencia deliciosa y tan suave que nosotros mismos, como lectores, nos vamos elevando en la lectura hasta llegar a un final que se difumina como la esencia de un buen perfume.
    Besos y abrazos.

  17. Pablo Núñez

    maría, me ha encantado tu ingrávido relato. Se eleva por su gran calidad. Nos haces ver la liberación que supone el cortar por lo sano con esa moderna esclavitud que tenemos hacia los medios que nombras.
    Enhorabuena.
    Un beso.

  18. María Rojas

    Patricia, Javier y Pablo.

    Gracias por comentar sobre los diferentes viajes que ven en este relato y que nos elevan a mundos placenteros.

    Feliz primavera

Dejar una respuesta